Porsche 911. Y ya van un millón.



El Porsche 911 es uno de mis coches preferidos, independientemente que las malas lenguas digan que procede de un Volkswagen Escarabajo, aunque tengan toda la razón. También dicen que tiene el motor en el lugar equivocado y que dentro de los deportivos actuales es el que menos llama la atención. Por eso; me gusta porque es un gran deportivo, porque su conducción es una de las más puras que existen hoy en día, porque puede "mojar la oreja" a ediciones más modernas de otras marcas como Mc Laren o Ferrari y porque además de todo eso; pasa desapercibido..., más o menos.


Es el arquetipo de coche deportivo para conducir a diario y un icono del diseño, inconfundible tanto por su aspecto como por su corazón Porsche. 

Ayer, de la fábrica de Zuffenhausen, salió de la línea de producción la unidad un millón, un Carrera S con el color especial “Irish Green”, que lleva numerosos elementos exclusivos siguiendo el patrón original del 911 de 1963. Este deportivo de dos puertas continúa siendo el modelo más importante de la gama desde el punto de vista estratégico, y tiene una enorme contribución a la hora de mantener a Porsche como uno de los fabricantes de automóviles más rentables del mundo.

Wolfgang Porsche, Presidente del Consejo de Supervisión de Porsche AG, ha formado parte del desarrollo del 911 desde el primer día, puesto que ya que hace 54 años, que realizó sus primeros viajes en un recientemente alumbrado 911 con su padre.


El Porsche 911 estableció una nueva categoría y permanece en lo más alto del segmento de vehículos deportivos premium y sólo en 2016 se entregaron 32.365 unidades de este modelo en todo el mundo. 

Manteniendo su exclusividad durante décadas, hoy es un codiciado objeto de colección y la calidad del 911 es legendaria. De hecho, más del 70% de todos los 911 construidos desde sus inicios siguen todavía hoy en funcionamiento.


Su mito también se ha cultivado a través de los innumerables éxitos en competición. Diseñado tanto para la carretera como para los circuitos, ningún otro deportivo ha cosechado tal cantidad de éxitos, ya que más de la mitad de las 30.000 victorias de Porsche en competición se deben a este modelo icónico. 

Un factor significativo de este éxito es la planta de producción situada en la sede central de Zuffenhausen, donde se fabrican todos los 911. Hoy, todos los deportivos de dos puertas, es decir, los 911, 718 Boxster y 718 Cayman, más sus variantes, se hacen en una sola línea de ensamblaje gracias a un sofisticado sistema de producción. Los trabajadores son expertos hasta en 200 tareas diferentes y, con su pasión y conocimientos, aseguran que cada Porsche se entregue con la calidad típica de la marca.

El 911 un millón se quedará en Porsche AG. Antes de pasar a enriquecer la colección del Museo Porsche, realizará una gira mundial y tomará parte en caravanas por carreteras de las Tierras Altas de Escocia y por los alrededores de Nürburgring, así como por Estados Unidos, China y otros lugares.

¿Os preguntáis porqué me gusta un deportivo como el 911?. Básicamente porque un millón de personas no pueden estar equivocadas...


Si queréis saber más sobre nuestros artículos de Porsche; pulsad en este ENLACE. Si queréis conocer más sobre el segmento de los deportivos, pulsad en este otro ENLACE


Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Seat Ateca 1.0 TSI Style