miércoles, 30 de agosto de 2017

Prueba: BMW 540i Pack M




Éxito. Es probablemente la palabra que mejor define lo que supone la nueva generación del Serie 5 de BMW, una nueva generación que a reinventado y redefinido el concepto de lo que debe ser una berlina premium.


En su momento ya probamos su mecánica más accesible, y probablemente, la que soportará una mayor demanda; el 520d con el acabado Luxury y cuyo test podéis recordar si pulsáis en este ENLACE. Nos resultó una berlina extremadamente placentera en todos los aspectos, tanto por imagen, como por mecánica, por consumos, equipamiento, tecnología o, simplemente; acabados.

Pero claro; en BMW la deportividad y el dinamismo es casi una cuestión de honor y a pesar de que en un mercado tan conservador como lo es el segmento de las berlinas, el 520d será el más vendido; también hay que dar cabida a versiones mucho más potentes y radicales, más que nada, porque existe una gran demanda de clientes que anhelan sentir la máxima potencia y unas mayores sensaciones al volante, pero sin tener que renunciar a la versatilidad y la prestancia que les ofrecen vehículos como el nuevo Serie 5.


Y a la espera de esas versiones realmente deportivas, como lo es el 550i o el inminente y deseado M5; nosotros tuvimos la oportunidad de deleitarnos con la conducción del también espectacular 540i, con 340cv de pura potencia, que se transmiten al asfalto por medio de la tracción total xdrive y que además; montaba el Pack M que se caracteriza por aditamentos estéticos muy acertados que aportaban a la berlina un aire extremadamente dinámico, pero sin entrar en la "macarrada".


Pero antes de entrar en materia concreta; vamos ha recordar los cambios existentes en esta séptima generación respecto a la generación precedente, en términos visuales. Como ya os indicamos en su momento; el nuevo Serie 5 ha sufrido unos sutiles cambios que tan sólo los más avezados en la materia detectarán al primer golpe de vista. Pero todos aquellos a los que la nueva generación les parezca muy similar a la anterior, también notarán algunas diferencias que lo hacen más poderoso, aunque no sepan exactamente cuales son.


El frontal es, seguramente, la zona más evidente y en donde comprobamos los cambios más profundos. La parrilla delantera, osea; los famosos "riñones" de la marca, son ahora bastante más grandes y se fusionan con los grupos ópticos delanteros, que también cuentan con una nueva imagen lumínica, son de tecnología LED, y según versiones, también son adaptativos e inteligentes. El paragolpes ha sido rediseñado e incorpora unas nuevas luces diurnas LED y nos proyecta una visión mucho más agresiva y potente, además de contar con un nuevo capó delantero, exento de nervaduras y que le aporta ese toque clásico en contraste con la imagen más profusa que nos muestra en términos globales el resto de la carrocería.

En el lateral lo que más nos llama la atención es una especie de aletín cromado situado detrás de los pasos de rueda delanteros y que se denomina AirBreather. Esto tiene, además de una función estética, cumple con una función aerodinámica, ya que canaliza el aire alrededor del vehículo y lo hace más estable y silencioso en orden de marcha. Pero no sólo encontramos esas diferencias, sino que si colocamos un BMW Serie 5 de la anterior generación justo al lado; también observamos que ahora la caída del techo hacia la zaga es mucho más acusada, lo que nos trasmite una gran sensación dinámica aún estando el coche parado, pero no obstante; manteniendo esa imagen de berlina de representación.

Y es precisamente en la zaga, donde los diseñadores no se han limitado a destacar el nuevo Serie 5 con pequeñas pinceladas, porque además de incorporar unos nuevos grupos ópticos con tecnología LED y un nuevo diseño más marcado, también han aprovechado las mayores dimensiones en anchura de la carrocería para incorporar una tapa de maletero más grande y con una mayor abertura y de esta manera; facilitar la tarea de ubicar objetos en su interior, dentro de las limitaciones que nos ofrecen siempre las carrocerías de tres volúmenes.


Ese maletero nos ofrecía, en nuestro caso, apertura eléctrica y nos descubría una capacidad de carga de 530 litros, que se encuentra dentro de los parámetros normales y correctos en berlinas de este segmento, aunque no contaba con una de las superficies más regulares que nos hemos encontrado en los últimos tiempos.


Como remate final, nos encontramos con una doble salida de escape, que en las versiones más potentes, tanto en diésel como en gasolina, o las que llevan el Pack M, son hexagonales (nuestra unidad de pruebas cumplía con las dos cosas) y redondas en las mecánicas menos potentes, un detalle que nos permite descubrir con una simple mirada de que versión estamos hablando.



La verdad es que el Pack M de nuestro 540i le sienta realmente bien. Bromeando; yo comentaba que era un coche que pertenecía a la mafia rusa y podría ser perfectamente, ya que sus llantas negras multirradio de 19 pulgadas, ese color gris oscuro de la carrocería y su apariencia poderosa, dista mucho de lo que entenderíamos por una berlina de representación para ir a la ópera, por ejemplo, con más elementos cromados y un aspecto más suavizado, como ocurría con su versión Luxury.

Ese Pack M nos aporta una presencia más amenazante y nos invita a pensar que el propietario de ese vehículo nunca será de los que vayan a 120 Km/h o respetando las normas de tráfico a rajatabla, aunque todo hay que decirlo; en esas condiciones nos ofrece una conducción deliciosamente suave, cómoda y muy placentera. Pero seamos serios; realmente el propietario de un 540i como este, seguramente valore más las prestaciones y un buen paso por curva, que el confort de conducción...



No obstante, como indicábamos al principio, estamos hablando de la mecánica de gasolina más potente hasta el momento. Se trata de un 3.0 con seis cilindros en línea que genera 340cv y un par máximo de 450 Nm, asociado a una transmisión automática de 8 velocidades. Con esta configuración, el todopoderoso (de momento) 540i es capaz de alcanzar los 250 Km/h de velocidad máxima, escalando a los 100 Km/h desde parado en tan sólo 4,8 segundos y todo ello, con unos consumos homologados en ciclo mixto de 6.9 l/100 Km, aunque si nuestra conducción es agresiva, prepararos para ver en la pantalla del ordenador de a bordo cifras que superan los 10 l/100 Km con creces.


Su respuesta tan sólo la podríamos definir como brutal, puesto que cuando hundimos el pedal del acelerador contra la moqueta y después de unos instantes en el que el coche asimila lo que queremos hacer; la caja de cambios baja unas cuantas marchas y nuestros ojos desaparecen de nuestras cuencas para alojarse, definitivamente, en nuestro cogote.

Es una mecánica especialmente activa y potente con la que podemos circular tanto de manera confortable y sin ningún tipo de sobresalto por autovías y autopistas; como afrontar sin temor un puerto de montaña con el asfalto roto y horquillas imposibles, ya que el comportamiento de nuestro 540i es impecable en todo momento y el tandem motor-transmisión se entienden a las mil maravillas para que nunca nos falte una buena reserva de fuerza cuando las cosas se ponen tibias.

Y es que tener un gran motor, nos garantiza unas grandes aceleraciones y recuperaciones en línea recta, pero para que resulte realmente efectivo; el chasis, las suspensiones, los frenos, la dirección y todos los componentes electrónicos que velan por nuestra integridad deben funcionar al unísono y en consecuencia y creerme; el nuevo Serie 5 es uno de los vehículos más efectivos en todas las materias que hemos probado en los últimos tiempos, y eso; a pesar de tener unas medidas considerables de casi 5 metros de longitud y un peso también bastante considerable.


La tracción total xdrive tiene mucho que ver en el hecho de que tengamos esa excelente sensación de aplomo y seguridad en nuestro paso por curva, ya que aunque en condiciones normales, la tracción a las ruedas posteriores sea la que destaque por defecto; en el momento que el vehículo detecta una posible pérdida de tracción, distribuye el par a la, o las ruedas que en ese momento tengan un mayor contacto y de esa manera, nos facilita la tarea de inscribirnos correctamente en la curva.


Así que si de verdad no lo provocamos (y mucho tendríamos que hacerlo); el Serie 5 es realmente un coche muy difícil de descolocar cuando monta la efectiva y segura, tracción xdrive.

Pero a pesar de su estética, su efectividad y su potente "corazón" mecánico; nuestro 540i no deja de ser una gran berlina de representación y como tal; viene también equipada con lo último en materia de tecnología aplicada a la ayuda a la conducción, en seguridad activa y pasiva y respecto al confort extremo de los ocupantes. 



Como ya comentamos en la prueba del 520d de hace un par de meses; el nuevo Serie 5 cuenta con sistemas electrónicos que marcarán un antes y un después en la historia de la marca y que, ni siquiera la punta de lanza Serie 7, puede montar en su última generación. De hecho; este 540i Pack M contaba con uno de los equipamientos más extensos de los que hemos conocido hasta la fecha y entre otros muchos elementos, disponíamos de climatizador automático de cuatro zonas, tapicería de cuero perforado con los asientos delanteros calefactados y regulables eléctricamente con tres memorias, volante calefactado, control de velocidad de crucero adaptativo con limitador y frenada de emergencia autónoma, asistente de cambio involuntario de carril, asistente de vehículo en ángulo muerto, equipo de infoentretenimiento avanzado, con pantalla capacitiva de 10,2 pulgadas, táctil y con reconocimiento gestual, sensores de aparcamiento perimetrales con cámara de visión trasera y varios modos de visión, navegador, luces LED adaptativas e inteligentes, asistente de arranque en pendiente, mando de control iDrive con varios modos de conducción ECO Pro, Comfort, Sport y Sport+, luz ambiental e incluso; equipo de entretenimiento para las plazas traseras, con sendas pantallas de 26 pulgadas y conexión a Blue Ray, entre infinidad de elementos para los que tendríamos que hacer un post especial para incluirlos.


Tan sólo me detendré en explicaros la llave inteligente de BMW. Se trata de una llave totalmente electrónica, con una pantalla táctil, desde la que podremos comprobar desde cualquier lugar en el que nos encontremos parámetros como si nos hemos dejado el coche, las ventanillas o el techo abiertos, la autonomía que nos queda, junto con el consumo medio que hemos realizado o incluso; controlar el climatizador a distancia, para que se active y encontrarnos la temperatura ideal cuando vayamos a recogerlo. Impresionante ¿verdad?.


Pues ahí no se queda la cosa, ya que con esa misma llave, podemos arrancar el coche y desplazarlo unos metros hacia adelante o hacia atrás. Vale, pensaréis que eso lo hacemos todos con la llave, y tenéis razón. Perdón; no es que de repente me haya vuelto idiota, es que se me olvidaba comentaros un detalle..., !!!desde fuera!!!. 


La misma llave se conecta automáticamente si estamos cerca de nuestro vehículo y nos indica si queremos arrancar el motor. Una vez arrancado; accedemos a una pantalla en la que por medio de un simple movimiento con nuestro dedo, podemos desplazar el coche hacia adelante o hacia atrás a nuestro gusto y de esa manera, poder acceder a él cómodamente, en el caso de que hayan aparcado muy cerca o exista una columna con la que podamos golpear al abrir las puertas. Parece magia y cada vez que lo hacíamos, un numeroso grupo de personas se nos acercaban para intentar comprender cómo se movía el coche sin haber nadie en su interior.


La verdad es que, independientemente de la curiosidad de la llave; nos hemos divertido mucho con esta berlina. Además de su imagen espectacular y muy deportiva, el 540i nos demuestra un gran poderío mecánico y su comportamiento en general, es plenamente satisfactorio y acorde con todo su potencial. Este hecho, no le exime de ser una gran berlina de representación y su equipamiento así nos lo indica, ya que es realmente excelso en todos los apartados.


Pero lo mejor del 540i es que tenemos varios tipos de coche en uno, ya que reúne en un mismo concepto lo mejor de un buen deportivo, con lo mejor de un coche de lujo, dentro de una carrocería que nos ofrece una gran versatilidad, una gran habitabilidad y por supuesto; la satisfacción de conducir uno de los coches más completos, racionales y viscerales que han pasado por nuestras manos. Todo un auténtico éxito.



Si queréis saber más sobre BMW, pulsad en este ENLACE. Si queréis ver todas nuestras pruebas dinámicas, pulsad en este ENLACE. Si por último, queréis conocer más sobre el mundo de las berlinas, pulsad en este ENLACE.





miércoles, 30 de agosto de 2017

Prueba: BMW 540i Pack M




Éxito. Es probablemente la palabra que mejor define lo que supone la nueva generación del Serie 5 de BMW, una nueva generación que a reinventado y redefinido el concepto de lo que debe ser una berlina premium.


En su momento ya probamos su mecánica más accesible, y probablemente, la que soportará una mayor demanda; el 520d con el acabado Luxury y cuyo test podéis recordar si pulsáis en este ENLACE. Nos resultó una berlina extremadamente placentera en todos los aspectos, tanto por imagen, como por mecánica, por consumos, equipamiento, tecnología o, simplemente; acabados.

Pero claro; en BMW la deportividad y el dinamismo es casi una cuestión de honor y a pesar de que en un mercado tan conservador como lo es el segmento de las berlinas, el 520d será el más vendido; también hay que dar cabida a versiones mucho más potentes y radicales, más que nada, porque existe una gran demanda de clientes que anhelan sentir la máxima potencia y unas mayores sensaciones al volante, pero sin tener que renunciar a la versatilidad y la prestancia que les ofrecen vehículos como el nuevo Serie 5.


Y a la espera de esas versiones realmente deportivas, como lo es el 550i o el inminente y deseado M5; nosotros tuvimos la oportunidad de deleitarnos con la conducción del también espectacular 540i, con 340cv de pura potencia, que se transmiten al asfalto por medio de la tracción total xdrive y que además; montaba el Pack M que se caracteriza por aditamentos estéticos muy acertados que aportaban a la berlina un aire extremadamente dinámico, pero sin entrar en la "macarrada".


Pero antes de entrar en materia concreta; vamos ha recordar los cambios existentes en esta séptima generación respecto a la generación precedente, en términos visuales. Como ya os indicamos en su momento; el nuevo Serie 5 ha sufrido unos sutiles cambios que tan sólo los más avezados en la materia detectarán al primer golpe de vista. Pero todos aquellos a los que la nueva generación les parezca muy similar a la anterior, también notarán algunas diferencias que lo hacen más poderoso, aunque no sepan exactamente cuales son.


El frontal es, seguramente, la zona más evidente y en donde comprobamos los cambios más profundos. La parrilla delantera, osea; los famosos "riñones" de la marca, son ahora bastante más grandes y se fusionan con los grupos ópticos delanteros, que también cuentan con una nueva imagen lumínica, son de tecnología LED, y según versiones, también son adaptativos e inteligentes. El paragolpes ha sido rediseñado e incorpora unas nuevas luces diurnas LED y nos proyecta una visión mucho más agresiva y potente, además de contar con un nuevo capó delantero, exento de nervaduras y que le aporta ese toque clásico en contraste con la imagen más profusa que nos muestra en términos globales el resto de la carrocería.

En el lateral lo que más nos llama la atención es una especie de aletín cromado situado detrás de los pasos de rueda delanteros y que se denomina AirBreather. Esto tiene, además de una función estética, cumple con una función aerodinámica, ya que canaliza el aire alrededor del vehículo y lo hace más estable y silencioso en orden de marcha. Pero no sólo encontramos esas diferencias, sino que si colocamos un BMW Serie 5 de la anterior generación justo al lado; también observamos que ahora la caída del techo hacia la zaga es mucho más acusada, lo que nos trasmite una gran sensación dinámica aún estando el coche parado, pero no obstante; manteniendo esa imagen de berlina de representación.

Y es precisamente en la zaga, donde los diseñadores no se han limitado a destacar el nuevo Serie 5 con pequeñas pinceladas, porque además de incorporar unos nuevos grupos ópticos con tecnología LED y un nuevo diseño más marcado, también han aprovechado las mayores dimensiones en anchura de la carrocería para incorporar una tapa de maletero más grande y con una mayor abertura y de esta manera; facilitar la tarea de ubicar objetos en su interior, dentro de las limitaciones que nos ofrecen siempre las carrocerías de tres volúmenes.


Ese maletero nos ofrecía, en nuestro caso, apertura eléctrica y nos descubría una capacidad de carga de 530 litros, que se encuentra dentro de los parámetros normales y correctos en berlinas de este segmento, aunque no contaba con una de las superficies más regulares que nos hemos encontrado en los últimos tiempos.


Como remate final, nos encontramos con una doble salida de escape, que en las versiones más potentes, tanto en diésel como en gasolina, o las que llevan el Pack M, son hexagonales (nuestra unidad de pruebas cumplía con las dos cosas) y redondas en las mecánicas menos potentes, un detalle que nos permite descubrir con una simple mirada de que versión estamos hablando.



La verdad es que el Pack M de nuestro 540i le sienta realmente bien. Bromeando; yo comentaba que era un coche que pertenecía a la mafia rusa y podría ser perfectamente, ya que sus llantas negras multirradio de 19 pulgadas, ese color gris oscuro de la carrocería y su apariencia poderosa, dista mucho de lo que entenderíamos por una berlina de representación para ir a la ópera, por ejemplo, con más elementos cromados y un aspecto más suavizado, como ocurría con su versión Luxury.

Ese Pack M nos aporta una presencia más amenazante y nos invita a pensar que el propietario de ese vehículo nunca será de los que vayan a 120 Km/h o respetando las normas de tráfico a rajatabla, aunque todo hay que decirlo; en esas condiciones nos ofrece una conducción deliciosamente suave, cómoda y muy placentera. Pero seamos serios; realmente el propietario de un 540i como este, seguramente valore más las prestaciones y un buen paso por curva, que el confort de conducción...



No obstante, como indicábamos al principio, estamos hablando de la mecánica de gasolina más potente hasta el momento. Se trata de un 3.0 con seis cilindros en línea que genera 340cv y un par máximo de 450 Nm, asociado a una transmisión automática de 8 velocidades. Con esta configuración, el todopoderoso (de momento) 540i es capaz de alcanzar los 250 Km/h de velocidad máxima, escalando a los 100 Km/h desde parado en tan sólo 4,8 segundos y todo ello, con unos consumos homologados en ciclo mixto de 6.9 l/100 Km, aunque si nuestra conducción es agresiva, prepararos para ver en la pantalla del ordenador de a bordo cifras que superan los 10 l/100 Km con creces.


Su respuesta tan sólo la podríamos definir como brutal, puesto que cuando hundimos el pedal del acelerador contra la moqueta y después de unos instantes en el que el coche asimila lo que queremos hacer; la caja de cambios baja unas cuantas marchas y nuestros ojos desaparecen de nuestras cuencas para alojarse, definitivamente, en nuestro cogote.

Es una mecánica especialmente activa y potente con la que podemos circular tanto de manera confortable y sin ningún tipo de sobresalto por autovías y autopistas; como afrontar sin temor un puerto de montaña con el asfalto roto y horquillas imposibles, ya que el comportamiento de nuestro 540i es impecable en todo momento y el tandem motor-transmisión se entienden a las mil maravillas para que nunca nos falte una buena reserva de fuerza cuando las cosas se ponen tibias.

Y es que tener un gran motor, nos garantiza unas grandes aceleraciones y recuperaciones en línea recta, pero para que resulte realmente efectivo; el chasis, las suspensiones, los frenos, la dirección y todos los componentes electrónicos que velan por nuestra integridad deben funcionar al unísono y en consecuencia y creerme; el nuevo Serie 5 es uno de los vehículos más efectivos en todas las materias que hemos probado en los últimos tiempos, y eso; a pesar de tener unas medidas considerables de casi 5 metros de longitud y un peso también bastante considerable.


La tracción total xdrive tiene mucho que ver en el hecho de que tengamos esa excelente sensación de aplomo y seguridad en nuestro paso por curva, ya que aunque en condiciones normales, la tracción a las ruedas posteriores sea la que destaque por defecto; en el momento que el vehículo detecta una posible pérdida de tracción, distribuye el par a la, o las ruedas que en ese momento tengan un mayor contacto y de esa manera, nos facilita la tarea de inscribirnos correctamente en la curva.


Así que si de verdad no lo provocamos (y mucho tendríamos que hacerlo); el Serie 5 es realmente un coche muy difícil de descolocar cuando monta la efectiva y segura, tracción xdrive.

Pero a pesar de su estética, su efectividad y su potente "corazón" mecánico; nuestro 540i no deja de ser una gran berlina de representación y como tal; viene también equipada con lo último en materia de tecnología aplicada a la ayuda a la conducción, en seguridad activa y pasiva y respecto al confort extremo de los ocupantes. 



Como ya comentamos en la prueba del 520d de hace un par de meses; el nuevo Serie 5 cuenta con sistemas electrónicos que marcarán un antes y un después en la historia de la marca y que, ni siquiera la punta de lanza Serie 7, puede montar en su última generación. De hecho; este 540i Pack M contaba con uno de los equipamientos más extensos de los que hemos conocido hasta la fecha y entre otros muchos elementos, disponíamos de climatizador automático de cuatro zonas, tapicería de cuero perforado con los asientos delanteros calefactados y regulables eléctricamente con tres memorias, volante calefactado, control de velocidad de crucero adaptativo con limitador y frenada de emergencia autónoma, asistente de cambio involuntario de carril, asistente de vehículo en ángulo muerto, equipo de infoentretenimiento avanzado, con pantalla capacitiva de 10,2 pulgadas, táctil y con reconocimiento gestual, sensores de aparcamiento perimetrales con cámara de visión trasera y varios modos de visión, navegador, luces LED adaptativas e inteligentes, asistente de arranque en pendiente, mando de control iDrive con varios modos de conducción ECO Pro, Comfort, Sport y Sport+, luz ambiental e incluso; equipo de entretenimiento para las plazas traseras, con sendas pantallas de 26 pulgadas y conexión a Blue Ray, entre infinidad de elementos para los que tendríamos que hacer un post especial para incluirlos.


Tan sólo me detendré en explicaros la llave inteligente de BMW. Se trata de una llave totalmente electrónica, con una pantalla táctil, desde la que podremos comprobar desde cualquier lugar en el que nos encontremos parámetros como si nos hemos dejado el coche, las ventanillas o el techo abiertos, la autonomía que nos queda, junto con el consumo medio que hemos realizado o incluso; controlar el climatizador a distancia, para que se active y encontrarnos la temperatura ideal cuando vayamos a recogerlo. Impresionante ¿verdad?.


Pues ahí no se queda la cosa, ya que con esa misma llave, podemos arrancar el coche y desplazarlo unos metros hacia adelante o hacia atrás. Vale, pensaréis que eso lo hacemos todos con la llave, y tenéis razón. Perdón; no es que de repente me haya vuelto idiota, es que se me olvidaba comentaros un detalle..., !!!desde fuera!!!. 


La misma llave se conecta automáticamente si estamos cerca de nuestro vehículo y nos indica si queremos arrancar el motor. Una vez arrancado; accedemos a una pantalla en la que por medio de un simple movimiento con nuestro dedo, podemos desplazar el coche hacia adelante o hacia atrás a nuestro gusto y de esa manera, poder acceder a él cómodamente, en el caso de que hayan aparcado muy cerca o exista una columna con la que podamos golpear al abrir las puertas. Parece magia y cada vez que lo hacíamos, un numeroso grupo de personas se nos acercaban para intentar comprender cómo se movía el coche sin haber nadie en su interior.


La verdad es que, independientemente de la curiosidad de la llave; nos hemos divertido mucho con esta berlina. Además de su imagen espectacular y muy deportiva, el 540i nos demuestra un gran poderío mecánico y su comportamiento en general, es plenamente satisfactorio y acorde con todo su potencial. Este hecho, no le exime de ser una gran berlina de representación y su equipamiento así nos lo indica, ya que es realmente excelso en todos los apartados.


Pero lo mejor del 540i es que tenemos varios tipos de coche en uno, ya que reúne en un mismo concepto lo mejor de un buen deportivo, con lo mejor de un coche de lujo, dentro de una carrocería que nos ofrece una gran versatilidad, una gran habitabilidad y por supuesto; la satisfacción de conducir uno de los coches más completos, racionales y viscerales que han pasado por nuestras manos. Todo un auténtico éxito.



Si queréis saber más sobre BMW, pulsad en este ENLACE. Si queréis ver todas nuestras pruebas dinámicas, pulsad en este ENLACE. Si por último, queréis conocer más sobre el mundo de las berlinas, pulsad en este ENLACE.





Publicidad relacionada