Prueba: Seat Alhambra 2.0 TDI Reference.


¿Gasolina?, listo; ¿maletas?, listas; ¿familia?, muy bien, gracias... Ahora que se acerca la época estival en donde miles de familias cogen sus vehículos para viajar a la costa, a la montaña, al pueblo o a donde Dios quiera que pasen sus vacaciones; llegan los problemas de espacio en el maletero. Que si tengo que llevar más ropa por si acaso, los juguetes de los niños, sus sillas, mira que bien que se nos apunta la suegra y el cuñado...


La verdad es que antes, se viajaba con mucho menos, sin cinturones de seguridad en las plazas traseras o 7 en el mismo habitáculo, sin aire acondicionado, por carreteras nacionales de doble sentido con un tráfico infernal y un mantenimiento precario y horas y horas de viaje con el coche de papá totalmente desbordado y rozando con los bajos en el asfalto. Pero aquí estamos.


Hoy en día no es así. Los coches son más rápidos y potencialmente más peligrosos (aunque a su vez, infinitamente más seguros) y nosotros como usuarios; necesitamos de mucho más espacio ya que la normativa es muy estricta, sobre todo en materia de seguridad infantil, y las sillas especiales para los más pequeños son imprescindibles, pero muy aparatosas. Además; queremos que a nuestros hijos no les falte de nada durante las vacaciones y que se sientan como si estuvieran en casa: sus juguetes, la play, sus dvd´s…


Con una berlina media no lo hacemos. ¿Qué vehículos nos ofrecen más espacio?. Los monovolúmenes, y concretamente; los monovolúmenes grandes del segmento D. Aún existen muchas opciones en este segmento, a pesar del "boom" de los SUV de todos los tamaños y son las más apropiadas si lo que buscamos es habitabilidad, versatilidad, comodidad y sobre todo; espacio en el maletero.

Nuestra prueba de hoy, es precisamente con uno de esos representantes, que nos lleva acompañando desde hace varios años en nuestras carreteras y que en 2015, sufría un “lavado de cara” y se actualizaba en sus segunda generación.

El Seat Alhambra es el monovolumen por excelencia de la marca española, aunque comparte la mayor parte de piezas, chasis, mecánicas, acabados y equipamientos, con su gemelo Volkswagen Sharan.


Es la alternativa ideal para grandes familias con varios retoños o bien; para grupos de amigos que siempre viajen juntos, ya que es uno de los monovolúmenes más grandes y espaciosos del segmento. De hecho; nuestra prueba la realizamos durante un viaje de amigos en el que el más “pequeño” era yo con mis 1,75 de altura.

Recorrimos del orden de los 1.300 Km en 4 días y la verdad, es que las sensaciones fueron realmente buenas.

En esta ocasión, nos decantamos por una unidad que contaba con dos plazas suplementarias que se adquieren como opcional, pero que cuando se abaten si no son necesarias, nos permiten un maletero inmenso de 955 litros, con el piso totalmente plano y una superficie realmente aprovechable.

Esas plazas de la tercera línea de asientos, tampoco son para salir del paso, sino que son dos asientos perfectamente adaptados y en donde un par de personas adultas se pueden acomodar a la perfección. En la segunda fila de asientos, nos encontramos con tres butacas independientes que adquieren una gran modularidad, puesto que cada una se puede desplazar hacia adelante o hacia atrás permitiéndonos tener mayor espacio para las rodillas o algo más de capacidad del maletero. También el acceso es muy cómodo, gracias a sendas puertas correderas.


Estas plazas cuentan además, con regulación de la climatización independiente, los respaldos se pueden abatir parcialmente para viajar en una posición más cómoda y las dos plazas laterales, tienen a su disposición sendas mesas auxiliares sobre los respaldos de los asientos delanteros, además de alguna conexión y preinstalación para poner equipos de entretenimiento, como lectores de dvd´s portátiles y demás.


En el puesto de mando nos encontramos ante unos asientos muy cómodos, con múltiples regulaciones en modo eléctrico para el conductor e incluso en la zona lumbar, algo que se agradece en los viajes más largos.

Todos los mandos están al alcance de nuestra mano, los más utilizados dentro del volante multifunción y periféricos como el equipo de audio o la climatización, están situados elevados para que podamos actuar sobre ellos de manera intuitiva. Nuestro acabado Reference es uno de los más básicos de la gama, aunque no obstante; contábamos con elementos de serie como el climatizador tri-zona, sensores de aparcamiento traseros, volante multifunción con los mandos del ordenador de a bordo, el equipo de sonido o el control por voz, avisador de cansancio del conductor, control de presión de los neumáticos, sistema de geolocalización y asistencia en carretera, freno de mano eléctrico, asistente de arranque en pendientes, control de velocidad de crucero con limitador, llantas de 17 pulgadas o sistema Start/Stop, entre otros muchos elementos de confort y seguridad.


Un "pero" que podríamos poner al interior, es quizá, la elección de plásticos algo básicos para su construcción, pero eso sí; con una gran calidad de ensamblaje y de aspecto muy sólido y agradables al tacto.

Por su parte; nuestra unidad montaba el voluntarioso y conocido bloque 2.0 TDI con 150cv, que en este caso, estaba asociado a la también famosa caja de cambios automática DSG de 7 relaciones, con la posibilidad de actuar sobre ella por medio de levas detrás del volante. Es una mecánica frugal, que atesora unos 5 l/100 Km de consumo en ciclo mixto homologado por la marca, y obtiene unas prestaciones máximas de 200 Km/h y una aceleración de 0-100 Km/h en tan sólo 10,3 segundos.

Tiene un carácter progresivo, pero entrega muy bien la potencia desde muy bajas revoluciones y la “patada” es bastante contundente, aunque es una mecánica que peca de rumorosa y algo tosca si circulamos por ciudad a poca velocidad; algo que se disipa en una circulación por carretera en donde la insonorización está muy lograda.

En general, es un vehículo con un comportamiento muy neutro y el esquema de suspensiones es de tarado blando para favorecer el confort de los pasajeros, así que absorbe muy bien las imperfecciones del asfalto, pero siempre, proporcionándonos un gran aplomo en su paso por curva. No porque sea un monovolumen de 4,85 metros, quiere decir que tenga que sacrificar el dinamismo que implica en la conducción una marca como Seat.


En definitiva; el Seat Alhambra es uno de esos vehículos a los que recurrimos cuando realmente necesitamos mucho espacio, pero además; nos ofrece un confort sin parangón, unas mecánicas fiables y un equipamiento más que suficiente, como para que los viajes con los nuestros, sean muchísimo más placenteros. Y es que la familia es siempre lo primero.


Si queréis saber más sobre otras pruebas dinámicas que hemos realizado; pulsad en este ENLACE. Si queréis concocer otros artículos históricos del blog sobre la marca Seat, pulsad en este ENLACE. Pero si lo que queréis es saber más sobre el segmento de los monovolúmenes, pulsad este ENLACE.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC