Prueba: Subaru Forester 2.0D Sport



El coche que os vamos a presentar en este artículo será, probablemente y por desgracia, un gran desconocido para la mayoría. A la marca japonesa Subaru la conocemos de sobra gracias a sus victorias y participaciones épicas en los rallyes de finales de los 90´s y los 00´s, con ese increíble Impreza WRX azul, que pilotos como el malogrado Collin Mc Rae o nuestro "matador" Carlos Sainz, llevaron a la gloria en varias ocasiones.

En ese ámbito, existía una rivalidad enquistada con otro gigante de las pistas como lo era el Mitsubishi Lancer Evolution y la lucha encarnizada en cada uno de los eventos en los que coincidían quedaron grabadas en nuestra memoria para siempre.


Pero para participar en el mundial, esos coches debían tener un homólogo de calle y de esa circunstancia nos beneficiábamos los más entusiastas, ya que podíamos adquirir auténticas "bestias" del asfalto procedentes directamente de los rallys. De ahí que los más "quemados" y entendidos en la materia compraran este tipo de coches y nos "facilitaran" la tarea de poder verlos por la calle y cómo no; conocerlos un poco más a fondo.


Por desgracia; esa competición ha cambiado y los vehículos actuales que participan en el World Rally Car son "mega-utilitarios" transformados y con mecánicas especialmente comprimidas y ya no existen esos coches sin apenas limitaciones ni normativas específicas que le daban un poco más de vida a una competición que, parece ser, está volviendo a resurgir e interesar de nuevo a los más aficionados.


De esta manera, Subaru ya no tiene ningún representante en esta disciplina y la enorme fama de su Impreza, se ha visto poco a poco eclipsada, aunque aún siguen fabricando el modelo y vendiéndolo en sus versiones más radicales, efectivas y potentes. Mitsubishi sucumbió y el Lancer ya no está disponible en Europa desde hace tiempo.

Aunque no hay mal que por bien no venga y Subaru, ha empleado todos aquellos conocimientos adquiridos en la competición y los ha ido trasladando y evolucionando en sus vehículos de calle y en toda su gama.


En la actualidad, la marca se centra en todo-terreno, berlinas y SUV principalmente, aunque existe una excepción en forma de coupé denominada BRZ para a los que aún les pica el deseo de una conducción pura y sensorial. Sus características comunes son la tracción integral simétrica y sus mecánicas de tipo boxer (con los cilíndros enfrentados entre sí), siendo junto con Porsche, las únicas marcas que emplean una solución similar para sus productos.


El Subaru Forester de nuestra prueba de hoy, es el vehículo más grande y capaz de la gama. Un autentico todo-terreno que personalmente me ha sorprendido por sus enormes capacidades off road, ya que no contaba mucho con ellas. No me malinterpretéis, pero es que con esta moda de fabricar coches con aspecto todo terreno pero sin llegar a ser buenos en situaciones complicadas, suponía que en este caso iba a ser igual, con la salvedad de que siempre circularíamos con tracción total.


Pero me confundí. El Forester es un todo-terreno muy capacitado para realizar incursiones un poco más complicadas de lo que resistirían algunos de sus competidores más directos.

Más adelante os hablaré de ello, pero primero vamos ha hacer un inciso sobre su imagen. No es precisamente un alarde de diseño "ultra-moderno" ni nada de eso. Digamos que el Forester cuenta con unos trazos atemporales que gustan a la mayoría y que perduran en el tiempo, haciendo que el vehículo envejezca bien respecto a otros diseños más modernos y sugerentes, pero que se quedan obsoletos antes de tiempo.


En el frontal nos encontramos con una visión poderosa en donde la parrilla delantera cobra un gran protagonismo, flanqueada por unos pilotos de tecnología LED con luces diurnas incorporadas y una personalidad propia, y embellecedores cromados en algunos puntos, que le aportan un toque clásico, que también se reproduce en el resto de la carrocería.

El lateral es bastante lineal hasta la zaga, con superficies lisas y una gran superficie acristalada. Las llantas de aleación son de 17 pulgadas en nuestro caso, aunque hay posibilidad de incorporar unas de 18 y observamos que cuenta con barras en el techo de serie.


La zaga tampoco se sale de la norma clásica y nos encontramos con un gran portón de acceso al maletero que culmina en un alerón bastante profuso y unos nuevos pilotos con tecnología LED para que tengan una mayor visión los vehículos precedentes.

Son unas líneas generales que no llaman especialmente la atención lo miremos desde donde lo miremos, pero como os hemos indicado, gustan a todos y además, eso le permite ciertas licencias en materia de habitabilidad interior que en otros, precisamente por diseño, no podíamos encontrar.


Para empezar; la capacidad del maletero del Forester es realmente enorme y diáfana, con un espacio aprovechable de 505 litros hasta los asientos traseros y hasta la bandeja, pudiéndose aumentar hasta un máximo de 1.564 litros si abatimos esos asientos.


Las plazas traseras son muy amplias también, pudiendo acomodar hasta tres ocupantes si apenas problemas, ya que el túnel de transmisión no es demasiado voluminoso. Son asientos cómodos sin más, y el diseño del Forester nos permite unas grandes cotas en cuanto a distancia para las rodillas, como altura del techo respecto a nuestras cabezas.

En el puesto de mando, contamos con unos asientos cómodos, aunque con poca sujeción lateral. No obstante; es bastante fácil encontrar la postura idónea al volante, gracias a las múltiples regulaciones que nos ofrece.

Vamos situados muy altos, algo que desde el exterior no lo parece en absoluto, pero estamos hablando de un vehículo de 4,61 metros de largo y 1,73 de altura total, aunque una vez en marcha, gracias a la gran visión de todo lo que nos rodea, parece un vehículo más compacto.


El cockpit está muy bien diseñado en términos ergonómicos, aunque nos pueda parecer algo vetusto en su configuración. Es un coche que engaña, puesto que cuenta con un gran equipamiento y una tecnología puntera, pero la apariencia nos entra por los ojos y el empleo de plásticos de aspecto un tanto básico, aunque sólidos, y con unos ajustes envidiables; no ayuda a que nos enamoremos a simple vista.


De todas formas; es un coche para conducirlo y es ahí donde realmente nos encandilamos con sus virtudes. El volante multifunción forrado en piel, cuenta con multitud de botones para las acciones más comunes y para que no tengamos que soltar las manos del volante al realizarlas. Los mandos de la climatización también están en una gran posición para actuar sobre ellos y justo por encima; la pantalla del equipo de infoentretenimiento táctil de 7 pulgadas nos ofrecerá la información más relevante del sistema de navegación las diferentes funciones y aplicaciones del vehículo, la visión de la cámara trasera en maniobras de aparcamiento y el sistema también es compatible con Apple Car Play y Android Auto.


Sobre el salpicadero nos encontramos otra pequeña pantalla que es desde donde podremos visionar diversas informaciones del ordenador de a bordo a tiempo real de una manera gráfica y concisa en materia de consumos, conducción ecológica, aceleraciones, cuales son las ruedas con mayor tracción... Aunque una cosa que me pareció muy curiosa es que esta información no podemos elegirla por medio de un mando en el volante, sino que entre las toberas de refrigeración frontales hay un selector desde el que podremos elegir esa pantalla. Es fácil de accionar, accesible al máximo y muy simple, pero parece que esté puesto ahí como recurso de última hora. A título personal, me inclino a que está en esa posición acentuando el carácter práctico que mantiene el coche en líneas generales.


Y es que el equipo de serie en el Forester es realmente espectacular, aún tratándose de una de las versiones más básicas, ya que entre otros elementos contamos con volante multifunción con Bluetooth, control de velocidad de crucero con limitador, asistente de comandos por voz o los mandos del sistema de audio y del ordenador de abordo de la capilla de relojes, asistente de arranque en pendientes, techo solar practicable eléctricamente, asientos delanteros calefactados, sensores de aparcamiento traseros con cámara de asistencia, llantas de 17 pulgadas, navegador o sistema XMode con varios modos de conducción off road, a los que podemos añadir elementos de manera opcional como tapicería de cuero o apertura de maletero eléctrica entre otras cosas.


La mecánica en este caso, es un bloque de tipo boxer diésel 2.0 que genera 148cv, con un par máximo de 350 Nm, con el que conseguimos una aceleración de 0-100 Km/h en 11,8 segundos, una velocidad máxima de 195 Km/h y tan sólo unos frugales consumos de 6,5 litros a los 100 Km en ciclo mixto homologados por la marca y que en términos y conducción real; no se distancian demasiado.


¿Qué ventajas tenemos con un motor boxer respecto a los convencionales?. Pues a nivel usuario no encontraremos ninguna ya que el funcionamiento es el de un motor diésel convencional, pero es a nivel dinámico donde sí que podremos encontrar mayores diferencias. Esta estructura mecánica nos permite un centro de gravedad más bajo y por lo tanto, menor inclinación de la carrocería, un mayor aplomo a su paso por curva y un reparto de masas mucho más equitativo, aumentando de esa manera, la sensación de seguridad en el vehículo sobre cualquier circunstancia.

En nuestro caso, con la mecánica diésel montábamos la caja de cambios automática Lineartronic de 6 relaciones, con un funcionamiento ejemplar y un buen escalonado de marchas, que también podremos actuar sobre ella de manera secuencial, aunque sí que es cierto que cuando seleccionamos, por ejemplo, la R de marcha atrás o la P de parking, se deja notar ese cambio de tercio desde el interior. Pero eso en parado, ya que los cambios de marcha en movimiento no se perciben lo más mínimo.

En esta nueva edición del Forester se han realizado mejoras en materia de aislamiento y se han incorporado unos cristales de mayor grosor para mejorar el confort del habitáculo y hacerlo, de esta manera, más silencioso en orden de marcha.

En carretera es un vehículo excepcional para hacer largos viajes con un confort inusitado. Su amplitud nos proporciona un gran bienestar en los trayectos más largos y su equipamiento de serie es más que suficiente para procurarnos un alto nivel de comodidad, además de su buen rodar, gracias a un esquema de suspensiones de tarado blando que absorben muy bien las imperfecciones que nos podamos encontrar en la carretera.


Si la carretera se complica, hay que tener en cuenta que estamos ante un coche con mucha masa y las inercias en las curvas más cerradas se dejan notar, pero en general, no deja de ser un vehículo con un mejor paso por curva que sus rivales directos.

La tracción total también tiene mucho que ver a la hora de proporcionarnos esa sensación extra de seguridad sobre asfalto. Fuera de él, es un SUV especialmente sorprendente. Tiene muy buenas dotes para afrontar terrenos complicados, puesto que cuenta con un ángulo de ataque de 25º, un ángulo ventral de 23º y un ángulo de salida de 26º, además de una distancia libre respecto al suelo de nada más y nada menos que 22cm, lo que lo sitúa como uno de los todo-terreno más capaces del mercado.


Además; cuando activamos el botón XMode, el sistema controla de manera automática el par motor, la transmisión, la tracción o los frenos, además de activar el sistema de control de descensos, para esas situaciones en las que tengamos que lidiar con los terrenos más escarpados y de esa manera, no tener nada más que preocuparnos de dirigir el volante.


Cuando nos planteamos la compra de un vehículo familiar, amplio, confortable, equipado y con tracción total, es probable que no nos acordemos de un coche como el Forester y es un craso error. Es un vehículo que nos ha convencido a todos los niveles, tanto por su mecánica, como por su confort de marcha, su equipo de serie o su aprovechable maletero. Pero lo que más nos ha sorprendido sin lugar a dudas, es su capacidad para circular con soltura por los terrenos más complicados y agresivos, en donde con una montura como el Forester, saldremos siempre airosos. Digamos que ha sido todo un descubrimiento...


Si queréis saber más sobre otras de nuestras pruebas dinámicas, pulsad en este ENLACE. Si queréis saber más sobre la marca Subaru, pulsad en este otro ENLACE. Si por último; queréis conocer más el mundo de los todo terreno, pulsad en este ENLACE.



Entradas populares de este blog

¿Cual es el mejor neumático?

Prueba Mitsubishi ASX 160 DI-D Motion 4WD

Prueba: Renault Captur 120 TCe EDC