viernes, 22 de septiembre de 2017

Audi A8. A la vanguardia de la técnica.



Generalmente, el segmento de los coches de lujo siempre ha sido el escaparate en donde las marcas presentaban los últimos avances tecnológicos que poco a poco irían incorporando en sus nuevos modelos.

Esta vez también ha sido así, pero sinceramente; en Audi han dado un gran paso de gigante en materia de confort y tecnología y nos adelantan de una manera muy palpable la conducción autónoma absoluta.


El nuevo Audi A8 presentado esta semana, constituye el futuro de la categoría superior. En su cuarta generación, se convierte otra vez en la referencia para el lema “A la vanguardia de la técnica”, con un nuevo lenguaje de diseño, un innovador principio funcionamiento en su pantalla táctil y un sistema de propulsión electrificado.


El Audi A8 es también el primer automóvil de producción en el mundo desarrollado para una conducción altamente automatizada. Desde 2018, Audi introducirá gradualmente funciones de este tipo de conducción, como el aparcamiento pilotado en plazas de aparcamiento y en garajes o el asistente para la conducción pilotada en atascos.


Si comenzamos hablando del diseño exterior, el nuevo A8 es una declaración de estilo y señala la llegada de una nueva era de la marca. El frontal con la parrilla Singleframe más ancha junto con unos trazos de la carrocería más fluidos y sofisticados, simbolizan una elegancia deportiva y una condición vanguardista.


De esta manera el nuevo A8 nos recuerda claramente al estudio de diseño Audi prologue de hace unos años. Su gran presencia y su imponencia, viene condicionada por un tamaño considerable, ya que la versión estándar alcanza los 5,17 m y en el A8 L, debemos sumar una distancia entre ejes alargada en 13 cm.

La marca Audi es reconocida mundialmente por su cautivadora deportividad, su construcción ligera o la tracción total permanente quattro; el diseño del nuevo A8 transmite esos valores. Por ejemplo, las musculosas formas sobre los pasos de rueda generan la expresión visual de la tracción quattro.


Pero si hay una novedad que seguramente os llame más la atención es su iluminación. El modelo superior de la gama proclama su identidad tanto de día como de noche, bien mediante los llamativos grupos ópticos delanteros HD Matrix LED con iluminación Audi láser, o bien con las luces traseras con la tecnología OLED combinadas con una tira horizontal de LED que conecta ambos pilotos traseros. Mediante estos elementos se produce una animación luminosa única cuando el conductor llega al coche o cuando se va.

En el interior, también nos encontramos con un habitáculo digno de denominarse un auténtico salón rodante. En comparación con el modelo anterior, el espacio en el habitáculo ha crecido sustancialmente en las dos versiones de carrocería. Y por supuesto, en su configuración, la gama de equipamientos y materiales es extensa y cada detalle desprende un aire de calidad singular y superlativo, desde las perforaciones en la tapicería de los asientos hasta la apertura y cierre eléctricos de las salidas de ventilación.



Obviamente, su carrocería de batalla larga también dará mucho juego y podremos convertirla en un espacio muy sibarita orientado o bien como una oficina rodante, dotada con los elementos pertinentes para seguir trabajando durante los trayectos o bien, como espacio para descansar después de una larga jornada de trabajo en la oficina.



Los asientos más lujosos del nuevo modelo superior de Audi están en la parte trasera derecha. De manera opcional en el A8 L, combina cuatro ajustes diferentes y un apoyo para los pies. En este asiento, el pasajero puede calentar y activar la función de masaje para los pies con una unidad de múltiples configuraciones, incorporada en el respaldo del asiento delantero. También los nuevos reposacabezas de confort completan la experiencia de relax después de un día duro.

Por otra parte, los pasajeros de las plazas traseras pueden controlar una serie de funciones, como la luz ambiente, la nueva luz de lectura HD Matrix o la función masaje de los asientos, además de poder realizar llamadas de teléfono privadas. Todo se podrá realizar por medio de un mando remoto para las plazas traseras, que es un dispositivo móvil alojado en reposabrazos central trasero, tiene una pantalla OLED y es del tamaño de un smartphone.



En el espacio de conducción de este sedán se adopta deliberadamente un diseño minimalista. La arquitectura interior es clara y con una orientación netamente horizontal. Audi lleva sus estándares de alta calidad a la era digital mediante un sistema de manejo radicalmente nuevo.

En esta cuarta generación elimina los usuales botones giratorios o pulsables del modelo anterior; el salpicadero está, en gran medida, libre de botones e interruptores. En el centro hay una pantalla táctil de 10,1 pulgadas que, cuando está apagada, parece casi invisible dentro de un entorno negro muy brillante denominado black-panel. El interfaz de usuario aparece al abrir el coche y el conductor puede operar el sistema de Infotainment con un dedo sobre esta gran pantalla.


También puede usar una pantalla táctil secundaria en el centro de la consola para acceder al climatizador, las funciones de confort o para introducir texto. Mientras lo hace, puede descansar confortablemente la muñeca en la ancha palanca selectora del cambio tiptronic, por ejemplo, para introducir un destino de navegación aún más fácilmente. Cuando el conductor activa una función en las pantallas superior o inferior, oye y siente un click como modo de conformación. Los botones con apariencia de cristal responden de la misma manera. Esta combinación de respuesta acústica y táctil, junto con el uso natural de gestos como el barrido, hacen al nuevo MMI touch response especialmente seguro, intuitivo y fácil de usar durante la conducción.

El A8 también puede conversar de forma inteligente y el conductor puede activar una serie de funciones mediante una nueva forma de control de por voz. La información de los destinos o las fuentes de música están disponibles bien a bordo o bien proporcionadas por una conexión con la nube a velocidad 4G.



Entre los numerosos servicios de Audi connect incluyen reconocimiento de señales de tráfico e información sobre riesgos y un innovador sistema de comunicación “Car-to-X” que recoge la información del inteligente conjunto de otros modelos de Audi. Otra nueva característica es la navegación optimizada, que tiene una función de auto aprendizaje basado en las rutas ya recorridas. El mapa también incorpora modelos en 3D altamente detallados de las principales ciudades europeas, para mostrarlas de forma aún más realista.


Pero como no podríamos esperar menos, el nuevo A8 nos acerca de una manera descarada a la conducción autónoma pura, ya que es el primer automóvil de producción desarrollado específicamente para una conducción altamente automatizada.

El Audi AI traffic jam pilot toma el control de la conducción en circulación lenta, hasta 60 km/h en autovías y autopistas, donde haya una barrera física entre los dos sentidos de circulación. El sistema se activa mediante el botón AI en la consola central. El traffic jam pilot se encarga del arranque, la aceleración, la dirección y la frenada. El conductor ya no necesita supervisar constantemente lo que hace el coche, puede quitar las manos del volante y, en función de las leyes de cada país, centrarse en diferentes actividades proporcionadas por el vehículo, como ver la televisión. Tan pronto como el sistema llega a su límite, requiere al conductor para vuelva a llevar a cabo la tarea de conducir.


Esto es un gran avance y nos recuerda a lo que ya conocemos del famoso Tesla Model S, aunque lógicamente, todavía no existe una legislación vigente que nos permita soltar las manos del volante ni, por supuesto, ver la televisión mientras conducimos. Ahora bien; para "quedarse" con los amigos que viajan con nosotros, de momento está muy bien...


El Audi AI traffic jam pilot es revolucionario desde una perspectiva técnica. Durante la marcha en modo pilotado, un controlador central de asistencia a la conducción monitoriza permanentemente el entorno mediante las lecturas de distintos sensores. Además del radar, una cámara frontal y los sensores de ultrasonidos, Audi es el primer fabricante de automóviles que implementa un escáner láser.

La introducción del Audi AI traffic jam pilot implica que el marco legal deberá ser aclarado en cada mercado individual, junto con la regulación de su aplicación y el procedimiento de prueba específicos de cada país. Los altos niveles de calidad de la marca se aplicarán igualmente en el ámbito de la conducción altamente automatizada. Además, será preciso observar en todo el mundo una serie de procedimientos de autorización y sus correspondientes plazos. Por tanto, Audi adoptará una estrategia gradual para la introducción del traffic jam pilot en los modelos de producción.


El Audi AI remote parking pilot y el Audi AI remote garage pilot pueden conducir por sí mismos al A8 para entrar y salir de un lugar de aparcamiento o de un garaje, maniobras supervisadas por el conductor, que no necesita estar dentro del coche y puede activar la función apropiada mediante su smartphone con la nueva app myAudi.


Para monitorizar la maniobra de aparcamiento, mantiene pulsado el botón Audi AI y ver la imagen directa en su dispositivo generada por las cámaras de 360 grados. Una vez que ha finalizado la maniobra, el sistema engrana automáticamente la posición P del cambio tiptronic, para el motor y apaga el contacto. El coche fantástico ya está totalmente obsoleto amigos...


En cuanto a la dinámica de conducción, el A8 también nos brinda una serie de innovaciones propias del futuro. Por ejemplo; la suspensión alcanza los límites mismos de lo físicamente posible, como veremos más adelante. Otra de estas innovaciones es la dirección dinámica a las cuatro ruedas, que combina un tacto directo y deportivo con una extraordinaria fidelidad de trayectoria. Dependiendo del rango de velocidad, las ruedas traseras se mueven en la misma dirección que las delanteras o en dirección contraria.


La respuesta del coche se torna incluso más dinámica y precisa con el diferencial deportivo, que distribuye activamente el par de las ruedas traseras, como complemento a la tracción total permanente quattro siempre de serie en el Audi A8, sea la versión que sea.

Audi AI active suspension, es un sistema de suspensión completamente activo. Dependiendo de las preferencias del conductor y de las condiciones de circulación, es capaz de elevar o bajar independientemente cada rueda mediante actuadores eléctricos. Esta posibilidad confiere un enorme margen de funcionamiento a las condiciones de marcha, que abarca desde el suave confort de suspensión característico de un sedán de lujo hasta el dinamismo de un deportivo.

En combinación con el Audi pre sense 360°, se puede elevar rápidamente la carrocería si existe la posibilidad de un impacto lateral, lo que reduce las posibles consecuencias del accidente para todos los ocupantes. Este altamente innovador sistema de suspensión obtiene la energía de un sistema eléctrico de 48 V y Audi lo ha instalado por primera vez como el sistema eléctrico principal en todas las versiones del A8. En conjunción con la avanzada suspensión neumática, este vanguardista concepto de suspensión proporciona una experiencia de conducción completamente nueva.

Si hablamos de mecánicas, en el lanzamiento al mercado habrá dos motores V6 turbo completamente rediseñados: un 3.0 TDI y un 3.0 TFSI.

El diésel desarrolla 286 CV y la versión de gasolina, 340 CV. Posteriormente llegarán dos versiones de ocho cilindros: un 4.0 TDI con 435 CV y un 4.0 TFSI con 460 CV. La exclusiva culminación de la gama de motores es el W12 con 6,0 l de cilindrada, pero estos últimos llegarán más adelante.


Los cinco motores funcionan en conjunción con un alternador-motor de arranque movido por correa, el corazón del sistema eléctrico de 48 V. Esta tecnología mild hybrid (MHEV, mild hybrid electric vehicle) permite que el coche avance con el motor apagado y que vuelva a arrancar suavemente. También puede realizar un uso extenso de la función start/stop y genera hasta 12 kW de potencia en la recuperación de energía. El efecto combinado de estas medidas disminuye aún más el consumo de carburante con relación a los ya eficientes motores existentes: hasta 0,7 l/100 en condiciones de circulación reales.


El A8 L e-tron quattro, con su potente sistema de propulsión híbrido enchufable llegará en una fecha posterior. Con su 3.0 TFSI y un potente motor eléctrico alcanzará los 449 CV de potencia combinada y 700 Nm de par. La batería de iones de litio almacena suficiente energía para recorrer unos 50 km en modo eléctrico y opcionalmente, se puede cargar mediante el Audi Wireless Charging por medio de inducción. Una plataforma en el suelo del garaje trasfiere la carga inductivamente a una bobina instalada en el automóvil, con una potencia de 3,6 kW.



El nuevo Audi A8 y el A8 L se fabrican en las instalaciones de Neckarsulm y llegarán al mercado a finales de otoño de 2017, con un precio inicial de 97.500 euros para el Audi A8 3.0 TDI.


La verdad es que Audi ha echado el resto con el nuevo A8. Su pureza de líneas y la tecnología disponible, nos trasladan de una manera imparable hacia un futuro que está ya aquí. No sé si podremos probarlo cuando llegue al mercado, pero no dudéis que lo intentaremos...

Si queréis ver más artículos sobre Audi en el blog, pulsad en este ENLACE. Si queréis conocer más el segmento de las berlinas, pulsad en este ENLACE.























viernes, 22 de septiembre de 2017

Audi A8. A la vanguardia de la técnica.



Generalmente, el segmento de los coches de lujo siempre ha sido el escaparate en donde las marcas presentaban los últimos avances tecnológicos que poco a poco irían incorporando en sus nuevos modelos.

Esta vez también ha sido así, pero sinceramente; en Audi han dado un gran paso de gigante en materia de confort y tecnología y nos adelantan de una manera muy palpable la conducción autónoma absoluta.


El nuevo Audi A8 presentado esta semana, constituye el futuro de la categoría superior. En su cuarta generación, se convierte otra vez en la referencia para el lema “A la vanguardia de la técnica”, con un nuevo lenguaje de diseño, un innovador principio funcionamiento en su pantalla táctil y un sistema de propulsión electrificado.


El Audi A8 es también el primer automóvil de producción en el mundo desarrollado para una conducción altamente automatizada. Desde 2018, Audi introducirá gradualmente funciones de este tipo de conducción, como el aparcamiento pilotado en plazas de aparcamiento y en garajes o el asistente para la conducción pilotada en atascos.


Si comenzamos hablando del diseño exterior, el nuevo A8 es una declaración de estilo y señala la llegada de una nueva era de la marca. El frontal con la parrilla Singleframe más ancha junto con unos trazos de la carrocería más fluidos y sofisticados, simbolizan una elegancia deportiva y una condición vanguardista.


De esta manera el nuevo A8 nos recuerda claramente al estudio de diseño Audi prologue de hace unos años. Su gran presencia y su imponencia, viene condicionada por un tamaño considerable, ya que la versión estándar alcanza los 5,17 m y en el A8 L, debemos sumar una distancia entre ejes alargada en 13 cm.

La marca Audi es reconocida mundialmente por su cautivadora deportividad, su construcción ligera o la tracción total permanente quattro; el diseño del nuevo A8 transmite esos valores. Por ejemplo, las musculosas formas sobre los pasos de rueda generan la expresión visual de la tracción quattro.


Pero si hay una novedad que seguramente os llame más la atención es su iluminación. El modelo superior de la gama proclama su identidad tanto de día como de noche, bien mediante los llamativos grupos ópticos delanteros HD Matrix LED con iluminación Audi láser, o bien con las luces traseras con la tecnología OLED combinadas con una tira horizontal de LED que conecta ambos pilotos traseros. Mediante estos elementos se produce una animación luminosa única cuando el conductor llega al coche o cuando se va.

En el interior, también nos encontramos con un habitáculo digno de denominarse un auténtico salón rodante. En comparación con el modelo anterior, el espacio en el habitáculo ha crecido sustancialmente en las dos versiones de carrocería. Y por supuesto, en su configuración, la gama de equipamientos y materiales es extensa y cada detalle desprende un aire de calidad singular y superlativo, desde las perforaciones en la tapicería de los asientos hasta la apertura y cierre eléctricos de las salidas de ventilación.



Obviamente, su carrocería de batalla larga también dará mucho juego y podremos convertirla en un espacio muy sibarita orientado o bien como una oficina rodante, dotada con los elementos pertinentes para seguir trabajando durante los trayectos o bien, como espacio para descansar después de una larga jornada de trabajo en la oficina.



Los asientos más lujosos del nuevo modelo superior de Audi están en la parte trasera derecha. De manera opcional en el A8 L, combina cuatro ajustes diferentes y un apoyo para los pies. En este asiento, el pasajero puede calentar y activar la función de masaje para los pies con una unidad de múltiples configuraciones, incorporada en el respaldo del asiento delantero. También los nuevos reposacabezas de confort completan la experiencia de relax después de un día duro.

Por otra parte, los pasajeros de las plazas traseras pueden controlar una serie de funciones, como la luz ambiente, la nueva luz de lectura HD Matrix o la función masaje de los asientos, además de poder realizar llamadas de teléfono privadas. Todo se podrá realizar por medio de un mando remoto para las plazas traseras, que es un dispositivo móvil alojado en reposabrazos central trasero, tiene una pantalla OLED y es del tamaño de un smartphone.



En el espacio de conducción de este sedán se adopta deliberadamente un diseño minimalista. La arquitectura interior es clara y con una orientación netamente horizontal. Audi lleva sus estándares de alta calidad a la era digital mediante un sistema de manejo radicalmente nuevo.

En esta cuarta generación elimina los usuales botones giratorios o pulsables del modelo anterior; el salpicadero está, en gran medida, libre de botones e interruptores. En el centro hay una pantalla táctil de 10,1 pulgadas que, cuando está apagada, parece casi invisible dentro de un entorno negro muy brillante denominado black-panel. El interfaz de usuario aparece al abrir el coche y el conductor puede operar el sistema de Infotainment con un dedo sobre esta gran pantalla.


También puede usar una pantalla táctil secundaria en el centro de la consola para acceder al climatizador, las funciones de confort o para introducir texto. Mientras lo hace, puede descansar confortablemente la muñeca en la ancha palanca selectora del cambio tiptronic, por ejemplo, para introducir un destino de navegación aún más fácilmente. Cuando el conductor activa una función en las pantallas superior o inferior, oye y siente un click como modo de conformación. Los botones con apariencia de cristal responden de la misma manera. Esta combinación de respuesta acústica y táctil, junto con el uso natural de gestos como el barrido, hacen al nuevo MMI touch response especialmente seguro, intuitivo y fácil de usar durante la conducción.

El A8 también puede conversar de forma inteligente y el conductor puede activar una serie de funciones mediante una nueva forma de control de por voz. La información de los destinos o las fuentes de música están disponibles bien a bordo o bien proporcionadas por una conexión con la nube a velocidad 4G.



Entre los numerosos servicios de Audi connect incluyen reconocimiento de señales de tráfico e información sobre riesgos y un innovador sistema de comunicación “Car-to-X” que recoge la información del inteligente conjunto de otros modelos de Audi. Otra nueva característica es la navegación optimizada, que tiene una función de auto aprendizaje basado en las rutas ya recorridas. El mapa también incorpora modelos en 3D altamente detallados de las principales ciudades europeas, para mostrarlas de forma aún más realista.


Pero como no podríamos esperar menos, el nuevo A8 nos acerca de una manera descarada a la conducción autónoma pura, ya que es el primer automóvil de producción desarrollado específicamente para una conducción altamente automatizada.

El Audi AI traffic jam pilot toma el control de la conducción en circulación lenta, hasta 60 km/h en autovías y autopistas, donde haya una barrera física entre los dos sentidos de circulación. El sistema se activa mediante el botón AI en la consola central. El traffic jam pilot se encarga del arranque, la aceleración, la dirección y la frenada. El conductor ya no necesita supervisar constantemente lo que hace el coche, puede quitar las manos del volante y, en función de las leyes de cada país, centrarse en diferentes actividades proporcionadas por el vehículo, como ver la televisión. Tan pronto como el sistema llega a su límite, requiere al conductor para vuelva a llevar a cabo la tarea de conducir.


Esto es un gran avance y nos recuerda a lo que ya conocemos del famoso Tesla Model S, aunque lógicamente, todavía no existe una legislación vigente que nos permita soltar las manos del volante ni, por supuesto, ver la televisión mientras conducimos. Ahora bien; para "quedarse" con los amigos que viajan con nosotros, de momento está muy bien...


El Audi AI traffic jam pilot es revolucionario desde una perspectiva técnica. Durante la marcha en modo pilotado, un controlador central de asistencia a la conducción monitoriza permanentemente el entorno mediante las lecturas de distintos sensores. Además del radar, una cámara frontal y los sensores de ultrasonidos, Audi es el primer fabricante de automóviles que implementa un escáner láser.

La introducción del Audi AI traffic jam pilot implica que el marco legal deberá ser aclarado en cada mercado individual, junto con la regulación de su aplicación y el procedimiento de prueba específicos de cada país. Los altos niveles de calidad de la marca se aplicarán igualmente en el ámbito de la conducción altamente automatizada. Además, será preciso observar en todo el mundo una serie de procedimientos de autorización y sus correspondientes plazos. Por tanto, Audi adoptará una estrategia gradual para la introducción del traffic jam pilot en los modelos de producción.


El Audi AI remote parking pilot y el Audi AI remote garage pilot pueden conducir por sí mismos al A8 para entrar y salir de un lugar de aparcamiento o de un garaje, maniobras supervisadas por el conductor, que no necesita estar dentro del coche y puede activar la función apropiada mediante su smartphone con la nueva app myAudi.


Para monitorizar la maniobra de aparcamiento, mantiene pulsado el botón Audi AI y ver la imagen directa en su dispositivo generada por las cámaras de 360 grados. Una vez que ha finalizado la maniobra, el sistema engrana automáticamente la posición P del cambio tiptronic, para el motor y apaga el contacto. El coche fantástico ya está totalmente obsoleto amigos...


En cuanto a la dinámica de conducción, el A8 también nos brinda una serie de innovaciones propias del futuro. Por ejemplo; la suspensión alcanza los límites mismos de lo físicamente posible, como veremos más adelante. Otra de estas innovaciones es la dirección dinámica a las cuatro ruedas, que combina un tacto directo y deportivo con una extraordinaria fidelidad de trayectoria. Dependiendo del rango de velocidad, las ruedas traseras se mueven en la misma dirección que las delanteras o en dirección contraria.


La respuesta del coche se torna incluso más dinámica y precisa con el diferencial deportivo, que distribuye activamente el par de las ruedas traseras, como complemento a la tracción total permanente quattro siempre de serie en el Audi A8, sea la versión que sea.

Audi AI active suspension, es un sistema de suspensión completamente activo. Dependiendo de las preferencias del conductor y de las condiciones de circulación, es capaz de elevar o bajar independientemente cada rueda mediante actuadores eléctricos. Esta posibilidad confiere un enorme margen de funcionamiento a las condiciones de marcha, que abarca desde el suave confort de suspensión característico de un sedán de lujo hasta el dinamismo de un deportivo.

En combinación con el Audi pre sense 360°, se puede elevar rápidamente la carrocería si existe la posibilidad de un impacto lateral, lo que reduce las posibles consecuencias del accidente para todos los ocupantes. Este altamente innovador sistema de suspensión obtiene la energía de un sistema eléctrico de 48 V y Audi lo ha instalado por primera vez como el sistema eléctrico principal en todas las versiones del A8. En conjunción con la avanzada suspensión neumática, este vanguardista concepto de suspensión proporciona una experiencia de conducción completamente nueva.

Si hablamos de mecánicas, en el lanzamiento al mercado habrá dos motores V6 turbo completamente rediseñados: un 3.0 TDI y un 3.0 TFSI.

El diésel desarrolla 286 CV y la versión de gasolina, 340 CV. Posteriormente llegarán dos versiones de ocho cilindros: un 4.0 TDI con 435 CV y un 4.0 TFSI con 460 CV. La exclusiva culminación de la gama de motores es el W12 con 6,0 l de cilindrada, pero estos últimos llegarán más adelante.


Los cinco motores funcionan en conjunción con un alternador-motor de arranque movido por correa, el corazón del sistema eléctrico de 48 V. Esta tecnología mild hybrid (MHEV, mild hybrid electric vehicle) permite que el coche avance con el motor apagado y que vuelva a arrancar suavemente. También puede realizar un uso extenso de la función start/stop y genera hasta 12 kW de potencia en la recuperación de energía. El efecto combinado de estas medidas disminuye aún más el consumo de carburante con relación a los ya eficientes motores existentes: hasta 0,7 l/100 en condiciones de circulación reales.


El A8 L e-tron quattro, con su potente sistema de propulsión híbrido enchufable llegará en una fecha posterior. Con su 3.0 TFSI y un potente motor eléctrico alcanzará los 449 CV de potencia combinada y 700 Nm de par. La batería de iones de litio almacena suficiente energía para recorrer unos 50 km en modo eléctrico y opcionalmente, se puede cargar mediante el Audi Wireless Charging por medio de inducción. Una plataforma en el suelo del garaje trasfiere la carga inductivamente a una bobina instalada en el automóvil, con una potencia de 3,6 kW.



El nuevo Audi A8 y el A8 L se fabrican en las instalaciones de Neckarsulm y llegarán al mercado a finales de otoño de 2017, con un precio inicial de 97.500 euros para el Audi A8 3.0 TDI.


La verdad es que Audi ha echado el resto con el nuevo A8. Su pureza de líneas y la tecnología disponible, nos trasladan de una manera imparable hacia un futuro que está ya aquí. No sé si podremos probarlo cuando llegue al mercado, pero no dudéis que lo intentaremos...

Si queréis ver más artículos sobre Audi en el blog, pulsad en este ENLACE. Si queréis conocer más el segmento de las berlinas, pulsad en este ENLACE.























Publicidad relacionada