jueves, 7 de septiembre de 2017

Rolls Royce Sweptail. El más caro y exclusivo del mundo.




Dicen que el dinero no da la felicidad, y probablemente la mayoría de los que no tenemos un puto duro nos consolamos con esa frase y nos refugiamos en otros conceptos como el amor, la salud, la familia o la tranquilidad.

Pero aunque sean conceptos también muy importantes, es indudable que en una sociedad de consumo en la que "don dinero" es el que manda, todos anhelemos alguna vez en la vida tener esa sensación de que podemos hacer lo que nos venga en gana, comprar lo más loco y extravagante que se nos ocurra y disfrutar la vida (que de eso se trata) a nuestra manera y amigos; siento deciros que todo eso, tiene un precio.

Para nosotros, humildes mortales, soñar es gratis (será por lo único que no te cobran), pero para ciertas personas, los sueños se pueden comprar y de hecho, no es que sean gratis; es que son especialmente caros.

Hace unos pocos años, un coleccionista de yates y de aviones fue de visita a una de sus firmas preferidas, que no era otra que Rolls Royce, y les hizo un encargo.

Todos pensaréis que al hombre se le antojó un Wraight con la tapicería rosa o un Phantom con puertas correderas, por poner un par ejemplos, o algunas de esas excentricidades que a algunos clientes importantes de la marca se les ocurren y que la firma de lujo inglesa hace lo posible para que puedan convertirse en realidad.


Pues no; este cliente fue un poco más allá. Quería un Rolls único, exclusivo, algo que nunca antes se hubiera visto y por supuesto, quería algo que uniese a los dos mundos que más adoraba; el náutico y el aeronáutico, pero en un coche.

Después de cuatro años de desarrollo, en el Concorso d´Eleganza Villa d´Este de este año, se presentó en exclusiva el excesivo Rolls Royce Sweptail, única unidad en el mundo, y con una carrocería totalmente nueva, diseñada y fabricada por la división Bespoke de la firma, que se dedica precisamente a eso; a diseñar y fabricar los sueños de los clientes.

Al partir prácticamente de cero, realmente ha sido una gran labor y una tarea ardua crear de la nada este Sweptail y eso tiene un precio. No se sabe a ciencia cierta, porque la marca no lo ha desvelado, pero los rumores apuntan a que superaría sin problema los 11 millones de Euros.

El frontal está inspirado en el concept autónomo 103 EX que presentaron hace un tiempo. No pierde los rasgos comunes de la marca, ni esa "mirada" tan característica; pero muchos de sus componentes han sido rediseñados, desde los faros, hasta el paragolpes frontal.

La línea que va desde ese frontal hacia la zaga, en donde culmina de una manera magistral en forma de cola truncada, enfatiza, y de qué manera, su enorme longitud. De hecho; esa trasera nos evoca la imagen de un yate deportivo, pero en este caso; es capaz de navegar sobre el asfalto.


Pero lo curioso del tema es que a pesar de su enormidad; el Sweptail está reservado tan sólo para dos ocupantes, que disfrutarán de todo el lujo y la elegancia que sólo una marca como Rolls les puede asegurar.

Las mejores pieles, la mejor madera noble, aluminio pulido e incluso titanio, revisten un interior ensamblado por los mejores artesanos que miman cada detalle. Por otra parte, la cantidad de superficie acristalada que han conseguido con este diseño, hace que el interior brille con luz propia al inundarse de una agradable luz natural.

Por su parte, el espacio que debería estar destinado a las plazas posteriores, se reserva para un juego de bolsas de viaje, hechas a medida y que encajan y se camuflan a la perfección en los paneles laterales. En el maletero, revestido en madera y con carriles para el equipaje de aluminio pulido, nos aguarda un juego de maletas completo, también hechas a medida y a juego con las bolsas del interior.

Por último, entre los dos asientos nos sorprende un enfriador de botellas de champán con dos copas, que se descubre y despliega con tan sólo pulsar un botón, y se coloca de una manera en la que acceder a la botella sea de lo más cómodo.

Para finalizar, no nos podemos dejar pasar al corazón que impulsa a esta gran obra de orfebrería artesana del mundo del automóvil, ya que se trata de la misma mecánica compartida con el impresionante Phantom, que no es otra que un 6,75 litros V12, al que aproximadamente han extraídos (sin confirmar) unos 470 cv.

El Rolls Royce Sweptail es único en el mundo y ha supuesto muchas horas de trabajo, además de un auténtico reto, para los chicos de la división de productos especiales Bespoke, de ahí su desorbitado precio final estimado.

La moraleja de este post es que podemos soñar con lo que queramos; pero tan sólo unos pocos afortunados en el mundo pueden comprar y materializar lo que sueñan. Bienvenidos a la cruda realidad...

Si queréis ver más artículos sobre Rolls Royce, pulsad en este ENLACE.


Rolls Royce Sweptail. El más caro y exclusivo del mundo.




Dicen que el dinero no da la felicidad, y probablemente la mayoría de los que no tenemos un puto duro nos consolamos con esa frase y nos refugiamos en otros conceptos como el amor, la salud, la familia o la tranquilidad.

Pero aunque sean conceptos también muy importantes, es indudable que en una sociedad de consumo en la que "don dinero" es el que manda, todos anhelemos alguna vez en la vida tener esa sensación de que podemos hacer lo que nos venga en gana, comprar lo más loco y extravagante que se nos ocurra y disfrutar la vida (que de eso se trata) a nuestra manera y amigos; siento deciros que todo eso, tiene un precio.

Para nosotros, humildes mortales, soñar es gratis (será por lo único que no te cobran), pero para ciertas personas, los sueños se pueden comprar y de hecho, no es que sean gratis; es que son especialmente caros.

Hace unos pocos años, un coleccionista de yates y de aviones fue de visita a una de sus firmas preferidas, que no era otra que Rolls Royce, y les hizo un encargo.

Todos pensaréis que al hombre se le antojó un Wraight con la tapicería rosa o un Phantom con puertas correderas, por poner un par ejemplos, o algunas de esas excentricidades que a algunos clientes importantes de la marca se les ocurren y que la firma de lujo inglesa hace lo posible para que puedan convertirse en realidad.


Pues no; este cliente fue un poco más allá. Quería un Rolls único, exclusivo, algo que nunca antes se hubiera visto y por supuesto, quería algo que uniese a los dos mundos que más adoraba; el náutico y el aeronáutico, pero en un coche.

Después de cuatro años de desarrollo, en el Concorso d´Eleganza Villa d´Este de este año, se presentó en exclusiva el excesivo Rolls Royce Sweptail, única unidad en el mundo, y con una carrocería totalmente nueva, diseñada y fabricada por la división Bespoke de la firma, que se dedica precisamente a eso; a diseñar y fabricar los sueños de los clientes.

Al partir prácticamente de cero, realmente ha sido una gran labor y una tarea ardua crear de la nada este Sweptail y eso tiene un precio. No se sabe a ciencia cierta, porque la marca no lo ha desvelado, pero los rumores apuntan a que superaría sin problema los 11 millones de Euros.

El frontal está inspirado en el concept autónomo 103 EX que presentaron hace un tiempo. No pierde los rasgos comunes de la marca, ni esa "mirada" tan característica; pero muchos de sus componentes han sido rediseñados, desde los faros, hasta el paragolpes frontal.

La línea que va desde ese frontal hacia la zaga, en donde culmina de una manera magistral en forma de cola truncada, enfatiza, y de qué manera, su enorme longitud. De hecho; esa trasera nos evoca la imagen de un yate deportivo, pero en este caso; es capaz de navegar sobre el asfalto.


Pero lo curioso del tema es que a pesar de su enormidad; el Sweptail está reservado tan sólo para dos ocupantes, que disfrutarán de todo el lujo y la elegancia que sólo una marca como Rolls les puede asegurar.

Las mejores pieles, la mejor madera noble, aluminio pulido e incluso titanio, revisten un interior ensamblado por los mejores artesanos que miman cada detalle. Por otra parte, la cantidad de superficie acristalada que han conseguido con este diseño, hace que el interior brille con luz propia al inundarse de una agradable luz natural.

Por su parte, el espacio que debería estar destinado a las plazas posteriores, se reserva para un juego de bolsas de viaje, hechas a medida y que encajan y se camuflan a la perfección en los paneles laterales. En el maletero, revestido en madera y con carriles para el equipaje de aluminio pulido, nos aguarda un juego de maletas completo, también hechas a medida y a juego con las bolsas del interior.

Por último, entre los dos asientos nos sorprende un enfriador de botellas de champán con dos copas, que se descubre y despliega con tan sólo pulsar un botón, y se coloca de una manera en la que acceder a la botella sea de lo más cómodo.

Para finalizar, no nos podemos dejar pasar al corazón que impulsa a esta gran obra de orfebrería artesana del mundo del automóvil, ya que se trata de la misma mecánica compartida con el impresionante Phantom, que no es otra que un 6,75 litros V12, al que aproximadamente han extraídos (sin confirmar) unos 470 cv.

El Rolls Royce Sweptail es único en el mundo y ha supuesto muchas horas de trabajo, además de un auténtico reto, para los chicos de la división de productos especiales Bespoke, de ahí su desorbitado precio final estimado.

La moraleja de este post es que podemos soñar con lo que queramos; pero tan sólo unos pocos afortunados en el mundo pueden comprar y materializar lo que sueñan. Bienvenidos a la cruda realidad...

Si queréis ver más artículos sobre Rolls Royce, pulsad en este ENLACE.