jueves, 21 de septiembre de 2017

Un Ford GT para el día a día



El Ford GT cuenta con una dilatada carrera que ya contamos en su momento y que podéis recordar en este enlace El Ford más rápido de la historia. La verdad es que es una historia peculiar de piques entre dos de las marcas más reputadas en su terreno y un culebrón en el que se incluyen traición, superación y victoria.


En la actualidad, ya no existe esa rivalidad directa a nivel comercial, tan sólo en los circuitos... Bueno; sí que existe un poco, ya que el GT de la marca norteamericana vuelve por sus fueros para rivalizar de manera frontal con los Ferrari más destacados de calle. Por ese motivo, y a pesar de su espectacularidad, también podemos afirmar que el Ford GT está pensado para un uso cotidiano, a pesar de sus más de 600cv...

El nuevo Ford GT lleva la emoción del bólido ganador en Le Mans a las carreteras, equipado con más de 50 sensores diferentes para monitorizar el rendimiento y comportamiento del vehículo, el entorno externo y las respuestas del conductor; para proporcionarnos una experiencia de conducción optimizada, junto a la comodidad de un turismo.

Los sensores de ultra altas prestaciones del Ford GT facilitan información en tiempo real sobre factores que van desde la posición de los pedales, el volante y el alerón trasero desplegable, hasta la humedad ambiental y los niveles de brillo solar, que no sé si será muy importante en carrera, pero en un uso diario..., vamos que sí...


Los datos se generan a un ritmo de 100 GB (el equivalente a descargar 25.000 canciones) por hora, y son procesados por más de 25 sistemas de computación de a bordo que comprenden 10 millones de líneas de código de software, más que un avión de combate.

Juntos, los sistemas pueden analizar 300 MB de datos (el equivalente a descargar un capítulo de una hora de una serie de televisión) cada segundo.


Muchos de los sensores y sistemas de computación del Ford GT permiten que el rendimiento del motor, el control electrónico de estabilidad, la amortiguación con suspensión activa derivada de F1 y la aerodinámica activa, se ajusten continuamente dentro de los parámetros de los modos de conducción configurables, haciendo posible unas prestaciones óptimas en cualquier escenario de conducción.

Otros ayudan a facilitar comodidad y confort tanto en la carretera como en el circuito, incluyendo el sistema de comunicación SYNC 3 de Ford y el climatizador con control automático, por poner dos ejemplos.

Otras innovadoras soluciones que permiten que los conductores del Ford GT disfruten de una experiencia de coche de carreras y una velocidad máxima de 347 km/h, incluyen la posición de asiento fija. La base del asiento del conductor está fija en la ubicación que permitió a los ingenieros de Ford Performance desarrollar un chasis de fibra de carbono con el área frontal más baja posible para un mejor rendimiento aerodinámico.

En vez de mover el asiento hacia delante y hacia atrás, los conductores ajustan la posición del pedal y el volante multicontrol conforme a la ubicación del asiento y eso es algo que mola mucho...

Pero pese a estar centrado en ofrecer una experiencia de competición inmejorable para los 1.000 propietarios de una unidad a través de los cuatro años de producción confirmada, ofrece características comunes a otros modelos más mundanos de la gama Ford.


Los posavasos retráctiles son algunas de las características que distinguen a la versión de carretera del Ford GT de la versión de competición. Fabricados en aluminio, los posavasos están ocultos en la consola central y a ellos se suman un espacio de almacenaje ubicado bajo el asiento del conductor y bolsillos de almacenaje detrás de los asientos.

El Ford GT incorpora también el sistema de repostaje Ford Easy Fuel, equipado de serie en modelos de toda la gama Ford. El sistema ha sido diseñado para permitir un repostaje más fácil y para evitar que se utilice el combustible equivocado en el motor de gasolina EcoBoost V6 de 3.5 litros con 647 CV, lo que sería una auténtica hecatombe. ¿Os imagináis que echáis diésel a esta joya?. Para mataros...



Y es que el mundo de la competición no tiene porqué estar reñido con el mundo real y cotidiano y las tecnologías empleadas en las carreras, tarde o temprano sirven de inspiración en los coches de gran volumen de ventas. Pero si trasladamos directamente un coche ganador a las calles; ¿por qué no puede tener un posavasos?. Estos de Ford están en todo...

Si queréis ver más artículos de Ford, pulsad en este ENLACE. Si queréis saber y ver más sobre deportivos, pulsad en este otro ENLACE.



jueves, 21 de septiembre de 2017

Un Ford GT para el día a día



El Ford GT cuenta con una dilatada carrera que ya contamos en su momento y que podéis recordar en este enlace El Ford más rápido de la historia. La verdad es que es una historia peculiar de piques entre dos de las marcas más reputadas en su terreno y un culebrón en el que se incluyen traición, superación y victoria.


En la actualidad, ya no existe esa rivalidad directa a nivel comercial, tan sólo en los circuitos... Bueno; sí que existe un poco, ya que el GT de la marca norteamericana vuelve por sus fueros para rivalizar de manera frontal con los Ferrari más destacados de calle. Por ese motivo, y a pesar de su espectacularidad, también podemos afirmar que el Ford GT está pensado para un uso cotidiano, a pesar de sus más de 600cv...

El nuevo Ford GT lleva la emoción del bólido ganador en Le Mans a las carreteras, equipado con más de 50 sensores diferentes para monitorizar el rendimiento y comportamiento del vehículo, el entorno externo y las respuestas del conductor; para proporcionarnos una experiencia de conducción optimizada, junto a la comodidad de un turismo.

Los sensores de ultra altas prestaciones del Ford GT facilitan información en tiempo real sobre factores que van desde la posición de los pedales, el volante y el alerón trasero desplegable, hasta la humedad ambiental y los niveles de brillo solar, que no sé si será muy importante en carrera, pero en un uso diario..., vamos que sí...


Los datos se generan a un ritmo de 100 GB (el equivalente a descargar 25.000 canciones) por hora, y son procesados por más de 25 sistemas de computación de a bordo que comprenden 10 millones de líneas de código de software, más que un avión de combate.

Juntos, los sistemas pueden analizar 300 MB de datos (el equivalente a descargar un capítulo de una hora de una serie de televisión) cada segundo.


Muchos de los sensores y sistemas de computación del Ford GT permiten que el rendimiento del motor, el control electrónico de estabilidad, la amortiguación con suspensión activa derivada de F1 y la aerodinámica activa, se ajusten continuamente dentro de los parámetros de los modos de conducción configurables, haciendo posible unas prestaciones óptimas en cualquier escenario de conducción.

Otros ayudan a facilitar comodidad y confort tanto en la carretera como en el circuito, incluyendo el sistema de comunicación SYNC 3 de Ford y el climatizador con control automático, por poner dos ejemplos.

Otras innovadoras soluciones que permiten que los conductores del Ford GT disfruten de una experiencia de coche de carreras y una velocidad máxima de 347 km/h, incluyen la posición de asiento fija. La base del asiento del conductor está fija en la ubicación que permitió a los ingenieros de Ford Performance desarrollar un chasis de fibra de carbono con el área frontal más baja posible para un mejor rendimiento aerodinámico.

En vez de mover el asiento hacia delante y hacia atrás, los conductores ajustan la posición del pedal y el volante multicontrol conforme a la ubicación del asiento y eso es algo que mola mucho...

Pero pese a estar centrado en ofrecer una experiencia de competición inmejorable para los 1.000 propietarios de una unidad a través de los cuatro años de producción confirmada, ofrece características comunes a otros modelos más mundanos de la gama Ford.


Los posavasos retráctiles son algunas de las características que distinguen a la versión de carretera del Ford GT de la versión de competición. Fabricados en aluminio, los posavasos están ocultos en la consola central y a ellos se suman un espacio de almacenaje ubicado bajo el asiento del conductor y bolsillos de almacenaje detrás de los asientos.

El Ford GT incorpora también el sistema de repostaje Ford Easy Fuel, equipado de serie en modelos de toda la gama Ford. El sistema ha sido diseñado para permitir un repostaje más fácil y para evitar que se utilice el combustible equivocado en el motor de gasolina EcoBoost V6 de 3.5 litros con 647 CV, lo que sería una auténtica hecatombe. ¿Os imagináis que echáis diésel a esta joya?. Para mataros...



Y es que el mundo de la competición no tiene porqué estar reñido con el mundo real y cotidiano y las tecnologías empleadas en las carreras, tarde o temprano sirven de inspiración en los coches de gran volumen de ventas. Pero si trasladamos directamente un coche ganador a las calles; ¿por qué no puede tener un posavasos?. Estos de Ford están en todo...

Si queréis ver más artículos de Ford, pulsad en este ENLACE. Si queréis saber y ver más sobre deportivos, pulsad en este otro ENLACE.



Publicidad relacionada