viernes, 29 de diciembre de 2017

Nace Polestar


Hace unas semanas, Volvo nos anunciaba la electrificación de toda su gama desde el 2019 y también, el nacimiento de una nueva sub-marca de vehículos exclusivos y deportivos denominada Polestar, hasta ahora, división de competición y productos especiales de Volvo.

Pues los acontecimientos nos llegan en cascada y esta semana pasada, el fabricante de vehículos premium, y su propietaria Geely Holding, han anunciado una inversión conjunta de 640 millones de euros para impulsar la primera fase del desarrollo de la industria, la marca y los productos de Polestar.

Esta inversión muestra el potencial financiero y la experiencia industrial a los que tendrá acceso Polestar, que esta semana, mostró en Shanghái el primer modelo que entrará en producción. Con ello, la filial plenamente consolidada de Volvo se establece como una empresa independiente especializada en la producción de vehículos eléctricos de alto rendimiento.


Polestar destinará parte de la inversión a la construcción de una fábrica de tecnología avanzada en Chengdu, China, lo que abre un nuevo capítulo en el desarrollo de China como centro de fabricación de Volvo Cars.


La nueva fábrica reducirá radicalmente el tiempo de comercialización de los vehículos, lo que proporcionará a Polestar una ventaja estratégica frente a sus competidores. Volvo y Polestar también se beneficiarán de las sinergias que surgirán al desarrollar las tecnologías de la siguiente generación, como los costes de adquisición compartidos, el desarrollo conjunto y las economías de escala.


Con China como principal motor de la electrificación de la industria automovilística en todo el mundo, Polestar liderará el desarrollo de nuevas tecnologías y reforzará el liderazgo de Volvo en el campo de la electrificación y la conectividad.

Por su parte, el primer vehículo de Polestar, el Polestar 1, es un coupé híbrido de dos puertas, cuatro asientos y 600 CV. Tiene una autonomía eléctrica pura de 150 km, la mayor de todos los híbridos del mercado y entrará en producción en Chengdu a mediados de 2019, seguido de cerca, también en 2019, por un vehículo más pequeño llamado Polestar 2.

El Polestar 1 es un ejemplo de las sinergias inherentes entre las marcas Volvo y Polestar ya que en su configuración aparente, se trata de un S90 con carrocería coupé. Aproximadamente la mitad de la tecnología que incorpora el Polestar 1 se basa en la arquitectura modular de vehículos SPA desarrollada internamente por Volvo; la otra mitad es totalmente nueva y desarrollada a la medida por los ingenieros de Polestar que trabajan en el departamento de I+D de Volvo.


A medida que establezca sus propias operaciones de fabricación en Chengdu, Polestar también disfrutará de un acceso privilegiado a la experiencia y los procesos de fabricación globales de Volvo, perfectamente establecidos.


El Polestar 2 será el primer vehículo totalmente eléctrico comercializado por Volvo Car Group y el primero de los cinco que lanzarán Polestar o Volvo entre 2019 y 2021.


viernes, 29 de diciembre de 2017

Nace Polestar


Hace unas semanas, Volvo nos anunciaba la electrificación de toda su gama desde el 2019 y también, el nacimiento de una nueva sub-marca de vehículos exclusivos y deportivos denominada Polestar, hasta ahora, división de competición y productos especiales de Volvo.

Pues los acontecimientos nos llegan en cascada y esta semana pasada, el fabricante de vehículos premium, y su propietaria Geely Holding, han anunciado una inversión conjunta de 640 millones de euros para impulsar la primera fase del desarrollo de la industria, la marca y los productos de Polestar.

Esta inversión muestra el potencial financiero y la experiencia industrial a los que tendrá acceso Polestar, que esta semana, mostró en Shanghái el primer modelo que entrará en producción. Con ello, la filial plenamente consolidada de Volvo se establece como una empresa independiente especializada en la producción de vehículos eléctricos de alto rendimiento.


Polestar destinará parte de la inversión a la construcción de una fábrica de tecnología avanzada en Chengdu, China, lo que abre un nuevo capítulo en el desarrollo de China como centro de fabricación de Volvo Cars.


La nueva fábrica reducirá radicalmente el tiempo de comercialización de los vehículos, lo que proporcionará a Polestar una ventaja estratégica frente a sus competidores. Volvo y Polestar también se beneficiarán de las sinergias que surgirán al desarrollar las tecnologías de la siguiente generación, como los costes de adquisición compartidos, el desarrollo conjunto y las economías de escala.


Con China como principal motor de la electrificación de la industria automovilística en todo el mundo, Polestar liderará el desarrollo de nuevas tecnologías y reforzará el liderazgo de Volvo en el campo de la electrificación y la conectividad.

Por su parte, el primer vehículo de Polestar, el Polestar 1, es un coupé híbrido de dos puertas, cuatro asientos y 600 CV. Tiene una autonomía eléctrica pura de 150 km, la mayor de todos los híbridos del mercado y entrará en producción en Chengdu a mediados de 2019, seguido de cerca, también en 2019, por un vehículo más pequeño llamado Polestar 2.

El Polestar 1 es un ejemplo de las sinergias inherentes entre las marcas Volvo y Polestar ya que en su configuración aparente, se trata de un S90 con carrocería coupé. Aproximadamente la mitad de la tecnología que incorpora el Polestar 1 se basa en la arquitectura modular de vehículos SPA desarrollada internamente por Volvo; la otra mitad es totalmente nueva y desarrollada a la medida por los ingenieros de Polestar que trabajan en el departamento de I+D de Volvo.


A medida que establezca sus propias operaciones de fabricación en Chengdu, Polestar también disfrutará de un acceso privilegiado a la experiencia y los procesos de fabricación globales de Volvo, perfectamente establecidos.


El Polestar 2 será el primer vehículo totalmente eléctrico comercializado por Volvo Car Group y el primero de los cinco que lanzarán Polestar o Volvo entre 2019 y 2021.