miércoles, 6 de diciembre de 2017

Un burro se "come" un McLaren confundiéndolo con una zanahoria


Un precioso día para disfrutar de la campiña alemana, con tu flamante deportivo de más de 250.000 Euros, escuchando tronar el fantástico motor de 650cv a cielo abierto; puede resultar un sueño que muy pocos pueden alcanzar.


Pero lo curioso del caso, es que ese sueño que muchos anhelamos y que un tal Markus Zahn lo puede cumplir; se puede tornar en una pesadilla en una cuestión de minutos.

Este alemán, dueño de un McLaren 650S Spider, se disponía a disfrutar de su tiempo de ocio en los extensos campos alemanes y de las carreteras comarcales que los rodean, conduciendo su espectacular deportivo y aprovechando el buen tiempo.

En un momento determinado, aparcó su vehículo y se dispuso a pasear, conocer algo mejor la zona y así de paso, estirar un poco las piernas.



Cual fue su sorpresa que al volver al McLaren, observó como un burro de un cercado muy próximo a donde Markus había aparcado, se había entretenido mordisqueando parte de la carrocería, provocando daños valorados en unos 6.000 Euros. Aunque las horas de taller, piezas y mano de obra, asciende a la "módica" cantidad de 30.000 Euros.



Al ser el coche de color naranja, lo más probable es que Vitus (así se llamaba el burro), lo confundiera con una zanahoria gigante y pensara, "madre mía cómo me voy a poner...".



Markus ya ha presentado la denuncia a los dueños del animal, que pretenden eludirla alegando que el burro estaba perfectamente cercado y que el dueño del superdeportivo lo aparcó demasiado cerca. No obstante; ha trascendido que en su momento, Vitus, ya dio buena cuenta también de un Mercedes-Benz, por lo que Markus no cesará en su reclamación.

Lo que es indudable en esta rocambolesca historia, es que al animal le gustan los coches. Pero literalmente hablando...



miércoles, 6 de diciembre de 2017

Un burro se "come" un McLaren confundiéndolo con una zanahoria


Un precioso día para disfrutar de la campiña alemana, con tu flamante deportivo de más de 250.000 Euros, escuchando tronar el fantástico motor de 650cv a cielo abierto; puede resultar un sueño que muy pocos pueden alcanzar.


Pero lo curioso del caso, es que ese sueño que muchos anhelamos y que un tal Markus Zahn lo puede cumplir; se puede tornar en una pesadilla en una cuestión de minutos.

Este alemán, dueño de un McLaren 650S Spider, se disponía a disfrutar de su tiempo de ocio en los extensos campos alemanes y de las carreteras comarcales que los rodean, conduciendo su espectacular deportivo y aprovechando el buen tiempo.

En un momento determinado, aparcó su vehículo y se dispuso a pasear, conocer algo mejor la zona y así de paso, estirar un poco las piernas.



Cual fue su sorpresa que al volver al McLaren, observó como un burro de un cercado muy próximo a donde Markus había aparcado, se había entretenido mordisqueando parte de la carrocería, provocando daños valorados en unos 6.000 Euros. Aunque las horas de taller, piezas y mano de obra, asciende a la "módica" cantidad de 30.000 Euros.



Al ser el coche de color naranja, lo más probable es que Vitus (así se llamaba el burro), lo confundiera con una zanahoria gigante y pensara, "madre mía cómo me voy a poner...".



Markus ya ha presentado la denuncia a los dueños del animal, que pretenden eludirla alegando que el burro estaba perfectamente cercado y que el dueño del superdeportivo lo aparcó demasiado cerca. No obstante; ha trascendido que en su momento, Vitus, ya dio buena cuenta también de un Mercedes-Benz, por lo que Markus no cesará en su reclamación.

Lo que es indudable en esta rocambolesca historia, es que al animal le gustan los coches. Pero literalmente hablando...