viernes, 30 de marzo de 2018

Toma de contacto: Jaguar E-Pace P250 AWD SE


Jaguar se ha apuntado a la moda de los SUV y comenzó con el F-Pace, que tuvimos la oportunidad de probar en un evento realizado en la concesión de la marca en nuestra ciudad hace unos meses. Se trata de un todo-camino del segmento D, que imprime a la perfección el carácter felino de la marca y es plenamente reconocible como un Jaguar, con ciertos tintes deportivos y la inigualable clase que desprenden cualquiera de sus modelos.


Pero a pesar de que el F-Pace es un digno rival de otros SUV de carácter Premium como el Mercedes GLC, el Audi Q5 o el BMW X3, sin olvidarnos de los recientemente aparecidos Alfa Romeo Stelvio y el original Lexus NX; donde realmente se reparten los trozos más suculentos del pastel es en un segmento inferior, así que se pusieron manos a la obra y alumbraron al objeto de nuestra toma de contacto de hoy: el Jaguar E-Pace.


Hablamos de un SUV compacto de 4,39 metros de longitud que viene a ponerle la vida más difícil a los "cocos" en el mercado, como el Audi Q3, el Mercedes GLA o el BMW X1 o incluso el novedoso X2, ya que las líneas maestras del nuevo Jaguar E-Pace, nos inspiran dinamismo por los cuatro costados y tiene una presencia con un carácter más deportivo, de lo que se suele estilar en términos generales, dentro de este segmento.

En el frontal, llama poderosamente la atención una voluminosa parrilla delantera con el Jaguar de fondo rojo en el centro (logo de la marca) y también; unos faros grandes, pero muy inclinados con la característica iluminación diurna, nos recuerdan, sin lugar a dudas, a los mismos que monta el deportivo coupé de la marca, F-Type. No es casual que hayan utilizado un recurso similar, si lo que pretenden es proyectar una imagen diferente, como es la de un SUV "deportivo". Y creedme; de verdad que el conjunto inspira deportividad, a pesar de estar en un "envoltorio" alto y voluminoso.


En el lateral, las líneas son bastante similares a las que conocíamos del F-Pace solo que con una longitud menor, lo que le hace parecer un vehículo más alto. También es curiosa la forma de cola truncada con la que rematan los tres cuartos traseros, puesto que no existe apenas, mucho voladizo detrás del eje posterior.


En esa zaga, los característicos pilotos de tecnología LED muy finos y alargados, conforman una firma lumínica única, que lo distinguen a la perfección como un representante de la marca británica. No obstante, una luneta también muy inclinada y una doble salida de escape con unas colas muy gruesas, le aportan el toque distinguido, poderoso y coupeizado, que los diseñadores de la marca han querido plasmar en este modelo, además de darnos alguna pista de que tenemos ante nosotros a una de las versiones más potentes.


Concretamente; el E-Pace 250, monta una mecánica de gasolina 2.0 con turbo, que como su propia nomenclatura indica, genera 250cv y un par máximo de 365Nm, con el que seremos capaces de alcanzar unas prestaciones máximas, dignas de un deportivo al uso, con una velocidad punta de 230 Km/h y una aceleración de 0-100 Km/h en 7 segundos.

Este motor, estaba asociado a una caja de cambios automática con 9 relaciones, que transmitía la fuerza a las cuatro ruedas, ya que nuestro E-Pace, sí que disponía de tracción integral. Generalmente, el par tiene mayor peso sobre el eje delantero en condiciones normales, aunque si se detectan pérdidas de adherencia en cualquiera de las ruedas, es capaz de distribuir la fuerza al 50% entre ambos ejes (incluso más) para poner las cosas en su sitio.

Lo poco que tuvimos la oportunidad de probar en autovía, ya que solo estuvimos con él una hora; se nos muestra como un motor poderoso, que sube de vueltas de una manera muy progresiva pero constante, siendo la sensación de empuje muy contundente y dándonos la impresión real de tener un motor muy lleno y con mucha reserva de caballos debajo del pedal del acelerador. Con ese potencial y ese gran sabor de boca que nos dejó circulando en modo Dynamic (cuenta con un selector con varios modos de conducción); lo único que echamos en falta fue una caja de cambios un poco más rápida de reacciones en esas circunstancias.


No obstante; si lo que queremos es viajar plácidamente; el E-Pace, a pesar de su carácter e imagen dinámicos, es un gran coche que nos asegura un silencio interior y un confort de rodadura sin parangón, con un esquema de suspensiones que adquiere un gran compromiso entre comodidad y deportividad.

En zonas reviradas nos provocó un gran sabor de boca, puesto que el E-Pace se nos descubría de una forma muy deportiva, a pesar de su condición de SUV, y la carrocería soportaba muy bien los cambios de dirección y apenas balanceaba en las curvas más cerradas. Este gran comportamiento de todo el conjunto, debemos agradecérselo también a una dirección muy directa y comunicativa, que transmitía con fidelidad lo que ocurría debajo de los neumáticos y hasta donde llegaba el límite de adherencia, muy alto debido a la tracción total de la que disponíamos.


Y volviendo al interior, destacamos una gran calidad en cuanto a materiales y ajustes, como no podíamos esperar menos de una marca Premium como Jaguar. El diseño del salpicadero es muy moderno y envolvente, algo que nos permite encontrar sin problemas todos los mandos y además; contábamos con un gran elenco de sistemas y tecnologías de última hornada, destinados al confort y seguridad de los ocupantes e incluso de los peatones, ya que cuenta hasta con airbag en el capó delantero en caso de atropello.


Por supuesto; la gran pantalla del equipo de infoocio cobraba todo el protagonismo en el centro. Con 10 pulgadas y táctil, nos ofrecía una buena calidad de imagen y desde esa pantalla, podemos acceder a todos los sistemas disponibles del menú, además del visionado del navegador, la cámara de visión trasera o de los diferentes parámetros del ordenador de a bordo.

De todas formas, nuestra versión contaba con uno de los equipos de serie más extensos de la gama y como elementos destacados, disponíamos de HUD (Head Up Display), aparcamiento asistido, asistente da cambio involuntario de carril, asistente de ángulo muerto, monitorización del estado del conductor, llamada de emergencia, control de frenada en curva, control de tracción con Torque Vectoring o JaguarDrive Control, con cuatro modos de conducción, entre otros muchos elementos.



Si hablamos de espacio; en el habitáculo nos encontramos con unos asientos delanteros muy amplios y cómodos, con ajustes eléctricos y calefactados, además de contar con una gran sujeción lateral. En las plazas traseras, también gozamos de un buen espacio, aunque en esta zona no destaca entre sus competidores directos, pero dos adultos podrán viajar sin problema en cualquiera de sus plazas.

Por último, el E-Pace cuenta con un maletero bastante capaz de 550 litros, con formas bastante regulares y huecos portaobjetos en los laterales, al que se accede por medio de un gran portón de apertura y cierre eléctrico.


En definitiva; esta toma de contacto ha sido breve pero intensa. Hemos comprobado todo el potencial del nuevo representante Premium de la categoría SUV C, y la verdad; es que las "vacas sagradas" procedentes de Alemania tienen un duro rival al que batir.


El E-Pace cuenta con una imagen diferente y fresca, plenamente reconocible como un Jaguar y con un carácter y dinamismo muy difícil de igualar. Su comportamiento en carreteras de toda índole es una auténtica delicia y soporta muy bien una conducción agresiva, siendo también un vehículo civilizado y confortable cuando la situación lo requiere. Por su parte; el diseño y los acabados del interior son de categoría Premium y las tecnologías que incorpora favorecen un buen grado de seguridad y confort de los pasajeros que se encontrarán con un habitáculo amplio y un gran maletero, pero sin alardes.


Como nota curiosa; nuestra unidad de pruebas contaba con una decoración muy especial, ya que el concesionario Fausto en Burgos pensó que le quedaría bien lucir los colores del equipo de competición de la Fórmula E. ¿Es un mensaje subliminal que nos adelanta el próximo lanzamiento de la marca?. Y es que el i-Pace está a la vuelta de la esquina...


De todas maneras; nos hemos quedado con las ganas de valorar con un poco más de certeza al nuevo representante de la marca del felino, así que si tenemos la oportunidad de realizarle en un futuro una prueba más exhaustiva y de mayor duración, os ofreceremos una prueba más detallada; no lo dudéis...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

viernes, 30 de marzo de 2018

Toma de contacto: Jaguar E-Pace P250 AWD SE


Jaguar se ha apuntado a la moda de los SUV y comenzó con el F-Pace, que tuvimos la oportunidad de probar en un evento realizado en la concesión de la marca en nuestra ciudad hace unos meses. Se trata de un todo-camino del segmento D, que imprime a la perfección el carácter felino de la marca y es plenamente reconocible como un Jaguar, con ciertos tintes deportivos y la inigualable clase que desprenden cualquiera de sus modelos.


Pero a pesar de que el F-Pace es un digno rival de otros SUV de carácter Premium como el Mercedes GLC, el Audi Q5 o el BMW X3, sin olvidarnos de los recientemente aparecidos Alfa Romeo Stelvio y el original Lexus NX; donde realmente se reparten los trozos más suculentos del pastel es en un segmento inferior, así que se pusieron manos a la obra y alumbraron al objeto de nuestra toma de contacto de hoy: el Jaguar E-Pace.


Hablamos de un SUV compacto de 4,39 metros de longitud que viene a ponerle la vida más difícil a los "cocos" en el mercado, como el Audi Q3, el Mercedes GLA o el BMW X1 o incluso el novedoso X2, ya que las líneas maestras del nuevo Jaguar E-Pace, nos inspiran dinamismo por los cuatro costados y tiene una presencia con un carácter más deportivo, de lo que se suele estilar en términos generales, dentro de este segmento.

En el frontal, llama poderosamente la atención una voluminosa parrilla delantera con el Jaguar de fondo rojo en el centro (logo de la marca) y también; unos faros grandes, pero muy inclinados con la característica iluminación diurna, nos recuerdan, sin lugar a dudas, a los mismos que monta el deportivo coupé de la marca, F-Type. No es casual que hayan utilizado un recurso similar, si lo que pretenden es proyectar una imagen diferente, como es la de un SUV "deportivo". Y creedme; de verdad que el conjunto inspira deportividad, a pesar de estar en un "envoltorio" alto y voluminoso.


En el lateral, las líneas son bastante similares a las que conocíamos del F-Pace solo que con una longitud menor, lo que le hace parecer un vehículo más alto. También es curiosa la forma de cola truncada con la que rematan los tres cuartos traseros, puesto que no existe apenas, mucho voladizo detrás del eje posterior.


En esa zaga, los característicos pilotos de tecnología LED muy finos y alargados, conforman una firma lumínica única, que lo distinguen a la perfección como un representante de la marca británica. No obstante, una luneta también muy inclinada y una doble salida de escape con unas colas muy gruesas, le aportan el toque distinguido, poderoso y coupeizado, que los diseñadores de la marca han querido plasmar en este modelo, además de darnos alguna pista de que tenemos ante nosotros a una de las versiones más potentes.


Concretamente; el E-Pace 250, monta una mecánica de gasolina 2.0 con turbo, que como su propia nomenclatura indica, genera 250cv y un par máximo de 365Nm, con el que seremos capaces de alcanzar unas prestaciones máximas, dignas de un deportivo al uso, con una velocidad punta de 230 Km/h y una aceleración de 0-100 Km/h en 7 segundos.

Este motor, estaba asociado a una caja de cambios automática con 9 relaciones, que transmitía la fuerza a las cuatro ruedas, ya que nuestro E-Pace, sí que disponía de tracción integral. Generalmente, el par tiene mayor peso sobre el eje delantero en condiciones normales, aunque si se detectan pérdidas de adherencia en cualquiera de las ruedas, es capaz de distribuir la fuerza al 50% entre ambos ejes (incluso más) para poner las cosas en su sitio.

Lo poco que tuvimos la oportunidad de probar en autovía, ya que solo estuvimos con él una hora; se nos muestra como un motor poderoso, que sube de vueltas de una manera muy progresiva pero constante, siendo la sensación de empuje muy contundente y dándonos la impresión real de tener un motor muy lleno y con mucha reserva de caballos debajo del pedal del acelerador. Con ese potencial y ese gran sabor de boca que nos dejó circulando en modo Dynamic (cuenta con un selector con varios modos de conducción); lo único que echamos en falta fue una caja de cambios un poco más rápida de reacciones en esas circunstancias.


No obstante; si lo que queremos es viajar plácidamente; el E-Pace, a pesar de su carácter e imagen dinámicos, es un gran coche que nos asegura un silencio interior y un confort de rodadura sin parangón, con un esquema de suspensiones que adquiere un gran compromiso entre comodidad y deportividad.

En zonas reviradas nos provocó un gran sabor de boca, puesto que el E-Pace se nos descubría de una forma muy deportiva, a pesar de su condición de SUV, y la carrocería soportaba muy bien los cambios de dirección y apenas balanceaba en las curvas más cerradas. Este gran comportamiento de todo el conjunto, debemos agradecérselo también a una dirección muy directa y comunicativa, que transmitía con fidelidad lo que ocurría debajo de los neumáticos y hasta donde llegaba el límite de adherencia, muy alto debido a la tracción total de la que disponíamos.


Y volviendo al interior, destacamos una gran calidad en cuanto a materiales y ajustes, como no podíamos esperar menos de una marca Premium como Jaguar. El diseño del salpicadero es muy moderno y envolvente, algo que nos permite encontrar sin problemas todos los mandos y además; contábamos con un gran elenco de sistemas y tecnologías de última hornada, destinados al confort y seguridad de los ocupantes e incluso de los peatones, ya que cuenta hasta con airbag en el capó delantero en caso de atropello.


Por supuesto; la gran pantalla del equipo de infoocio cobraba todo el protagonismo en el centro. Con 10 pulgadas y táctil, nos ofrecía una buena calidad de imagen y desde esa pantalla, podemos acceder a todos los sistemas disponibles del menú, además del visionado del navegador, la cámara de visión trasera o de los diferentes parámetros del ordenador de a bordo.

De todas formas, nuestra versión contaba con uno de los equipos de serie más extensos de la gama y como elementos destacados, disponíamos de HUD (Head Up Display), aparcamiento asistido, asistente da cambio involuntario de carril, asistente de ángulo muerto, monitorización del estado del conductor, llamada de emergencia, control de frenada en curva, control de tracción con Torque Vectoring o JaguarDrive Control, con cuatro modos de conducción, entre otros muchos elementos.



Si hablamos de espacio; en el habitáculo nos encontramos con unos asientos delanteros muy amplios y cómodos, con ajustes eléctricos y calefactados, además de contar con una gran sujeción lateral. En las plazas traseras, también gozamos de un buen espacio, aunque en esta zona no destaca entre sus competidores directos, pero dos adultos podrán viajar sin problema en cualquiera de sus plazas.

Por último, el E-Pace cuenta con un maletero bastante capaz de 550 litros, con formas bastante regulares y huecos portaobjetos en los laterales, al que se accede por medio de un gran portón de apertura y cierre eléctrico.


En definitiva; esta toma de contacto ha sido breve pero intensa. Hemos comprobado todo el potencial del nuevo representante Premium de la categoría SUV C, y la verdad; es que las "vacas sagradas" procedentes de Alemania tienen un duro rival al que batir.


El E-Pace cuenta con una imagen diferente y fresca, plenamente reconocible como un Jaguar y con un carácter y dinamismo muy difícil de igualar. Su comportamiento en carreteras de toda índole es una auténtica delicia y soporta muy bien una conducción agresiva, siendo también un vehículo civilizado y confortable cuando la situación lo requiere. Por su parte; el diseño y los acabados del interior son de categoría Premium y las tecnologías que incorpora favorecen un buen grado de seguridad y confort de los pasajeros que se encontrarán con un habitáculo amplio y un gran maletero, pero sin alardes.


Como nota curiosa; nuestra unidad de pruebas contaba con una decoración muy especial, ya que el concesionario Fausto en Burgos pensó que le quedaría bien lucir los colores del equipo de competición de la Fórmula E. ¿Es un mensaje subliminal que nos adelanta el próximo lanzamiento de la marca?. Y es que el i-Pace está a la vuelta de la esquina...


De todas maneras; nos hemos quedado con las ganas de valorar con un poco más de certeza al nuevo representante de la marca del felino, así que si tenemos la oportunidad de realizarle en un futuro una prueba más exhaustiva y de mayor duración, os ofreceremos una prueba más detallada; no lo dudéis...



No hay comentarios:

Publicar un comentario