sábado, 7 de abril de 2018

Mercedes Benz Clase G. La vuelta de un icono.



Con tanta fiebre de SUV, ya quedan muy pocos representantes auténticos en el formato Off Road puro, vamos; los todoterreno de toda la vida. 


Cuando anunciaron que iban ha renovar un icono como el Mercedes Clase G, me temía que podrían descafeinarlo de tal manera, que lo convertirían en un gran SUV, algo más capaz por el campo, pero muy orientado a la conducción en carretera. Menos mal que los chicos de la marca alemana saben que tienen un tesoro dentro de su gama y la nueva generación no ha sufrido un cambio tan radical como el que me esperaba y casi se ha limitado al rediseño de algunos paneles de la carrocería y la incorporación de unas nuevas luces de tipo LED en la delantera y la zaga.


Al poco tiempo de su presentación oficial, ya se admiten pedidos de la nueva Clase G en su versión G 500 y poco a poco irán llegando otras versiones. Incorpora un nuevo y potente motor de gasolina V8 de 4,0 litros biturbo que desarrolla 422 CV y 610 Nm de par y la fecha prevista para la introducción en el mercado de la Clase G es mayo de 2018.



Este todoterreno convence ya sea en carretera o campo a través, por su potencia, sus modernos sistemas de asistencia a la conducción, sus sobresalientes propiedades de conducción y su seguridad. Por otro lado, el nuevo tren de rodaje, los programas de conducción DYNAMIC SELECT, el "G-Mode" y los tres bloqueos de diferencial con una acción de bloqueo del 100% aumentan tanto el confort como la agilidad sobre cualquier terreno. También se incluyen numerosos atributos nuevos, como los faros en técnica LED, los sistemas de asistencia a la conducción, y el interior de alta calidad con asientos tapizados en cuero.



La Clase G está considerada como un icono del diseño y su aspecto exterior no ha experimentado modificaciones esenciales desde el año 1979. Algunos elementos emblemáticos de su diseño asumen hoy en día la misma función que en la primera edición, y confieren a la Clase G su figura inconfundible.


En cambio, el habitáculo de la nueva Clase G obedece a una concepción completamente nueva que conjunta elementos característicos de este icono con elementos vanguardistas como el display opcional formado por dos pantallas de 12,3 pulgadas que recorre el cuadro de instrumentos y la consola central, al igual que ocurre con el resto de sus hermanos de gama.


Como hemos dicho; la nueva generación de la Clase G se introducirá en su versión G 500, que trabaja un potente motor de gasolina V8 de 4,0 litros. El nuevo grupo biturbo desarrolla 422 CV y ofrece un par máximo de 610 Nm entre las 2.000 y las 4.750 rpm. Esta versión contará con una amplia dotación de serie que en España se completa con algunos equipos adicionales como el paquete de aparcamiento PARKTRONIC y cámara de marcha atrás, paquete de conectividad de confort, que permite la utilización de los servicios "Mercedes me" tales como localización del vehículo o la apertura y cierre remoto desde el Smartphone o enganche para remolque.



Si hablamos de caja de cambios, para transmitir la fuerza del motor a las ruedas se ha elegido el cambio automático con convertidor de par 9G-TRONIC, y se ha adaptado específicamente a las exigencias del icono de los todoterrenos.


La nueva Clase G es 53 milímetros más larga y 121 milímetros más ancha y en el interior todas las plazas se benefician de este incremento. Además, los asientos de diseño ergonómico están disponibles en diferentes ejecuciones que mejoran el confort: función de memorias, calefacción, ventilación o función de masaje son algunas de las opciones disponibles. Y para los clientes más exigentes es posible incrementar la exclusividad del vehículo con equipos opcionales tales como el interior exclusivo Plus con cuero en el revestimiento interior de las puertas.


Pero es quizás el nuevo interior de lujo y toda su dotación tecnológica lo que más haya cambiado, puesto que la nueva Clase G sigue con su música y ahora puede afrontar con más solvencia que nunca la conducción fuera del asfalto, pero al mismo tiempo la circulación en carretera es mucho más ágil, dinámica y confortable que en el antecesor.


Esto se debe, entre otros, al bastidor de travesaños incorporado de serie, a los tres bloqueos de diferencial con una acción de bloqueo del 100% y a la desmultiplicación para todoterreno LOW RANGE.


El nuevo tren de rodaje ha nacido de la cooperación entre las empresas Mercedes-Benz G y Mercedes-AMG y el resultado es una suspensión independiente con eje delantero de trapecio articulado en combinación con un eje trasero rígido. Este nuevo diseño permite que el engranaje del eje delantero de la Clase G disponga de 270 milímetros de altura libre sobre el suelo como aval de capacidad de avance y placer de conducción fuera del asfalto. De hecho; los valores característicos son muy elocuentes:


  • capacidad ascensional de hasta un 100%, siempre que el piso tenga suficiente adherencia
  • altura libre sobre el suelo entre los ejes 6 milímetros mayor
    (ahora 24,1 cm)
  • profundidad de vadeo máxima de 70 cm en cauces de agua y de barro (es decir, 10 centímetros adicionales)
  • estable en una posición inclinada de hasta 35° (aumento en 7°)
  • ángulo de salida: 30°, ángulo de ataque: 31° (1° más)
  • ángulo de rampa: 26° (1° más)

En terrenos sin pavimentar, una carrera de compresión y extensión de 82/142 milímetros detrás y una altura libre sobre el suelo de 241 milímetros en el engranaje del eje trasero aumentan la seguridad en situaciones extremas.


También el uso de materiales de ligeros en zonas específicas de la carrocería hace que la Clase G pese unos 170 kilogramos menos que el modelo antecesor. La receta es una nueva combinación de acero y aluminio de alta resistencia, de gran resistencia y ultrarresistente, así como procesos mejorados de producción en la planta austriaca de Magna Steyr, lo que a pesar de todo, le confiere una mayor agilidad, y no obstante; también una gran versatilidad fuera del asfalto.


Por cierto; el precio recomendado se situará en unos "módicos" 127.450 Euros para el G500. Pero claro; no todos los días podremos obtener uno de los iconos de la automoción, con tecnología de última generación, unos interiores lujosos y unas prestaciones incomparables fuera del asfalto, a un precio tan irrisorio, ¿no?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

sábado, 7 de abril de 2018

Mercedes Benz Clase G. La vuelta de un icono.



Con tanta fiebre de SUV, ya quedan muy pocos representantes auténticos en el formato Off Road puro, vamos; los todoterreno de toda la vida. 


Cuando anunciaron que iban ha renovar un icono como el Mercedes Clase G, me temía que podrían descafeinarlo de tal manera, que lo convertirían en un gran SUV, algo más capaz por el campo, pero muy orientado a la conducción en carretera. Menos mal que los chicos de la marca alemana saben que tienen un tesoro dentro de su gama y la nueva generación no ha sufrido un cambio tan radical como el que me esperaba y casi se ha limitado al rediseño de algunos paneles de la carrocería y la incorporación de unas nuevas luces de tipo LED en la delantera y la zaga.


Al poco tiempo de su presentación oficial, ya se admiten pedidos de la nueva Clase G en su versión G 500 y poco a poco irán llegando otras versiones. Incorpora un nuevo y potente motor de gasolina V8 de 4,0 litros biturbo que desarrolla 422 CV y 610 Nm de par y la fecha prevista para la introducción en el mercado de la Clase G es mayo de 2018.



Este todoterreno convence ya sea en carretera o campo a través, por su potencia, sus modernos sistemas de asistencia a la conducción, sus sobresalientes propiedades de conducción y su seguridad. Por otro lado, el nuevo tren de rodaje, los programas de conducción DYNAMIC SELECT, el "G-Mode" y los tres bloqueos de diferencial con una acción de bloqueo del 100% aumentan tanto el confort como la agilidad sobre cualquier terreno. También se incluyen numerosos atributos nuevos, como los faros en técnica LED, los sistemas de asistencia a la conducción, y el interior de alta calidad con asientos tapizados en cuero.



La Clase G está considerada como un icono del diseño y su aspecto exterior no ha experimentado modificaciones esenciales desde el año 1979. Algunos elementos emblemáticos de su diseño asumen hoy en día la misma función que en la primera edición, y confieren a la Clase G su figura inconfundible.


En cambio, el habitáculo de la nueva Clase G obedece a una concepción completamente nueva que conjunta elementos característicos de este icono con elementos vanguardistas como el display opcional formado por dos pantallas de 12,3 pulgadas que recorre el cuadro de instrumentos y la consola central, al igual que ocurre con el resto de sus hermanos de gama.


Como hemos dicho; la nueva generación de la Clase G se introducirá en su versión G 500, que trabaja un potente motor de gasolina V8 de 4,0 litros. El nuevo grupo biturbo desarrolla 422 CV y ofrece un par máximo de 610 Nm entre las 2.000 y las 4.750 rpm. Esta versión contará con una amplia dotación de serie que en España se completa con algunos equipos adicionales como el paquete de aparcamiento PARKTRONIC y cámara de marcha atrás, paquete de conectividad de confort, que permite la utilización de los servicios "Mercedes me" tales como localización del vehículo o la apertura y cierre remoto desde el Smartphone o enganche para remolque.



Si hablamos de caja de cambios, para transmitir la fuerza del motor a las ruedas se ha elegido el cambio automático con convertidor de par 9G-TRONIC, y se ha adaptado específicamente a las exigencias del icono de los todoterrenos.


La nueva Clase G es 53 milímetros más larga y 121 milímetros más ancha y en el interior todas las plazas se benefician de este incremento. Además, los asientos de diseño ergonómico están disponibles en diferentes ejecuciones que mejoran el confort: función de memorias, calefacción, ventilación o función de masaje son algunas de las opciones disponibles. Y para los clientes más exigentes es posible incrementar la exclusividad del vehículo con equipos opcionales tales como el interior exclusivo Plus con cuero en el revestimiento interior de las puertas.


Pero es quizás el nuevo interior de lujo y toda su dotación tecnológica lo que más haya cambiado, puesto que la nueva Clase G sigue con su música y ahora puede afrontar con más solvencia que nunca la conducción fuera del asfalto, pero al mismo tiempo la circulación en carretera es mucho más ágil, dinámica y confortable que en el antecesor.


Esto se debe, entre otros, al bastidor de travesaños incorporado de serie, a los tres bloqueos de diferencial con una acción de bloqueo del 100% y a la desmultiplicación para todoterreno LOW RANGE.


El nuevo tren de rodaje ha nacido de la cooperación entre las empresas Mercedes-Benz G y Mercedes-AMG y el resultado es una suspensión independiente con eje delantero de trapecio articulado en combinación con un eje trasero rígido. Este nuevo diseño permite que el engranaje del eje delantero de la Clase G disponga de 270 milímetros de altura libre sobre el suelo como aval de capacidad de avance y placer de conducción fuera del asfalto. De hecho; los valores característicos son muy elocuentes:


  • capacidad ascensional de hasta un 100%, siempre que el piso tenga suficiente adherencia
  • altura libre sobre el suelo entre los ejes 6 milímetros mayor
    (ahora 24,1 cm)
  • profundidad de vadeo máxima de 70 cm en cauces de agua y de barro (es decir, 10 centímetros adicionales)
  • estable en una posición inclinada de hasta 35° (aumento en 7°)
  • ángulo de salida: 30°, ángulo de ataque: 31° (1° más)
  • ángulo de rampa: 26° (1° más)

En terrenos sin pavimentar, una carrera de compresión y extensión de 82/142 milímetros detrás y una altura libre sobre el suelo de 241 milímetros en el engranaje del eje trasero aumentan la seguridad en situaciones extremas.


También el uso de materiales de ligeros en zonas específicas de la carrocería hace que la Clase G pese unos 170 kilogramos menos que el modelo antecesor. La receta es una nueva combinación de acero y aluminio de alta resistencia, de gran resistencia y ultrarresistente, así como procesos mejorados de producción en la planta austriaca de Magna Steyr, lo que a pesar de todo, le confiere una mayor agilidad, y no obstante; también una gran versatilidad fuera del asfalto.


Por cierto; el precio recomendado se situará en unos "módicos" 127.450 Euros para el G500. Pero claro; no todos los días podremos obtener uno de los iconos de la automoción, con tecnología de última generación, unos interiores lujosos y unas prestaciones incomparables fuera del asfalto, a un precio tan irrisorio, ¿no?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario