sábado, 9 de junio de 2018

BMW M5 Competition. Más brutal y efectivo.



Indudablemente; el BMW M5 siempre ha sido uno de los coches de mis sueños por muchos motivos. Uno es su poderosa mecánica, sea de la generación que sea, siendo el summun de los motores ensamblados por la factoría de Münich. Otro es su innegable aspecto amenazante, pero sin perder la versatilidad de la berlina que es y por último; su tecnología y equipamiento, siendo uno de los más punteros de su categoría. 


La nueva generación del M5 ha cumplido con creces todas las expectativas de los amantes del motor y continúa una saga de éxitos cosechada a lo largo de los años. Pero ¿os pensabais que BMW había dicho su última palabra?. Que equivocados estábamos...

Nace una evolución especial del nuevo BMW M5 denominada Competition, que presenta un soporte del motor específico para este modelo, obteniendo un impacto notable en el rendimiento dinámico del conjunto. El soporte del motor tiene algunos aspectos modificados y unos muelles más rígidos y la conexión más firme del propulsor a la estructura del vehículo es claramente perceptible, lo que se traduce, incluso, en una respuesta más directa del motor y en la transferencia inmediata de su potencia a la transmisión. El coche también entra en las curvas de forma notablemente más directa y precisa, gracias a este soporte más rígido.


El propulsor V8 de 4,4 litros con tecnología M TwinPower Turbo produce una potencia máxima de 625 CV y el par máximo es de 750 Nm y se puede disfrutar en un rango de revoluciones extremadamente amplio: de 1.800 a 5.800 rpm (es decir, una banda ampliada en 200 rpm con respecto a la versión estándar).


La entrega de potencia única de este coche hace acto de presencia reduciendo el tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h a solo 3,3 segundos. Además, consigue acelerar de 0 a 200 km/h en 10,8 segundos, tres décimas más rápido que en la versión "normal" del nuevo M5.

La tarea de transmitir la potencia del motor del nuevo BMW M5 Competition vuelve a correr a cargo de la transmisión M Steptronic de ocho velocidades, con tres modos diferentes, que se activan desde el interruptor Drivelogic situado en el mismo selector de marchas, que ofrecen un tipo de conducción eficiente, deportiva o ultra dinámica.

El sistema M xDrive, que hizo su debut en la versión estándar del nuevo BMW M5, también dispone de todas las herramientas necesarias para transferir la potencia extra del BMW M5 Competition a la carretera con equilibrio, seguridad y una excitante celeridad. Este sistema genera suficiente tracción extra para lograr tiempos de aceleración dignos de un superdeportivo.


La interacción entre los sistemas M xDrive y el Diferencial M Activo, es en gran parte responsable de canalizar la notable potencia del motor a las ruedas sin pérdidas de tracción en el proceso. Y es que a pesar de que cuenta con tracción total, no hay que llevarse las manos a la cabeza, porque la orientación hacia el tren trasero del sistema M xDrive es otro factor que contribuye a la tremenda agilidad de esta berlina de alto rendimiento. Además, el modo de tracción trasera (2WD), permite a los conductores experimentados y capacitados deleitarse con la experiencia ofrecida por las generaciones pasadas del BMW M5, es decir, de la conducción en su forma más pura, sin sistemas de control que sujeten el coche.


Por otra parte, como cada modelo de BMW M, el nuevo BMW M5 Competition está equipado con una tecnología de chasis perfectamente ajustada al rendimiento de su motor. Las modificaciones realizadas aseguran una conducción precisa y controlable en cualquier circunstancia, incluso en situaciones de conducción extremadamente dinámicas. Además de bajar la altura del vehículo en siete milímetros, el ajuste del chasis específico de este modelo también incluye acertados ajustes en la suspensión de las ruedas, muelles y amortiguadores.

El aumento de las caídas de las ruedas del eje delantero mejora la capacidad del vehículo de absorber fuerzas laterales en curvas rápidas y la nueva barra estabilizadora también tiene un índice de elasticidad más firme. 


Con los amortiguadores en los ejes delantero y trasero un diez por ciento más rígidos que en la versión estándar del nuevo BMW M5, se genera una conducción más firme, que también tiene un impacto positivo en la respuesta de la dirección. Además, unos amortiguadores auxiliares más cortos reducen la fluctuación de las cargas sobre las ruedas, como también lo hace el ajuste único del amortiguador hidráulico. De esta forma, esta nueva conexión directa del chasis con la transmisión se puede sentir también en el modo Confort. La selección del modo Sport activa la configuración de amortiguadores perfecta para probar en el circuito de Nürburgring Nordschleife, mientras que el modo Sport Plus se presta a una conducción ultra dinámica en circuitos de Gran Premio.


La especificación estándar para el nuevo BMW M5 Competition incluye unas llantas exclusivas de aleación ligera M con diseño de radios en Y en acabado bicolor. Las llantas de 20 pulgadas están calzadas con neumáticos de tamaño mixto, en medidas 275/35 R20 en el eje delantero y 285/35 R20 en el trasero. También incluye un sistema de escape M Sport específico para este modelo con embellecedores del tubo de escape en cromo negro. Esta versión del escape de doble tubo controlado por válvulas genera una banda sonora prominente y destacada. Además, la adición de un filtro de partículas permite una mayor reducción de las emisiones.


Y es que la exclusividad del nuevo BMW M5 Competition se ve reforzada por una selección de detalles de diseño específicos del modelo. El acabado Shadow Line de alto brillo de BMW Individual se complementa con el uso discreto del negro brillante para el borde de la parrilla con forma de riñón, la malla decorativa de las branquias BMW M en los paneles laterales delanteros, el embellecedor del parachoques trasero y las cubiertas de los espejos retrovisores exteriores. El alerón trasero y la insignia de la tapa del maletero "M5", a la que se añade el anagrama "Competition", también vienen en negro brillante.

En el interior, los cinturones de seguridad negros con un discreto patrón con líneas en los colores de BMW M, además de alfombrillas con la trama específica del modelo, así como el logotipo "M5", apuntan al carácter exclusivo del nuevo BMW M5 Competition. Otro identificador distintivo es el gráfico "M Competition" que aparece en el cuadro de instrumentos para dar la bienvenida al conductor mientras se lleva a cabo el arranque.

El lanzamiento al mercado del nuevo BMW M5 Competition marca la creación de una nueva categoría de producto ya que en el futuro, BMW M ofrecerá las variantes más potentes de sus coches de altas prestaciones como modelos independientes.


Todo un compendio de soluciones que no sólo se quedan en lo visual, sino que en esta caso, también obtenemos una gran percepción sensorial. Queda claro que lo de Competition no le viene grande a esta berlina de BMW. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

sábado, 9 de junio de 2018

BMW M5 Competition. Más brutal y efectivo.



Indudablemente; el BMW M5 siempre ha sido uno de los coches de mis sueños por muchos motivos. Uno es su poderosa mecánica, sea de la generación que sea, siendo el summun de los motores ensamblados por la factoría de Münich. Otro es su innegable aspecto amenazante, pero sin perder la versatilidad de la berlina que es y por último; su tecnología y equipamiento, siendo uno de los más punteros de su categoría. 


La nueva generación del M5 ha cumplido con creces todas las expectativas de los amantes del motor y continúa una saga de éxitos cosechada a lo largo de los años. Pero ¿os pensabais que BMW había dicho su última palabra?. Que equivocados estábamos...

Nace una evolución especial del nuevo BMW M5 denominada Competition, que presenta un soporte del motor específico para este modelo, obteniendo un impacto notable en el rendimiento dinámico del conjunto. El soporte del motor tiene algunos aspectos modificados y unos muelles más rígidos y la conexión más firme del propulsor a la estructura del vehículo es claramente perceptible, lo que se traduce, incluso, en una respuesta más directa del motor y en la transferencia inmediata de su potencia a la transmisión. El coche también entra en las curvas de forma notablemente más directa y precisa, gracias a este soporte más rígido.


El propulsor V8 de 4,4 litros con tecnología M TwinPower Turbo produce una potencia máxima de 625 CV y el par máximo es de 750 Nm y se puede disfrutar en un rango de revoluciones extremadamente amplio: de 1.800 a 5.800 rpm (es decir, una banda ampliada en 200 rpm con respecto a la versión estándar).


La entrega de potencia única de este coche hace acto de presencia reduciendo el tiempo de aceleración de 0 a 100 km/h a solo 3,3 segundos. Además, consigue acelerar de 0 a 200 km/h en 10,8 segundos, tres décimas más rápido que en la versión "normal" del nuevo M5.

La tarea de transmitir la potencia del motor del nuevo BMW M5 Competition vuelve a correr a cargo de la transmisión M Steptronic de ocho velocidades, con tres modos diferentes, que se activan desde el interruptor Drivelogic situado en el mismo selector de marchas, que ofrecen un tipo de conducción eficiente, deportiva o ultra dinámica.

El sistema M xDrive, que hizo su debut en la versión estándar del nuevo BMW M5, también dispone de todas las herramientas necesarias para transferir la potencia extra del BMW M5 Competition a la carretera con equilibrio, seguridad y una excitante celeridad. Este sistema genera suficiente tracción extra para lograr tiempos de aceleración dignos de un superdeportivo.


La interacción entre los sistemas M xDrive y el Diferencial M Activo, es en gran parte responsable de canalizar la notable potencia del motor a las ruedas sin pérdidas de tracción en el proceso. Y es que a pesar de que cuenta con tracción total, no hay que llevarse las manos a la cabeza, porque la orientación hacia el tren trasero del sistema M xDrive es otro factor que contribuye a la tremenda agilidad de esta berlina de alto rendimiento. Además, el modo de tracción trasera (2WD), permite a los conductores experimentados y capacitados deleitarse con la experiencia ofrecida por las generaciones pasadas del BMW M5, es decir, de la conducción en su forma más pura, sin sistemas de control que sujeten el coche.


Por otra parte, como cada modelo de BMW M, el nuevo BMW M5 Competition está equipado con una tecnología de chasis perfectamente ajustada al rendimiento de su motor. Las modificaciones realizadas aseguran una conducción precisa y controlable en cualquier circunstancia, incluso en situaciones de conducción extremadamente dinámicas. Además de bajar la altura del vehículo en siete milímetros, el ajuste del chasis específico de este modelo también incluye acertados ajustes en la suspensión de las ruedas, muelles y amortiguadores.

El aumento de las caídas de las ruedas del eje delantero mejora la capacidad del vehículo de absorber fuerzas laterales en curvas rápidas y la nueva barra estabilizadora también tiene un índice de elasticidad más firme. 


Con los amortiguadores en los ejes delantero y trasero un diez por ciento más rígidos que en la versión estándar del nuevo BMW M5, se genera una conducción más firme, que también tiene un impacto positivo en la respuesta de la dirección. Además, unos amortiguadores auxiliares más cortos reducen la fluctuación de las cargas sobre las ruedas, como también lo hace el ajuste único del amortiguador hidráulico. De esta forma, esta nueva conexión directa del chasis con la transmisión se puede sentir también en el modo Confort. La selección del modo Sport activa la configuración de amortiguadores perfecta para probar en el circuito de Nürburgring Nordschleife, mientras que el modo Sport Plus se presta a una conducción ultra dinámica en circuitos de Gran Premio.


La especificación estándar para el nuevo BMW M5 Competition incluye unas llantas exclusivas de aleación ligera M con diseño de radios en Y en acabado bicolor. Las llantas de 20 pulgadas están calzadas con neumáticos de tamaño mixto, en medidas 275/35 R20 en el eje delantero y 285/35 R20 en el trasero. También incluye un sistema de escape M Sport específico para este modelo con embellecedores del tubo de escape en cromo negro. Esta versión del escape de doble tubo controlado por válvulas genera una banda sonora prominente y destacada. Además, la adición de un filtro de partículas permite una mayor reducción de las emisiones.


Y es que la exclusividad del nuevo BMW M5 Competition se ve reforzada por una selección de detalles de diseño específicos del modelo. El acabado Shadow Line de alto brillo de BMW Individual se complementa con el uso discreto del negro brillante para el borde de la parrilla con forma de riñón, la malla decorativa de las branquias BMW M en los paneles laterales delanteros, el embellecedor del parachoques trasero y las cubiertas de los espejos retrovisores exteriores. El alerón trasero y la insignia de la tapa del maletero "M5", a la que se añade el anagrama "Competition", también vienen en negro brillante.

En el interior, los cinturones de seguridad negros con un discreto patrón con líneas en los colores de BMW M, además de alfombrillas con la trama específica del modelo, así como el logotipo "M5", apuntan al carácter exclusivo del nuevo BMW M5 Competition. Otro identificador distintivo es el gráfico "M Competition" que aparece en el cuadro de instrumentos para dar la bienvenida al conductor mientras se lleva a cabo el arranque.

El lanzamiento al mercado del nuevo BMW M5 Competition marca la creación de una nueva categoría de producto ya que en el futuro, BMW M ofrecerá las variantes más potentes de sus coches de altas prestaciones como modelos independientes.


Todo un compendio de soluciones que no sólo se quedan en lo visual, sino que en esta caso, también obtenemos una gran percepción sensorial. Queda claro que lo de Competition no le viene grande a esta berlina de BMW. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario