sábado, 9 de junio de 2018

Lo demás es historia: Berlinas Peugeot.


Con tanta "moda" de SUV y vehículos con aspecto crossover; parece que el segmento de las berlinas, mucho más tradicional a lo largo de los tiempos, ha quedado eclipsado.

Y es que este tipo de carrocerías son las que realmente han sido el origen y desde donde ha partido la evolución del automóvil en sí, solo que ahora parece que nuestras demandas son otras bien distintas. ¿Os acordáis cuando éramos niños y nos mandaban dibujar un coche en la escuela?. No dibujábamos un SUV, un monovolumen o un coche de tres puertas; lo que dibujábamos era una berlina de tres volúmenes. Era lo que siempre hemos relacionado con un coche y lo teníamos bien presente en nuestra psique desde que teníamos uso de razón. Ahora que lo pienso; ¿los niños de ahora qué dibujarán?. Sería curioso ahondar sobre este tema...


Pero a lo que vamos. Peugeot, es una de las empresas europeas más longevas que existen en la actualidad y de los primeros que se atrevieron a fabricar vehículos, después de comenzar con molinillos de café (que aún siguen fabricando) o bicicletas.


Sus berlinas han sido siempre, los vehículos estrella de su gama a lo largo del tiempo, ya que reunían diseño, solidez y tecnología, en un formato apto para toda la familia. Siempre han sido modelos de éxito y ahora; con la presentación de la nueva generación del Peugeot 508, vamos ha hacer un repaso a todas las berlinas del segmento medio de la marca. Un viaje a lo largo de la historia, hasta desembocar en la nueva berlina de la firma del león para comprobar, hasta qué punto la tecnología y los avances han evolucionado a pasos agigantados en este segmento.



Peugeot 404.

Partimos de esta berlina diseñada por Pininfarina, cuya comercialización fue en 1960 y se dilató en Europa hasta 1970.


Su configuración era con motor delantero y tracción trasera y mecánicas que partían de un 1.6 de gasolina con carburación, que generaba 72cv, seguía con el mismo motor, pero con inyección, que alcanzaba los 85cv y sendos diésel; un 1.8 de 55cv y un 1.9 de 68cv. Todas las mecánicas podían estar asociadas a una caja de cambios manual de cuatro velocidades o una automática de tres.


Tuvo una gran aceptación y la marca comercializó innumerables carrocerías sobre la base de 404; una carrocería familiar, un cabrio, un coupé e incluso, una pick up. Tanto el formato familiar como el pick up, tenían una plataforma propia, con mayor distancia entre ejes y una mayor resistencia a la carga.


Peugeot 504.

Con un diseño característico y muy reconocible, obra también del maestro Pininfarina, el Peugeot 504 fue un pionero en muchos aspectos.


Su andadura comenzó en 1968 y se mantuvo en producción en Europa hasta 1983. Debido a su diseño avanzado y la calidad de sus interiores, se le consideraba un vehículo de lujo y alcanzó el título de Coche de Año en Europa en 1969, siendo el primer modelo de la marca al que se le concedía tal galardón.

En cuanto a equipamiento venían muy bien dotados para la época y estaban equipados de serie con cinturones de seguridad de dos puntos en los asientos delanteros, radio análoga con reproductor de cassete, frenos de disco en las cuatro ruedas, reposacabezas en las butacas delanteras, asientos con tapicería de cuero (en las versiones TI), dirección hidráulica, elevalunas eléctricos y aire acondicionado.

Dentro de sus novedosas características que influían plenamente en la conducción; el 504 fue el primer coche que montaba suspensión McPherson en el eje delantero e independiente en el eje posterior, que lo configuraba como uno de los vehículos más confortables, sin menospreciar un comportamiento optimizado.


También contó con varias carrocerías en su haber; sedan, familiar, coupé, descapotable y pick up de dos puertas. 

Por su parte, las mecánicas partían de dos bloques de gasolina 1.8 y 2.0, además de varios diésel, con cilindradas de 1.9, 2.1 y 2.3. Podían estar asociadas a una caja manual de cuatro relaciones (de cinco al final de su producción) o una ZF automática de 3 relaciones, que también se podía acoplar a las mecánicas diésel.


Peugeot 505.

Nació en 1979 y convivió durante algunos años con el 504, aunque realmente era su sustituto natural. Se trataba de una berlina muy confortable y sorprendentemente efectiva en caminos y vías en muy mal estado, algo que lo hizo muy popular también, en los países en vías de desarrollo.


Tuvo dos carrocerías disponibles; berlina y familiar, esta última extremadamente amplia y con tres filas de asientos. De hecho era tan grande, que en algunos países se acondicionó como vehículo fúnebre, ambulancia o simplemente, furgón de carga.


En esta generación de berlinas, ya se notaba el avance en cuanto a ingeniería mecánica, puesto que contaba con motores gasolina y diésel, tanto atmosféricos como sobrealimentados y sus potencias partían desde los 70cv hasta los increíbles 170cv.


El tope de gama fue el 505 V6 con un 2.8 con seis cilindros en V que rendía 170cv y todas las variables mecánicas, se comercializaban con ambas carrocerías. De hecho; la versión familiar era muy apta para familias numerosas y con sus 8 plazas, compitió de manera directa con un nuevo segmento que acababa de nacer, que era el de los monovolúmenes y en este caso, con el Renault Espace.


En 1986, sufrió un restyling y se cambió prácticamente todo el habitáculo, adquirirendo un salpicadero más moderno.


Peugeot 405.

El Peugeot 405 se produjo entre 1987 y 1997 y fue todo un superventas. Tuvo innumerables versiones y acabados, siendo el T16 con 200cv de la segunda fase el más radical, que se fabricó para cumplir con los requisitos de la FIA en el campeonato europeo de turismos.

Se comercializó en versiones sedan y familiar, denominada Break y fue también Coche del Año en Europa en 1988.

La gama partía con un 1.6 de gasolina con 65cv y una caja de cambios de 4 relaciones, aunque pronto se aumentó la potencia. El siguiente en el escalón de esta primera fase, fue la versión SRI, con un 1.9 de 125cv. Pero quizás, el más conocido y popular de todos fue el Mi16, la versión deportiva con 160cv y se caracterizaba por montar de serie un alerón trasero, paragolpes más voluminosos, taloneras laterales, llantas de aleación de 15 pulgadas y asientos y volante deportivo.


Un año más tarde llegarían las versiones diésel con un 1.9 de 68cv y otra versión con turbo, que alcanzaba los 90cv. Como novedad, se podían adquirir con una caja de cambios automática.


Por último, en 1989, aparecieron las versiones con tracción total, las cuales; para proteger el sistema, montaban una suspensión trasera autonivelante fabricada por Citroën.


En el 92 empieza a comercializarse la segunda fase del 405, con mejoras en materia de diseño y nuevos interiores, aunque donde sufrieron una mayor evolución, fue con la incorporación de nuevos motores.


La mayor parte de la gama, en esta ocasión montaban inyección y catalizador, para poder cumplir con las normas anti-contaminación. De esta manera, los motores 1.9 pasaron a tener 2.0 de cilindrada, para compensar la pérdida de potencia. La gama completa partía desde los 71cv del GLD, hasta los 200cv de T16.


Peugeot 406.

Se comercializó también en dos fases, desde 1995 hasta 2005 e inicialmente se fabricó con carrocería berlina y Break. Más tarde, casi al final de su producción en 2005, apareció una variante coupé, diseñada y ensamblada por Pininfarina en Italia. También fue la berlina de Peugeot más cinematográfica, ya que protagonizó la saga Taxi.


En su origen, contaba con dos mecánicas de gasolina; un 1.8 con 110cv y un 2.0 de 136cv, así como con dos mecánicas diésel, una 1.9 de 92cv y un 2.1 de 110cv. Más tarde apareció un 2.0 de gasolina con 150cv, además de la exclusiva versión tope de gama 2.9 V6 con 194cv. En esta fase también apareció por primera vez el concepto HDI, con un 2.0 de 109cv.



La segunda fase apareció en 1999, con cambios sustanciales en la carrocería, sobre todo en su zona frontal y posterior, así como en el interior, con nuevos materiales y nuevos equipamientos.

Los motores diésel ya fueron todos HDI, con potencias comprendidas entre los 90 a los 136cv, para el 2.0 HDI. En sus versiones de gasolina también sufren varios cambios en pos a una mayor eficiencia térmica y mecánica. El 1.8 aumenta su potencia hasta los 118 y 141cv respectivamente y la versión 2.0, disminuye la potencia hasta los 136. El V6 por su parte, alcanza los 207cv.


Peugeot 407.

Apareció en el mercado en el 2004 y convivió durante un año con su antecesor. Contaba con un diseño mucho más deportivo y dinámico y llegaron a escena los nuevos motores de gasolina con 16v.


Contó con tres tipos de carrocería, una sedan, una Break y de nuevo; la versión coupé, que obtuvo un gran éxito de ventas y contaba con tres mecánicas disponibles: un diésel 2.7 V6 con 207cv y dos versiones de gasolina que partían de un 2.2 con 163cv y un 3.0 V6 con 211cv.


En esta ocasión; la versión coupé ya estaba diseñada por Peugeot y no por Pininfarina y al final de su vida comercial, las mecánicas de esta versión se limitaron a dos y las dos diésel; un 2.0 HDI de 163cv y el 3.0 V6 HDI con 210cv.

Las versiones convencionales se beneficiaron también de nuevas mecánicas. En gasolina, la gama partía de un 1.8 con 117cv (123cv desde 2005), un 2.0 con 136 o 143cv, un 2.2 de 163cv y culmina con el 3.0 V6 de 216cv. Todos con 16v.

En diésel, la gama cuenta con un 1.6 HDI de 110cv, un 2.0 HDI de 136cv, un 2.2 HDI de 170 y por último, un 2.7 V6 HDI de 204cv.


Incorpora los últimos avances en materia de seguridad activa y pasiva y en cuanto al confort interior, incorpora en todos los acabados un climatizador automático, radio CD de serie en toda la gama con 6 altavoces con mando en el volante, antinieblas delanteros y traseros, guantera climatizada, elevalunas eléctrico antipinzamiento delanteros, cinturones delanteros pirotécnicos, guantera refrigerada, espejos eléctricos y térmicos, aireadores traseros, bloqueo automático de puertas, regulador/limitador de velocidad, cristales tintados, encendido automático de luces de emergencia, faros regulables en altura, faros de doble óptica y red de maletero.

Salvo en el acabado SR el 407 también incorpora de serie: llantas, faros automáticos, sensor de lluvia, elevalunas traseros, radio cd con lector MP3 (en SR sin lector MP3), pantalla a color el tablero (En SR Monocromo), ordenador de viaje (en SR en la pantalla en el tablero y en los demás en el cuadro de mandos) y ayuda al estacionamiento.



Peugeot 508.

El Peugeot 508 de 2011, supuso un revulsivo en términos de diseño y sobre todo; de nuevas tecnologías.


Se ha producido desde 2011 hasta nuestros días, que será sustituido por la nueva generación, y lo ha hecho con dos variantes de carrocería; berlina y Break.


En cuanto a mecánicas, la gama partía de los 114 a los 204cv y en esta ocasión; también contaba con variables híbridas, una en versión berlina, 508 Hybrid4 y otra en versión Break, 508 RXH, que además, contaba con ciertas capacidades camperas. Según versiones, podían equiparse con caja de cambios manual de 5 o 6 relaciones o bien, con una automática de 6 marchas.


Todas las versiones se distinguían por contar con nuevos equipamientos en materia de conectividad, además de portar todos los avances en materia de seguridad actuales. También, y a pesar de su envergadura, se mostraba un gran vehículo rutero, con cierta agilidad en la conducción y muy confortable y amplio en cuanto al habitáculo.


Y hasta aquí la historia de las berlina de la marca del león. A partir de ahora, la historia la seguirá escribiendo la nueva generación del 508, que por cierto; intentaremos probar para todos vosotros.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

sábado, 9 de junio de 2018

Lo demás es historia: Berlinas Peugeot.


Con tanta "moda" de SUV y vehículos con aspecto crossover; parece que el segmento de las berlinas, mucho más tradicional a lo largo de los tiempos, ha quedado eclipsado.

Y es que este tipo de carrocerías son las que realmente han sido el origen y desde donde ha partido la evolución del automóvil en sí, solo que ahora parece que nuestras demandas son otras bien distintas. ¿Os acordáis cuando éramos niños y nos mandaban dibujar un coche en la escuela?. No dibujábamos un SUV, un monovolumen o un coche de tres puertas; lo que dibujábamos era una berlina de tres volúmenes. Era lo que siempre hemos relacionado con un coche y lo teníamos bien presente en nuestra psique desde que teníamos uso de razón. Ahora que lo pienso; ¿los niños de ahora qué dibujarán?. Sería curioso ahondar sobre este tema...


Pero a lo que vamos. Peugeot, es una de las empresas europeas más longevas que existen en la actualidad y de los primeros que se atrevieron a fabricar vehículos, después de comenzar con molinillos de café (que aún siguen fabricando) o bicicletas.


Sus berlinas han sido siempre, los vehículos estrella de su gama a lo largo del tiempo, ya que reunían diseño, solidez y tecnología, en un formato apto para toda la familia. Siempre han sido modelos de éxito y ahora; con la presentación de la nueva generación del Peugeot 508, vamos ha hacer un repaso a todas las berlinas del segmento medio de la marca. Un viaje a lo largo de la historia, hasta desembocar en la nueva berlina de la firma del león para comprobar, hasta qué punto la tecnología y los avances han evolucionado a pasos agigantados en este segmento.



Peugeot 404.

Partimos de esta berlina diseñada por Pininfarina, cuya comercialización fue en 1960 y se dilató en Europa hasta 1970.


Su configuración era con motor delantero y tracción trasera y mecánicas que partían de un 1.6 de gasolina con carburación, que generaba 72cv, seguía con el mismo motor, pero con inyección, que alcanzaba los 85cv y sendos diésel; un 1.8 de 55cv y un 1.9 de 68cv. Todas las mecánicas podían estar asociadas a una caja de cambios manual de cuatro velocidades o una automática de tres.


Tuvo una gran aceptación y la marca comercializó innumerables carrocerías sobre la base de 404; una carrocería familiar, un cabrio, un coupé e incluso, una pick up. Tanto el formato familiar como el pick up, tenían una plataforma propia, con mayor distancia entre ejes y una mayor resistencia a la carga.


Peugeot 504.

Con un diseño característico y muy reconocible, obra también del maestro Pininfarina, el Peugeot 504 fue un pionero en muchos aspectos.


Su andadura comenzó en 1968 y se mantuvo en producción en Europa hasta 1983. Debido a su diseño avanzado y la calidad de sus interiores, se le consideraba un vehículo de lujo y alcanzó el título de Coche de Año en Europa en 1969, siendo el primer modelo de la marca al que se le concedía tal galardón.

En cuanto a equipamiento venían muy bien dotados para la época y estaban equipados de serie con cinturones de seguridad de dos puntos en los asientos delanteros, radio análoga con reproductor de cassete, frenos de disco en las cuatro ruedas, reposacabezas en las butacas delanteras, asientos con tapicería de cuero (en las versiones TI), dirección hidráulica, elevalunas eléctricos y aire acondicionado.

Dentro de sus novedosas características que influían plenamente en la conducción; el 504 fue el primer coche que montaba suspensión McPherson en el eje delantero e independiente en el eje posterior, que lo configuraba como uno de los vehículos más confortables, sin menospreciar un comportamiento optimizado.


También contó con varias carrocerías en su haber; sedan, familiar, coupé, descapotable y pick up de dos puertas. 

Por su parte, las mecánicas partían de dos bloques de gasolina 1.8 y 2.0, además de varios diésel, con cilindradas de 1.9, 2.1 y 2.3. Podían estar asociadas a una caja manual de cuatro relaciones (de cinco al final de su producción) o una ZF automática de 3 relaciones, que también se podía acoplar a las mecánicas diésel.


Peugeot 505.

Nació en 1979 y convivió durante algunos años con el 504, aunque realmente era su sustituto natural. Se trataba de una berlina muy confortable y sorprendentemente efectiva en caminos y vías en muy mal estado, algo que lo hizo muy popular también, en los países en vías de desarrollo.


Tuvo dos carrocerías disponibles; berlina y familiar, esta última extremadamente amplia y con tres filas de asientos. De hecho era tan grande, que en algunos países se acondicionó como vehículo fúnebre, ambulancia o simplemente, furgón de carga.


En esta generación de berlinas, ya se notaba el avance en cuanto a ingeniería mecánica, puesto que contaba con motores gasolina y diésel, tanto atmosféricos como sobrealimentados y sus potencias partían desde los 70cv hasta los increíbles 170cv.


El tope de gama fue el 505 V6 con un 2.8 con seis cilindros en V que rendía 170cv y todas las variables mecánicas, se comercializaban con ambas carrocerías. De hecho; la versión familiar era muy apta para familias numerosas y con sus 8 plazas, compitió de manera directa con un nuevo segmento que acababa de nacer, que era el de los monovolúmenes y en este caso, con el Renault Espace.


En 1986, sufrió un restyling y se cambió prácticamente todo el habitáculo, adquirirendo un salpicadero más moderno.


Peugeot 405.

El Peugeot 405 se produjo entre 1987 y 1997 y fue todo un superventas. Tuvo innumerables versiones y acabados, siendo el T16 con 200cv de la segunda fase el más radical, que se fabricó para cumplir con los requisitos de la FIA en el campeonato europeo de turismos.

Se comercializó en versiones sedan y familiar, denominada Break y fue también Coche del Año en Europa en 1988.

La gama partía con un 1.6 de gasolina con 65cv y una caja de cambios de 4 relaciones, aunque pronto se aumentó la potencia. El siguiente en el escalón de esta primera fase, fue la versión SRI, con un 1.9 de 125cv. Pero quizás, el más conocido y popular de todos fue el Mi16, la versión deportiva con 160cv y se caracterizaba por montar de serie un alerón trasero, paragolpes más voluminosos, taloneras laterales, llantas de aleación de 15 pulgadas y asientos y volante deportivo.


Un año más tarde llegarían las versiones diésel con un 1.9 de 68cv y otra versión con turbo, que alcanzaba los 90cv. Como novedad, se podían adquirir con una caja de cambios automática.


Por último, en 1989, aparecieron las versiones con tracción total, las cuales; para proteger el sistema, montaban una suspensión trasera autonivelante fabricada por Citroën.


En el 92 empieza a comercializarse la segunda fase del 405, con mejoras en materia de diseño y nuevos interiores, aunque donde sufrieron una mayor evolución, fue con la incorporación de nuevos motores.


La mayor parte de la gama, en esta ocasión montaban inyección y catalizador, para poder cumplir con las normas anti-contaminación. De esta manera, los motores 1.9 pasaron a tener 2.0 de cilindrada, para compensar la pérdida de potencia. La gama completa partía desde los 71cv del GLD, hasta los 200cv de T16.


Peugeot 406.

Se comercializó también en dos fases, desde 1995 hasta 2005 e inicialmente se fabricó con carrocería berlina y Break. Más tarde, casi al final de su producción en 2005, apareció una variante coupé, diseñada y ensamblada por Pininfarina en Italia. También fue la berlina de Peugeot más cinematográfica, ya que protagonizó la saga Taxi.


En su origen, contaba con dos mecánicas de gasolina; un 1.8 con 110cv y un 2.0 de 136cv, así como con dos mecánicas diésel, una 1.9 de 92cv y un 2.1 de 110cv. Más tarde apareció un 2.0 de gasolina con 150cv, además de la exclusiva versión tope de gama 2.9 V6 con 194cv. En esta fase también apareció por primera vez el concepto HDI, con un 2.0 de 109cv.



La segunda fase apareció en 1999, con cambios sustanciales en la carrocería, sobre todo en su zona frontal y posterior, así como en el interior, con nuevos materiales y nuevos equipamientos.

Los motores diésel ya fueron todos HDI, con potencias comprendidas entre los 90 a los 136cv, para el 2.0 HDI. En sus versiones de gasolina también sufren varios cambios en pos a una mayor eficiencia térmica y mecánica. El 1.8 aumenta su potencia hasta los 118 y 141cv respectivamente y la versión 2.0, disminuye la potencia hasta los 136. El V6 por su parte, alcanza los 207cv.


Peugeot 407.

Apareció en el mercado en el 2004 y convivió durante un año con su antecesor. Contaba con un diseño mucho más deportivo y dinámico y llegaron a escena los nuevos motores de gasolina con 16v.


Contó con tres tipos de carrocería, una sedan, una Break y de nuevo; la versión coupé, que obtuvo un gran éxito de ventas y contaba con tres mecánicas disponibles: un diésel 2.7 V6 con 207cv y dos versiones de gasolina que partían de un 2.2 con 163cv y un 3.0 V6 con 211cv.


En esta ocasión; la versión coupé ya estaba diseñada por Peugeot y no por Pininfarina y al final de su vida comercial, las mecánicas de esta versión se limitaron a dos y las dos diésel; un 2.0 HDI de 163cv y el 3.0 V6 HDI con 210cv.

Las versiones convencionales se beneficiaron también de nuevas mecánicas. En gasolina, la gama partía de un 1.8 con 117cv (123cv desde 2005), un 2.0 con 136 o 143cv, un 2.2 de 163cv y culmina con el 3.0 V6 de 216cv. Todos con 16v.

En diésel, la gama cuenta con un 1.6 HDI de 110cv, un 2.0 HDI de 136cv, un 2.2 HDI de 170 y por último, un 2.7 V6 HDI de 204cv.


Incorpora los últimos avances en materia de seguridad activa y pasiva y en cuanto al confort interior, incorpora en todos los acabados un climatizador automático, radio CD de serie en toda la gama con 6 altavoces con mando en el volante, antinieblas delanteros y traseros, guantera climatizada, elevalunas eléctrico antipinzamiento delanteros, cinturones delanteros pirotécnicos, guantera refrigerada, espejos eléctricos y térmicos, aireadores traseros, bloqueo automático de puertas, regulador/limitador de velocidad, cristales tintados, encendido automático de luces de emergencia, faros regulables en altura, faros de doble óptica y red de maletero.

Salvo en el acabado SR el 407 también incorpora de serie: llantas, faros automáticos, sensor de lluvia, elevalunas traseros, radio cd con lector MP3 (en SR sin lector MP3), pantalla a color el tablero (En SR Monocromo), ordenador de viaje (en SR en la pantalla en el tablero y en los demás en el cuadro de mandos) y ayuda al estacionamiento.



Peugeot 508.

El Peugeot 508 de 2011, supuso un revulsivo en términos de diseño y sobre todo; de nuevas tecnologías.


Se ha producido desde 2011 hasta nuestros días, que será sustituido por la nueva generación, y lo ha hecho con dos variantes de carrocería; berlina y Break.


En cuanto a mecánicas, la gama partía de los 114 a los 204cv y en esta ocasión; también contaba con variables híbridas, una en versión berlina, 508 Hybrid4 y otra en versión Break, 508 RXH, que además, contaba con ciertas capacidades camperas. Según versiones, podían equiparse con caja de cambios manual de 5 o 6 relaciones o bien, con una automática de 6 marchas.


Todas las versiones se distinguían por contar con nuevos equipamientos en materia de conectividad, además de portar todos los avances en materia de seguridad actuales. También, y a pesar de su envergadura, se mostraba un gran vehículo rutero, con cierta agilidad en la conducción y muy confortable y amplio en cuanto al habitáculo.


Y hasta aquí la historia de las berlina de la marca del león. A partir de ahora, la historia la seguirá escribiendo la nueva generación del 508, que por cierto; intentaremos probar para todos vosotros.





No hay comentarios:

Publicar un comentario