sábado, 9 de junio de 2018

Lotus 3-Eleven 430. Ligero y brutal.


Lotus es una de las pocas marcas auténticas que realmente se sigue manteniendo fiel a sus principios. La ligereza y la simplicidad es su máxima, pero eso no implica a que puedan deleitarnos con auténticos deportivos con los que obtendremos las sensaciones más puras a la hora de conducir.



Vivo ejemplo es la nueva creación de la marca, una especie de "barchetta" de la que solo fabricarán 20 unidades y que se puede matricular casi de milagro, porque tiene la mayoría de especificaciones orientadas a un uso en circuito.


Sí; así de brutal es el nuevo Lotus 3-Eleven 430. Está tan orientado a circuito, que una de sus características es que prescinde de la luna delantera, por lo que los afortunados propietarios, deberán también comprarse un casco.



De hecho; por tan sólo 135.000 Euros, aproximadamente, tendremos un auténtico coche de competición con un chasis de aluminio y una carrocería de plástico reforzado con fibra de carbono. Por supuesto; no contaremos con calefacción, ni aire acondicionado (para qué si directamente vamos al aire) o equipo de audio. Tampoco tiene guarnecidos para las puertas y ni siquiera cuenta con el fuelle que cubre el mecanismo de la palanca de cambios.



Por contra; los perfectos asientos están tapizados con tejido Alcántara, tienen arneses de cuatro puntos, jaula antivuelco, cortacorrientes y extintor. Apetecible, ¿eh?.



Y es que el Lotus 3-Eleven 430 es muy especial y las especificaciones orientadas a la competición, pero no obstante, homologadas para poder circular por la calle, se completan con la incorporación de un alerón trasero, un difusor y un splitter frontal mucho más grandes, que suponen una carga aerodinámica de 265 Kg a su velocidad máxima, que son 290 Km/h.



Su mecánica es un 3.5 V6 con turbo que genera, como indica su nombre, 430cv y 440 Nm de par máximo, lo que sumado a un peso muy contenido de 920 Kg, permite unas prestaciones de infarto, ya que es capaz de acelerar de 0-100 Km/h en 3,2 segundos.




Para completar este cocktel tan explosivo, tenemos un diferencial autoblocante, amortiguadores Öhlins regulables, barras estabilizadoras Eibach ajustables y frenos AP Racing. Con todas estas premisas, el Lotus 3-Eleven 430 es, hasta el momento, el vehículo de serie más rápido de la factoría de Hethel.



Pocos coches aptos para circular por la calle, pueden reunir las sensaciones especiales que tan solo nos podría proporcionar un coche de competición y el último Lotus lo consigue. Pero vamos, que con tan solo 20 unidades disponibles, será poco probable que se pueda adquirir una joya como esta.

Y el precio..., el precio también es un problema...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

sábado, 9 de junio de 2018

Lotus 3-Eleven 430. Ligero y brutal.


Lotus es una de las pocas marcas auténticas que realmente se sigue manteniendo fiel a sus principios. La ligereza y la simplicidad es su máxima, pero eso no implica a que puedan deleitarnos con auténticos deportivos con los que obtendremos las sensaciones más puras a la hora de conducir.



Vivo ejemplo es la nueva creación de la marca, una especie de "barchetta" de la que solo fabricarán 20 unidades y que se puede matricular casi de milagro, porque tiene la mayoría de especificaciones orientadas a un uso en circuito.


Sí; así de brutal es el nuevo Lotus 3-Eleven 430. Está tan orientado a circuito, que una de sus características es que prescinde de la luna delantera, por lo que los afortunados propietarios, deberán también comprarse un casco.



De hecho; por tan sólo 135.000 Euros, aproximadamente, tendremos un auténtico coche de competición con un chasis de aluminio y una carrocería de plástico reforzado con fibra de carbono. Por supuesto; no contaremos con calefacción, ni aire acondicionado (para qué si directamente vamos al aire) o equipo de audio. Tampoco tiene guarnecidos para las puertas y ni siquiera cuenta con el fuelle que cubre el mecanismo de la palanca de cambios.



Por contra; los perfectos asientos están tapizados con tejido Alcántara, tienen arneses de cuatro puntos, jaula antivuelco, cortacorrientes y extintor. Apetecible, ¿eh?.



Y es que el Lotus 3-Eleven 430 es muy especial y las especificaciones orientadas a la competición, pero no obstante, homologadas para poder circular por la calle, se completan con la incorporación de un alerón trasero, un difusor y un splitter frontal mucho más grandes, que suponen una carga aerodinámica de 265 Kg a su velocidad máxima, que son 290 Km/h.



Su mecánica es un 3.5 V6 con turbo que genera, como indica su nombre, 430cv y 440 Nm de par máximo, lo que sumado a un peso muy contenido de 920 Kg, permite unas prestaciones de infarto, ya que es capaz de acelerar de 0-100 Km/h en 3,2 segundos.




Para completar este cocktel tan explosivo, tenemos un diferencial autoblocante, amortiguadores Öhlins regulables, barras estabilizadoras Eibach ajustables y frenos AP Racing. Con todas estas premisas, el Lotus 3-Eleven 430 es, hasta el momento, el vehículo de serie más rápido de la factoría de Hethel.



Pocos coches aptos para circular por la calle, pueden reunir las sensaciones especiales que tan solo nos podría proporcionar un coche de competición y el último Lotus lo consigue. Pero vamos, que con tan solo 20 unidades disponibles, será poco probable que se pueda adquirir una joya como esta.

Y el precio..., el precio también es un problema...



No hay comentarios:

Publicar un comentario