miércoles, 6 de junio de 2018

Prueba: BMW X2 xDrive 2.0d M Pack


Hace un tiempo, en BMW decidieron cambiar las nomenclaturas de sus vehículos y determinaron que los números pares iban a ser los automóviles con una clara tendencia coupé y deportiva y los números impares, estarían destinados a las carrocerías más convencionales. También determinaron que la X distinguiría a su amplia gama SUV, compuesta por los X1, X3, X4, X5, X6 y ahora; el X2, que es el motivo de nuestra prueba de hoy.


Pues bien; en base a su nomenclatura, el nuevo BMW X2 es un SUV (o SAV como lo denominan en la marca), con una marcada tendencia coupé, un diseño mucho más depurado y muy orientado al mero disfrute de la conducción, pero con un plus mayor en cuanto a versatilidad y espacio.


Su plataforma es la misma que la del X1, aunque su carrocería es más compacta, siendo 8cm más corto y 7cm más bajo, lo que, junto a unas líneas más tensas y deportivas en los pliegues de la carrocería, le confieren una visión mucho más poderosa y dinámica que la del SUV del que deriva.


Y es que su visión es realmente atractiva. En el frontal, los "riñones" típicos de la firma, marcan la personalidad intrínseca de BMW y tienen un diseño un poco más diferenciador a lo que nos tienen acostumbrados. La parrilla es más compacta y acompaña en la forma a los grandes faros delanteros de tecnología LED, aportando una imagen agresiva y guardando ciertas similitudes a un ceño fruncido, si le echamos un poco de imaginación. Esta percepción, ya nos da pistas de que es un vehículo con el que apetece ir al ataque.


Culmina con un paragolpes muy elaborado, con sendas entradas aerodinámicas en los laterales, que canalizan el flujo del aire por los flancos del vehículo y remarcan la parrilla frontal con una moldura en diferente color a la carrocería, que en su zona más baja, también sirve como protección.


En el lateral, evidenciamos que no es un SUV "normal" ya que su altura es bastante baja con 1,52 metros y por supuesto; la altura de la carrocería respecto al suelo, tampoco es excesiva. Vemos claramente sus depuradas y tensas formas coupeizadas, con una caída del techo hacia la zaga bastante pronunciada y unas grandes y preciosas llantas de nuevo diseño de 19 pulgadas que cobran un gran protagonismo. Las protecciones de plástico que recogen todo el contorno y los pasos de rueda nos acercan a esa estética SUV.

Como curiosidad, en sendos pilares C, nos encontramos con el logo de la marca, un recurso que no habían utilizado hasta ahora y que me da a mí que comenzarán a hacerlo con sus futuros modelos. En la imagen posterior también vemos que se han comprimido y configurado las líneas para proyectar una imagen más soberbia.

Los pilotos traseros son de tecnología LED, más estilizados que en el X1 y con mayor carácter. Los pliegues sobre el portón del maletero también denotan una fuerte orientación dinámica, aumentada por el alerón situado en la zona superior y el profuso paragolpes, cuenta con una zona baja diferenciada que sirve como protección y nos descubre una doble salida de escape con colines cromados y un tamaño considerable.


El portón del maletero, en nuestro caso, se abría de manera eléctrica y nos descubre un espacio de 470 litros, una capacidad que no varía, tanto si se monta la tracción a un solo eje como la xDrive. Es un espacio diáfano con una capacidad bastante considerable y que aumenta la versatilidad de uso del X2.



Acomodados en las plazas posteriores, no falta espacio, pero sí que notamos una diferencia notable en altura respecto a lo que conocimos del X1. La caída del techo más pronunciada es la "culpable" de esa situación, aunque los pasajeros de tamaño estándar que no superen el 1,80 de altura, no tendrán ningún problema para acomodarse. El espacio respecto a las rodillas también es bastante coherente respecto al tamaño del vehículo y no tendremos problemas aparentes a la hora de acomodarnos, aunque, obviamente, no destaca tampoco en este apartado respecto a la competencia.



Pasamos al puesto de conducción. En una primera impresión, los perfectos asientos con regulación eléctrica, tapizados en cuero y calefactados, me parecieron algo angostos. Vale que mi corpulencia y ancho de espalda no ayuden y que hacía mucho frío e iba abrigado hasta las cejas; pero me dio la impresión que no eran lo suficientemente amplios. En realidad fue culpa mía, ya que es tal la sujeción lateral que nos ofrecen, con unas orejeras bastante generosas, que resulta que no me había sentado de manera correcta. Una vez lo hice; el asiento recogía mi cuerpo a la perfección y evitaba el desplazamiento lateral en las curvas más complicadas.


La capilla de relojes también me sorprendió, ya que parecía más compacta que en otros modelos de la marca que hemos conducido. Nos ofrece una información analógica muy completa y sus parámetros de información varían, dependiendo del modo de conducción que llevemos activado.

También me agradó mucho el contar con uno de los HUD más completos que nos ofrece BMW y que proyecta todo tipo de información esencial sobre el cristal, justo delante de nuestros ojos. Esa información es muy completa y nos indica desde la velocidad a la que vamos, pasando por el lector de señales de tráfico, el control de velocidad de crucero, asistentes del navegador o asistentes de la conducción, como alertas de peligro y demás. Todo ello sin apartar para nada la vista de la carretera.


El resto del cuadro de mandos era el típico de la marca, con una clara orientación hacia la posición de conducción y todos los mandos disponibles al alcance de la mano, gracias también, a que el bloque está sobreelevado.



Comprenden el sistema de climatización bi-zona y el equipo de audio y encima, en el centro, vemos un botón específico que activa o desactiva ciertos sistemas de protección de una manera simple, por si los asistentes y los avisos en forma de pitidos, nos molestan. No es una situación peligrosa, ya que se trata de sistemas como el asistente de cambio involuntario de carril, que puede ser un poco intrusivo en una conducción deportiva o en una carretera estrecha. En el X2 o en cualquier vehículo que monte este sistema...


Lógicamente, y al igual que ocurre con todos los vehículos modernos (o casi), sobre el salpicadero y en una posición privilegiada, nos encontramos con la excelente pantalla del equipo de infoentretenimiento, de gran tamaño y táctil, bastante expuesta a los reflejos, sobre todo si, como en nuestro caso, contamos con techo solar panorámico, pero no obstante, tiene una gran calidad de imagen y unas grafías muy elaboradas.


El sistema nos ofrece una gran información en muchos campos, desde mucha información gráfica referente al funcionamiento del vehículo a tiempo real y procedente del ordenador de a bordo, pasando por el navegador, las imágenes de la cámara de visión trasera, con una de las mejores vistas que hemos visto en los últimos tiempos o también; otro tipo de informaciones a tiempo real procedentes de la red, como las últimas noticias o un radar climatológico para prever el tiempo que nos encontraremos en nuestra ruta, entre otras cosas.

Para movernos por los múltiples menús disponibles, también podemos hacerlo de una manera sencilla desde el mando iDrive situado entre los dos asientos, muy simplificado e intuitivo de utilizar. Alrededor del selector del cambio, tenemos otros mandos como los correspondientes a los diferentes modos de conducción, que constan de tres modalidades: ECO-Pro, Comfort y Sport. Según nuestras necesidades y el modo que llevemos activado, se varían los parámetros de respuesta del motor, la caja de cambios o la precisión y endurecimiento de la dirección, además de preparar a otros sistemas como el ESP o la tracción, para según que tipo de conducción realicemos. Al lado, tenemos disponible el correspondiente a la desactivación del ESP y el correspondiente a la eliminación del pitido de los sensores de aparcamiento.

También contamos con otro botón, que sin lugar a dudas, utilizaremos en bastantes pocas ocasiones. Ese botón es el del control de descensos, muy apropiado para mantener al vehículo en pendientes muy pronunciadas, porque contiene al conjunto a una velocidad muy baja accionando el equipo de frenos y de esa manera, poder realizar la maniobra de la manera más segura posible. Y digo que no lo utilizaremos mucho, porque como veremos más adelante, el X2 no es que tenga muchas aptitudes camperas y será poco probable que nos encontremos ante una situación en la que tengamos que activar el sistema.

Y es que el X2 es un SUV, sí; pero la verdad es que tiene una clara orientación deportiva y dinámica y donde está más a gusto, es sobre el asfalto.


En su lanzamiento contamos con varias mecánicas aptas para todos los gustos, pero nosotros tuvimos la oportunidad de probar la versión diésel más potente hasta el momento. El X2 2.0d monta una mecánica de 190cv, que genera un par máximo de 400Nm, por lo que se nos muestra como un motor muy enérgico y elástico, con el que no tendremos ningún tipo de falta de potencia a la hora de adelantar o afrontar un repecho en la ruta.



También disponíamos de la tracción total xDrive, que nos procura un plus de seguridad y tiene un funcionamiento espectacular en una conducción deportiva, haciendo que las reacciones del conjunto sean mucho más satisfactorias y generando un aplomo muy adictivo, que nos invita a seguir aumentando el ritmo. La transmisión era automática de 8 relaciones, con posibilidad de accionarla en modo secuencial con las levas que hay detrás del volante.


Con esta configuración, el X2 genera unas prestaciones finales mucho más que aceptables, con una velocidad máxima de 220 Km/h, una aceleración de 0-100 Km/h en unos respetables 7,7 segundos y unos consumos ponderados en ciclo mixto de 4,7 l/100 Km.

Nuestra unidad de prueba, la verdad es que era una de las versiones más atractivas y dotadas y además de contar con un motor muy activo, con unos bajos consumos y tener un comportamiento, en general, muy deportivo, del que os hablaremos más adelante; también contábamos con un equipo de serie excelso y algunos detalles de acabado correspondientes al Pack M.



Entre otros elementos disponíamos de tapicería de cuero, asientos delanteros con regulación eléctrica y dos memorias, además de ser calefactados, climatizador bi-zona, HUD, control de velocidad de crucero con limitador, equipo de infoocio compatible con Apple Cra Play, con pantalla táctil y mando iDrive, modos de conducción ECO-Pro, Comfort y Sport, luces delanteras LED adaptativas e inteligentes, techo solar panorámico y practicable eléctricamente, llantas de 19 pulgadas, control de descensos, navegador, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara trasera, iluminación ambiente, luz de cortesía en los marcos de las puertas, volante multifunción deportivo M, asistente de frenada de emergencia con detección de obstáculos, aviso de cambio involuntario de carril, control de frenada en curva, control de presión de neumáticos, asistente de arranque en pendientes, apertura y arranque sin llave o Stop/Start, además de otra inmensidad de sistemas y equipo que montaba nuestro X2 tanto de serie como de manera opcional.


El X2 es un producto muy atractivo lo miremos desde donde lo miremos y en nuestro caso, hablamos del "top" de la gama en este momento.


Su poderosa imagen nos proyecta un dinamismo poco común en un todo-camino, pero es que ese es uno de los puntos de inflexión de este modelo. Su nomenclatura X nos orienta a la gama de los SUV de la marca, pero quizás, es el menos capacitado de esa gama para realizar una conducción fuera del asfalto. Por lo menos; una conducción que se salga de una zona de confort que no sea un camino en buenas condiciones y poco más.


La carrocería sí que se reconoce como un SUV y nos ofrece un buen espacio y una gran versatilidad, pero la limitación de su altura, un esquema de suspensiones con una configuración bastante firme y de poco recorrido, además de no contar con ningún tipo de programa o ayuda electrónica orientada a una conducción off road, si obviamos el control de descensos o la tracción xDrive; no nos invita a realizar pruebas un poco más completas por situaciones complejas fuera de la carretera.

Pero al igual que comentamos que el X2 no es el más apropiado para una conducción off road, también nos sorprendió muy gratamente su comportamiento sobre asfalto.

En ese ámbito el X2 se siente como un auténtico compacto deportivo. En sensaciones lo podríamos acercar al mismísimo Serie 1, solo que con una posición de conducción más natural y un mayor espacio.


Comprobamos sus virtudes tanto en carretera convencional, como en una carretera secundaria muy técnica y algo rota. En ambos medios nos produjo unas muy buenas sensaciones en orden de marcha.


El habitáculo está muy bien aislado del exterior y el silencio y el confort de rodadura lo sitúan entre los mejores. Las suspensiones filtran muy bien lo que ocurre debajo del asfalto, a pesar de contar con un tarado firme, y no transmiten las imperfecciones de una manera latente.


La dirección también se nos muestra muy directa y comunicativa, por lo que la precisión en el guiado del X2 nos proporcionaba una grata sensación de control, que se suma a la seguridad de la tracción total inteligente xDrive. Gracias a este sistema de tracción, que transmite el par al eje con mayor contacto en caso de pérdidas de adherencia, el X2 se comporta de una manera muy aplomada y sistemática en curva, sin ningún atisbo de sobreviraje o subviraje, siempre neutralizado por el xDrive y haciendo que las curvas parezcan rectas, sin ningún tipo de pérdida de tracción o reacción imprevista.



Es realmente sencillo y seguro, realizar una conducción deportiva con el X2. La respuesta del motor es deliciosa y muy activa, quizás, incluso demasiado agresiva si circulamos en modo Sport, la carrocería no inclina apenas en las curvas más pronunciadas y la dirección es quirúrgica, por lo que la precisión de guiado es muy notable. El sistema de tracción total xDrive nos permite sin problemas ir al ataque con una plena confianza y el equipo de frenos es también muy potente y no siente un agotamiento prematuro.




Por otra parte; también es capaz de ser un chico civilizado y mantener la compostura en los trayectos más largos, puesto que su silencio de rodadura, sus aquilatados consumos y sus buenas maneras en carreteras convencionales, lo hacen muy apropiado para viajar de forma confortable.  



En definitiva; el X2 es básicamente un compacto con un carácter muy dinámico, solo que con una carrocería SUV que aumenta sus posibilidades en materia de habitabilidad y espacio disponible y hace que nos situemos sentados en una posición más erguida y natural. Sus contenidas medidas en cuanto a altura, no lo hacen, precisamente, ser el SUV más apropiado para circular fuera del asfalto, pero; ¿a quién le importa?.



Su imagen extremadamente atractiva, su versatilidad, su mecánica, su tracción total y su deportividad de uso, además de ser un vehículo muy confortable, seguro y tecnológico, son las cartas de presentación con las que cuenta uno de los SUV más divertidos y bonitos que hemos probado en los últimos tiempos. ¿Se sale de la norma?. Totalmente; pero nos encanta...



No hay comentarios:

Publicar un comentario

miércoles, 6 de junio de 2018

Prueba: BMW X2 xDrive 2.0d M Pack


Hace un tiempo, en BMW decidieron cambiar las nomenclaturas de sus vehículos y determinaron que los números pares iban a ser los automóviles con una clara tendencia coupé y deportiva y los números impares, estarían destinados a las carrocerías más convencionales. También determinaron que la X distinguiría a su amplia gama SUV, compuesta por los X1, X3, X4, X5, X6 y ahora; el X2, que es el motivo de nuestra prueba de hoy.


Pues bien; en base a su nomenclatura, el nuevo BMW X2 es un SUV (o SAV como lo denominan en la marca), con una marcada tendencia coupé, un diseño mucho más depurado y muy orientado al mero disfrute de la conducción, pero con un plus mayor en cuanto a versatilidad y espacio.


Su plataforma es la misma que la del X1, aunque su carrocería es más compacta, siendo 8cm más corto y 7cm más bajo, lo que, junto a unas líneas más tensas y deportivas en los pliegues de la carrocería, le confieren una visión mucho más poderosa y dinámica que la del SUV del que deriva.


Y es que su visión es realmente atractiva. En el frontal, los "riñones" típicos de la firma, marcan la personalidad intrínseca de BMW y tienen un diseño un poco más diferenciador a lo que nos tienen acostumbrados. La parrilla es más compacta y acompaña en la forma a los grandes faros delanteros de tecnología LED, aportando una imagen agresiva y guardando ciertas similitudes a un ceño fruncido, si le echamos un poco de imaginación. Esta percepción, ya nos da pistas de que es un vehículo con el que apetece ir al ataque.


Culmina con un paragolpes muy elaborado, con sendas entradas aerodinámicas en los laterales, que canalizan el flujo del aire por los flancos del vehículo y remarcan la parrilla frontal con una moldura en diferente color a la carrocería, que en su zona más baja, también sirve como protección.


En el lateral, evidenciamos que no es un SUV "normal" ya que su altura es bastante baja con 1,52 metros y por supuesto; la altura de la carrocería respecto al suelo, tampoco es excesiva. Vemos claramente sus depuradas y tensas formas coupeizadas, con una caída del techo hacia la zaga bastante pronunciada y unas grandes y preciosas llantas de nuevo diseño de 19 pulgadas que cobran un gran protagonismo. Las protecciones de plástico que recogen todo el contorno y los pasos de rueda nos acercan a esa estética SUV.

Como curiosidad, en sendos pilares C, nos encontramos con el logo de la marca, un recurso que no habían utilizado hasta ahora y que me da a mí que comenzarán a hacerlo con sus futuros modelos. En la imagen posterior también vemos que se han comprimido y configurado las líneas para proyectar una imagen más soberbia.

Los pilotos traseros son de tecnología LED, más estilizados que en el X1 y con mayor carácter. Los pliegues sobre el portón del maletero también denotan una fuerte orientación dinámica, aumentada por el alerón situado en la zona superior y el profuso paragolpes, cuenta con una zona baja diferenciada que sirve como protección y nos descubre una doble salida de escape con colines cromados y un tamaño considerable.


El portón del maletero, en nuestro caso, se abría de manera eléctrica y nos descubre un espacio de 470 litros, una capacidad que no varía, tanto si se monta la tracción a un solo eje como la xDrive. Es un espacio diáfano con una capacidad bastante considerable y que aumenta la versatilidad de uso del X2.



Acomodados en las plazas posteriores, no falta espacio, pero sí que notamos una diferencia notable en altura respecto a lo que conocimos del X1. La caída del techo más pronunciada es la "culpable" de esa situación, aunque los pasajeros de tamaño estándar que no superen el 1,80 de altura, no tendrán ningún problema para acomodarse. El espacio respecto a las rodillas también es bastante coherente respecto al tamaño del vehículo y no tendremos problemas aparentes a la hora de acomodarnos, aunque, obviamente, no destaca tampoco en este apartado respecto a la competencia.



Pasamos al puesto de conducción. En una primera impresión, los perfectos asientos con regulación eléctrica, tapizados en cuero y calefactados, me parecieron algo angostos. Vale que mi corpulencia y ancho de espalda no ayuden y que hacía mucho frío e iba abrigado hasta las cejas; pero me dio la impresión que no eran lo suficientemente amplios. En realidad fue culpa mía, ya que es tal la sujeción lateral que nos ofrecen, con unas orejeras bastante generosas, que resulta que no me había sentado de manera correcta. Una vez lo hice; el asiento recogía mi cuerpo a la perfección y evitaba el desplazamiento lateral en las curvas más complicadas.


La capilla de relojes también me sorprendió, ya que parecía más compacta que en otros modelos de la marca que hemos conducido. Nos ofrece una información analógica muy completa y sus parámetros de información varían, dependiendo del modo de conducción que llevemos activado.

También me agradó mucho el contar con uno de los HUD más completos que nos ofrece BMW y que proyecta todo tipo de información esencial sobre el cristal, justo delante de nuestros ojos. Esa información es muy completa y nos indica desde la velocidad a la que vamos, pasando por el lector de señales de tráfico, el control de velocidad de crucero, asistentes del navegador o asistentes de la conducción, como alertas de peligro y demás. Todo ello sin apartar para nada la vista de la carretera.


El resto del cuadro de mandos era el típico de la marca, con una clara orientación hacia la posición de conducción y todos los mandos disponibles al alcance de la mano, gracias también, a que el bloque está sobreelevado.



Comprenden el sistema de climatización bi-zona y el equipo de audio y encima, en el centro, vemos un botón específico que activa o desactiva ciertos sistemas de protección de una manera simple, por si los asistentes y los avisos en forma de pitidos, nos molestan. No es una situación peligrosa, ya que se trata de sistemas como el asistente de cambio involuntario de carril, que puede ser un poco intrusivo en una conducción deportiva o en una carretera estrecha. En el X2 o en cualquier vehículo que monte este sistema...


Lógicamente, y al igual que ocurre con todos los vehículos modernos (o casi), sobre el salpicadero y en una posición privilegiada, nos encontramos con la excelente pantalla del equipo de infoentretenimiento, de gran tamaño y táctil, bastante expuesta a los reflejos, sobre todo si, como en nuestro caso, contamos con techo solar panorámico, pero no obstante, tiene una gran calidad de imagen y unas grafías muy elaboradas.


El sistema nos ofrece una gran información en muchos campos, desde mucha información gráfica referente al funcionamiento del vehículo a tiempo real y procedente del ordenador de a bordo, pasando por el navegador, las imágenes de la cámara de visión trasera, con una de las mejores vistas que hemos visto en los últimos tiempos o también; otro tipo de informaciones a tiempo real procedentes de la red, como las últimas noticias o un radar climatológico para prever el tiempo que nos encontraremos en nuestra ruta, entre otras cosas.

Para movernos por los múltiples menús disponibles, también podemos hacerlo de una manera sencilla desde el mando iDrive situado entre los dos asientos, muy simplificado e intuitivo de utilizar. Alrededor del selector del cambio, tenemos otros mandos como los correspondientes a los diferentes modos de conducción, que constan de tres modalidades: ECO-Pro, Comfort y Sport. Según nuestras necesidades y el modo que llevemos activado, se varían los parámetros de respuesta del motor, la caja de cambios o la precisión y endurecimiento de la dirección, además de preparar a otros sistemas como el ESP o la tracción, para según que tipo de conducción realicemos. Al lado, tenemos disponible el correspondiente a la desactivación del ESP y el correspondiente a la eliminación del pitido de los sensores de aparcamiento.

También contamos con otro botón, que sin lugar a dudas, utilizaremos en bastantes pocas ocasiones. Ese botón es el del control de descensos, muy apropiado para mantener al vehículo en pendientes muy pronunciadas, porque contiene al conjunto a una velocidad muy baja accionando el equipo de frenos y de esa manera, poder realizar la maniobra de la manera más segura posible. Y digo que no lo utilizaremos mucho, porque como veremos más adelante, el X2 no es que tenga muchas aptitudes camperas y será poco probable que nos encontremos ante una situación en la que tengamos que activar el sistema.

Y es que el X2 es un SUV, sí; pero la verdad es que tiene una clara orientación deportiva y dinámica y donde está más a gusto, es sobre el asfalto.


En su lanzamiento contamos con varias mecánicas aptas para todos los gustos, pero nosotros tuvimos la oportunidad de probar la versión diésel más potente hasta el momento. El X2 2.0d monta una mecánica de 190cv, que genera un par máximo de 400Nm, por lo que se nos muestra como un motor muy enérgico y elástico, con el que no tendremos ningún tipo de falta de potencia a la hora de adelantar o afrontar un repecho en la ruta.



También disponíamos de la tracción total xDrive, que nos procura un plus de seguridad y tiene un funcionamiento espectacular en una conducción deportiva, haciendo que las reacciones del conjunto sean mucho más satisfactorias y generando un aplomo muy adictivo, que nos invita a seguir aumentando el ritmo. La transmisión era automática de 8 relaciones, con posibilidad de accionarla en modo secuencial con las levas que hay detrás del volante.


Con esta configuración, el X2 genera unas prestaciones finales mucho más que aceptables, con una velocidad máxima de 220 Km/h, una aceleración de 0-100 Km/h en unos respetables 7,7 segundos y unos consumos ponderados en ciclo mixto de 4,7 l/100 Km.

Nuestra unidad de prueba, la verdad es que era una de las versiones más atractivas y dotadas y además de contar con un motor muy activo, con unos bajos consumos y tener un comportamiento, en general, muy deportivo, del que os hablaremos más adelante; también contábamos con un equipo de serie excelso y algunos detalles de acabado correspondientes al Pack M.



Entre otros elementos disponíamos de tapicería de cuero, asientos delanteros con regulación eléctrica y dos memorias, además de ser calefactados, climatizador bi-zona, HUD, control de velocidad de crucero con limitador, equipo de infoocio compatible con Apple Cra Play, con pantalla táctil y mando iDrive, modos de conducción ECO-Pro, Comfort y Sport, luces delanteras LED adaptativas e inteligentes, techo solar panorámico y practicable eléctricamente, llantas de 19 pulgadas, control de descensos, navegador, sensores de aparcamiento delanteros y traseros con cámara trasera, iluminación ambiente, luz de cortesía en los marcos de las puertas, volante multifunción deportivo M, asistente de frenada de emergencia con detección de obstáculos, aviso de cambio involuntario de carril, control de frenada en curva, control de presión de neumáticos, asistente de arranque en pendientes, apertura y arranque sin llave o Stop/Start, además de otra inmensidad de sistemas y equipo que montaba nuestro X2 tanto de serie como de manera opcional.


El X2 es un producto muy atractivo lo miremos desde donde lo miremos y en nuestro caso, hablamos del "top" de la gama en este momento.


Su poderosa imagen nos proyecta un dinamismo poco común en un todo-camino, pero es que ese es uno de los puntos de inflexión de este modelo. Su nomenclatura X nos orienta a la gama de los SUV de la marca, pero quizás, es el menos capacitado de esa gama para realizar una conducción fuera del asfalto. Por lo menos; una conducción que se salga de una zona de confort que no sea un camino en buenas condiciones y poco más.


La carrocería sí que se reconoce como un SUV y nos ofrece un buen espacio y una gran versatilidad, pero la limitación de su altura, un esquema de suspensiones con una configuración bastante firme y de poco recorrido, además de no contar con ningún tipo de programa o ayuda electrónica orientada a una conducción off road, si obviamos el control de descensos o la tracción xDrive; no nos invita a realizar pruebas un poco más completas por situaciones complejas fuera de la carretera.

Pero al igual que comentamos que el X2 no es el más apropiado para una conducción off road, también nos sorprendió muy gratamente su comportamiento sobre asfalto.

En ese ámbito el X2 se siente como un auténtico compacto deportivo. En sensaciones lo podríamos acercar al mismísimo Serie 1, solo que con una posición de conducción más natural y un mayor espacio.


Comprobamos sus virtudes tanto en carretera convencional, como en una carretera secundaria muy técnica y algo rota. En ambos medios nos produjo unas muy buenas sensaciones en orden de marcha.


El habitáculo está muy bien aislado del exterior y el silencio y el confort de rodadura lo sitúan entre los mejores. Las suspensiones filtran muy bien lo que ocurre debajo del asfalto, a pesar de contar con un tarado firme, y no transmiten las imperfecciones de una manera latente.


La dirección también se nos muestra muy directa y comunicativa, por lo que la precisión en el guiado del X2 nos proporcionaba una grata sensación de control, que se suma a la seguridad de la tracción total inteligente xDrive. Gracias a este sistema de tracción, que transmite el par al eje con mayor contacto en caso de pérdidas de adherencia, el X2 se comporta de una manera muy aplomada y sistemática en curva, sin ningún atisbo de sobreviraje o subviraje, siempre neutralizado por el xDrive y haciendo que las curvas parezcan rectas, sin ningún tipo de pérdida de tracción o reacción imprevista.



Es realmente sencillo y seguro, realizar una conducción deportiva con el X2. La respuesta del motor es deliciosa y muy activa, quizás, incluso demasiado agresiva si circulamos en modo Sport, la carrocería no inclina apenas en las curvas más pronunciadas y la dirección es quirúrgica, por lo que la precisión de guiado es muy notable. El sistema de tracción total xDrive nos permite sin problemas ir al ataque con una plena confianza y el equipo de frenos es también muy potente y no siente un agotamiento prematuro.




Por otra parte; también es capaz de ser un chico civilizado y mantener la compostura en los trayectos más largos, puesto que su silencio de rodadura, sus aquilatados consumos y sus buenas maneras en carreteras convencionales, lo hacen muy apropiado para viajar de forma confortable.  



En definitiva; el X2 es básicamente un compacto con un carácter muy dinámico, solo que con una carrocería SUV que aumenta sus posibilidades en materia de habitabilidad y espacio disponible y hace que nos situemos sentados en una posición más erguida y natural. Sus contenidas medidas en cuanto a altura, no lo hacen, precisamente, ser el SUV más apropiado para circular fuera del asfalto, pero; ¿a quién le importa?.



Su imagen extremadamente atractiva, su versatilidad, su mecánica, su tracción total y su deportividad de uso, además de ser un vehículo muy confortable, seguro y tecnológico, son las cartas de presentación con las que cuenta uno de los SUV más divertidos y bonitos que hemos probado en los últimos tiempos. ¿Se sale de la norma?. Totalmente; pero nos encanta...



No hay comentarios:

Publicar un comentario