viernes, 22 de junio de 2018

Suzuki Jimny. Esencia de Samurai.


Me acuerdo, cuando era un chiquillo, de que cuando iba a diferentes pueblos con mis padres, todos ellos estaban plagados de Suzuki Samurai (en otros países se denominaba Jimny), una suerte de todo-terreno en formato mini, que era el vehículo ideal para todo tipo de uso en el campo.


Resistente, capaz y lo suficientemente compacto y ligero, como para moverse con soltura sobre cualquier tipo de terreno y no quedarse atascado. Ese modelo, que en España lo fabricaba Santana bajo licencia, desapareció, con él; parte de mis recuerdos de la infancia. Ahora en el seno de la marca, han decidido recuperar parte del ADN de aquel modelo con el futuro Suzuki Jimny.


La nueva generación de este icónico modelo reinterpreta las formas de sus predecesores, con unas modernas líneas que traen al siglo XXI la “esencia Jimny”.


Con un lenguaje de diseño sencillo, el nuevo modelo se reconoce a primera vista, y transmite robustez y capacidad todoterreno. En el frontal destacan la amplia parrilla con grandes entradas verticales y las inconfundibles ópticas redondas integradas. Ese diseño realza el generoso ángulo de entrada y la gran altura al suelo de este modelo.


La zaga también es perfectamente reconocible, con los grupos ópticos bajos y bien protegidos, al estar encastrados en el paragolpes (como antaño); y el inconfundible portón de apertura lateral, con la rueda de repuesto exterior anclada en él.


Por su parte, los grandes pasos de ruedas con protectores sobresalen en una vista lateral dominada por las superficies planas y limpias de la carrocería en la que se destaca la elevada línea de cintura y el detalle de diseño de la parte inferior de las ventanillas laterales de la primera fila.

El diseño del interior mantiene la misma filosofía “retrofuturista”, con elementos que destacan las señas de identidad de este modelo y la introducción de las últimas tecnologías de conectividad, información y entretenimiento. No obstante, el cuadro de mandos tiene las dos grandes esferas enmarcadas con biseles cuadrados, tan características de los anteriores Suzuki SJ.

En la parte superior de la consola central hay una gran pantalla táctil que incorpora el sistema de navegación, la información de abordo, el teléfono, equipo de sonido y la conectividad y debajo se agrupan los mandos de la climatización, con grandes roscas de sencillo manejo; y una fila de botones de diseño retro con otras funciones.


A lo largo de sus tres generaciones, el Suzuki Jimny se ha ganado una merecida fama de robustez y de una increíble capacidad todoterreno. Con un peso reducido, unas excelentes cotas y un eficaz sistema de tracción, los Jimny siempre han sorprendido a propios y extraños por su capacidad de trepar a lugares “imposibles” y de superar los más duros obstáculos.

Este carácter se ha mantenido en la nueva generación, construida sobre un bastidor de largueros y travesaños, algo que ya no se lleva, pero que asegura una alta robustez en los terrenos más agrestes y complicados. Otro de los puntos fuertes del nuevo Jimny es el sistema de tracción 4x4 conectable y con reductora.


Sencillo, simple, capaz, robusto e imparable. Estas son las premisas con la que renace uno de los modelos más carismáticos de la firma japonesa. ¿Volverán a campar a sus anchas por los pueblos y campos de nuestro país?. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario

viernes, 22 de junio de 2018

Suzuki Jimny. Esencia de Samurai.


Me acuerdo, cuando era un chiquillo, de que cuando iba a diferentes pueblos con mis padres, todos ellos estaban plagados de Suzuki Samurai (en otros países se denominaba Jimny), una suerte de todo-terreno en formato mini, que era el vehículo ideal para todo tipo de uso en el campo.


Resistente, capaz y lo suficientemente compacto y ligero, como para moverse con soltura sobre cualquier tipo de terreno y no quedarse atascado. Ese modelo, que en España lo fabricaba Santana bajo licencia, desapareció, con él; parte de mis recuerdos de la infancia. Ahora en el seno de la marca, han decidido recuperar parte del ADN de aquel modelo con el futuro Suzuki Jimny.


La nueva generación de este icónico modelo reinterpreta las formas de sus predecesores, con unas modernas líneas que traen al siglo XXI la “esencia Jimny”.


Con un lenguaje de diseño sencillo, el nuevo modelo se reconoce a primera vista, y transmite robustez y capacidad todoterreno. En el frontal destacan la amplia parrilla con grandes entradas verticales y las inconfundibles ópticas redondas integradas. Ese diseño realza el generoso ángulo de entrada y la gran altura al suelo de este modelo.


La zaga también es perfectamente reconocible, con los grupos ópticos bajos y bien protegidos, al estar encastrados en el paragolpes (como antaño); y el inconfundible portón de apertura lateral, con la rueda de repuesto exterior anclada en él.


Por su parte, los grandes pasos de ruedas con protectores sobresalen en una vista lateral dominada por las superficies planas y limpias de la carrocería en la que se destaca la elevada línea de cintura y el detalle de diseño de la parte inferior de las ventanillas laterales de la primera fila.

El diseño del interior mantiene la misma filosofía “retrofuturista”, con elementos que destacan las señas de identidad de este modelo y la introducción de las últimas tecnologías de conectividad, información y entretenimiento. No obstante, el cuadro de mandos tiene las dos grandes esferas enmarcadas con biseles cuadrados, tan características de los anteriores Suzuki SJ.

En la parte superior de la consola central hay una gran pantalla táctil que incorpora el sistema de navegación, la información de abordo, el teléfono, equipo de sonido y la conectividad y debajo se agrupan los mandos de la climatización, con grandes roscas de sencillo manejo; y una fila de botones de diseño retro con otras funciones.


A lo largo de sus tres generaciones, el Suzuki Jimny se ha ganado una merecida fama de robustez y de una increíble capacidad todoterreno. Con un peso reducido, unas excelentes cotas y un eficaz sistema de tracción, los Jimny siempre han sorprendido a propios y extraños por su capacidad de trepar a lugares “imposibles” y de superar los más duros obstáculos.

Este carácter se ha mantenido en la nueva generación, construida sobre un bastidor de largueros y travesaños, algo que ya no se lleva, pero que asegura una alta robustez en los terrenos más agrestes y complicados. Otro de los puntos fuertes del nuevo Jimny es el sistema de tracción 4x4 conectable y con reductora.


Sencillo, simple, capaz, robusto e imparable. Estas son las premisas con la que renace uno de los modelos más carismáticos de la firma japonesa. ¿Volverán a campar a sus anchas por los pueblos y campos de nuestro país?. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario