jueves, 14 de febrero de 2019

Lo demás es historia: Skoda Octavia



El Skoda Octavia celebra 60 años desde que empezó a producirse y como solemos hacer de vez en cuando en esta web con algunos de los modelos más relevantes de la historia; recordaremos cuales fueron sus primeros pasos y lo trasladaremos hasta nuestros días, en los que el Skoda Octavia es una berlina de bandera, muy capaz y atractiva.


En enero de 1959, los primeros ejemplares de este modelo legendario salieron de la cadena de montaje de la planta de Mladá Boleslav y a mediados de la década de los 90, la primera generación del Octavia de la era moderna continuó el legado del popular modelo compacto.


No es coincidencia que el nombre derive del latín "octavia", que significa "octavo", ya que el nuevo modelo fue el octavo producido por la marca tras la Segunda Guerra Mundial, así como el octavo modelo Skoda con la suspensión independiente de última tecnología adoptada por el fabricante en 1933.


La primera versión de dos puertas del Skoda Octavia salió de la planta principal, situada en Mladá Boleslav, en enero de 1959. Bajo el capó, equipaba un robusto motor de cuatro cilindros con capacidad de 1.1 litros, que generaba 40 CV e impulsaba las ruedas traseras con una transmisión de cuatro velocidades. La velocidad punta era de 110 km/h, y el consumo medio era de 7,7 litros de gasolina cada 100 kilómetros. 


El diseño atractivo y fluido de la carrocería era tan impresionante como su conducción. Las innovaciones técnicas, incluyendo el eje frontal con muelles de compresión y estabilizador de la barra de torsión, dieron al Octavia un alto grado de confort y un manejo fácil para la época y la introducción de faros delanteros asimétricos aumentó su seguridad activa. 


Skoda también presentó una variante más potente en 1959, el Octavia Super, equipado con un motor de 1.2 litros y una entrega máxima de 45 CV. La demanda de la gama Octavia aumentó fuertemente, tanto en casa como fuera.



El 10 de marzo de 1960, durante el Salón del Automóvil de Ginebra, se estrenó el deportivo Skoda Octavia Touring Sport (TS), con una potencia de 50 CV. Con este modelo en plantilla, la marca checa se vino arriba y solicitó el ingreso en la Federación Internacional del Automóvil (FIA) para la homologación del TS y que pudiera participar en carreras y rallyes en la categoría de coches de calle sin modificar, allanando así el camino del modelo de dos puertas y velocidad superior a los 130 km/h en competición. Con victorias de categoría en las ediciones de 1961, 1962 y 1963 del famoso Rally de Montecarlo, el Octavia TS volvió a casa con un 'hat-trick'.


El 11 de septiembre de 1960, Skoda presentó por primera vez el Octavia Combi en Brno, equipado con un portón trasero de dos piezas dividido horizontalmente. A pesar de sus dimensiones exteriores compactas, el vehículo tenía capacidad para acoger cómodamente a 5 pasajeros, así como un descomunal maletero de 690 litros con una longitud de carga de 0,965 metros. Tras inclinar los respaldos de asientos posteriores, la capacidad del maletero aumentaba hasta los 1.050 litros.


La berlina de dos puertas siguió fabricándose hasta 1964 y el último ejemplar (un Octavia Super de color gris) salió de la cadena de montaje de Mladá Boleslav el 11 de abril. El nuevo Skoda 1000/1100 MB, con carrocería autoportante y motor trasero, tomó el relevo como su sucesor directo. Entre 1959 y 1971, se produjeron un total de 360.000 Skoda Octavia, de los que 54.000 correspondieron a versiones familiares.


Este robusto y fiable Octavia también proporcionó la base técnica para el primer automóvil producido en Nueva Zelanda en 1966. El TREKKA fue desarrollado en estrecha colaboración con el fabricante checo y construido sobre un chasis acortado del Octavia Super. El popular vehículo utilitario es hoy considerado como uno de los predecesores de los actuales modelos SUV de Skoda.


En la nueva era de la marca checa y con el estreno del primer Octavia moderno, el nombre del modelo se convirtió en sinónimo de toda la marca. En 1992 (poco después de que Skoda uniera sus fuerzas con las del Grupo Volkswagen) empezó el trabajo de desarrollo de un modelo completamente nuevo basado en la legendaria denominación. 



Sobre una plataforma moderna, el Director de Diseño Dirk van Braeckel y su equipo crearon una carrocería con unos trazos inconfundibles. La berlina Octavia, con un portón trasero de grandes dimensiones, se estrenó el 4 de abril de 1996 y fue inmediatamente aclamado internacionalmente debido a su alto nivel de seguridad activa y pasiva. También disponía de un maletero impresionante de entre 528 y 1.328 litros de capacidad, una versatilidad que mantienen los modelos actuales. 


El Octavia Combi, que era incluso más espacioso y tuvo especial éxito en los mercados europeos, fue añadido a la gama en marzo de 1998 lanzando la primera versión con tracción total en 1999. Fue tal el éxito, que en noviembre de 2017, se habían producido 970.000 berlinas con portón y más de 470.000 coches familiares de la primera generación del Octavia moderno.


Este éxito fue superado por la segunda generación del Skoda Octavia, que se fabricó entre 2004 y 2013, con 1,6 millones de berlinas y 900.000 modelos familiares vendidos. Esta generación equipaba numerosas innovaciones técnicas, incluyendo motores de gasolina con inyección directa y caja de cambios automática de doble embrague DSG. 




Hoy, la tercera generación del Octavia forma la espina dorsal de la gama Skoda, como no podría ser de otra manera. Se produce desde noviembre de 2012, y fue completamente actualizada en febrero de 2017 con un éxito rotundo, ya que más de 2,5 millones de clientes han optado ya por esta generación. De hecho; nosotros lo probamos y nos pareció una de las berlinas más satisfactorias que han pasado por nuestras manos en mucho tiempo.

jueves, 14 de febrero de 2019

Lo demás es historia: Skoda Octavia



El Skoda Octavia celebra 60 años desde que empezó a producirse y como solemos hacer de vez en cuando en esta web con algunos de los modelos más relevantes de la historia; recordaremos cuales fueron sus primeros pasos y lo trasladaremos hasta nuestros días, en los que el Skoda Octavia es una berlina de bandera, muy capaz y atractiva.


En enero de 1959, los primeros ejemplares de este modelo legendario salieron de la cadena de montaje de la planta de Mladá Boleslav y a mediados de la década de los 90, la primera generación del Octavia de la era moderna continuó el legado del popular modelo compacto.


No es coincidencia que el nombre derive del latín "octavia", que significa "octavo", ya que el nuevo modelo fue el octavo producido por la marca tras la Segunda Guerra Mundial, así como el octavo modelo Skoda con la suspensión independiente de última tecnología adoptada por el fabricante en 1933.


La primera versión de dos puertas del Skoda Octavia salió de la planta principal, situada en Mladá Boleslav, en enero de 1959. Bajo el capó, equipaba un robusto motor de cuatro cilindros con capacidad de 1.1 litros, que generaba 40 CV e impulsaba las ruedas traseras con una transmisión de cuatro velocidades. La velocidad punta era de 110 km/h, y el consumo medio era de 7,7 litros de gasolina cada 100 kilómetros. 


El diseño atractivo y fluido de la carrocería era tan impresionante como su conducción. Las innovaciones técnicas, incluyendo el eje frontal con muelles de compresión y estabilizador de la barra de torsión, dieron al Octavia un alto grado de confort y un manejo fácil para la época y la introducción de faros delanteros asimétricos aumentó su seguridad activa. 


Skoda también presentó una variante más potente en 1959, el Octavia Super, equipado con un motor de 1.2 litros y una entrega máxima de 45 CV. La demanda de la gama Octavia aumentó fuertemente, tanto en casa como fuera.



El 10 de marzo de 1960, durante el Salón del Automóvil de Ginebra, se estrenó el deportivo Skoda Octavia Touring Sport (TS), con una potencia de 50 CV. Con este modelo en plantilla, la marca checa se vino arriba y solicitó el ingreso en la Federación Internacional del Automóvil (FIA) para la homologación del TS y que pudiera participar en carreras y rallyes en la categoría de coches de calle sin modificar, allanando así el camino del modelo de dos puertas y velocidad superior a los 130 km/h en competición. Con victorias de categoría en las ediciones de 1961, 1962 y 1963 del famoso Rally de Montecarlo, el Octavia TS volvió a casa con un 'hat-trick'.


El 11 de septiembre de 1960, Skoda presentó por primera vez el Octavia Combi en Brno, equipado con un portón trasero de dos piezas dividido horizontalmente. A pesar de sus dimensiones exteriores compactas, el vehículo tenía capacidad para acoger cómodamente a 5 pasajeros, así como un descomunal maletero de 690 litros con una longitud de carga de 0,965 metros. Tras inclinar los respaldos de asientos posteriores, la capacidad del maletero aumentaba hasta los 1.050 litros.


La berlina de dos puertas siguió fabricándose hasta 1964 y el último ejemplar (un Octavia Super de color gris) salió de la cadena de montaje de Mladá Boleslav el 11 de abril. El nuevo Skoda 1000/1100 MB, con carrocería autoportante y motor trasero, tomó el relevo como su sucesor directo. Entre 1959 y 1971, se produjeron un total de 360.000 Skoda Octavia, de los que 54.000 correspondieron a versiones familiares.


Este robusto y fiable Octavia también proporcionó la base técnica para el primer automóvil producido en Nueva Zelanda en 1966. El TREKKA fue desarrollado en estrecha colaboración con el fabricante checo y construido sobre un chasis acortado del Octavia Super. El popular vehículo utilitario es hoy considerado como uno de los predecesores de los actuales modelos SUV de Skoda.


En la nueva era de la marca checa y con el estreno del primer Octavia moderno, el nombre del modelo se convirtió en sinónimo de toda la marca. En 1992 (poco después de que Skoda uniera sus fuerzas con las del Grupo Volkswagen) empezó el trabajo de desarrollo de un modelo completamente nuevo basado en la legendaria denominación. 



Sobre una plataforma moderna, el Director de Diseño Dirk van Braeckel y su equipo crearon una carrocería con unos trazos inconfundibles. La berlina Octavia, con un portón trasero de grandes dimensiones, se estrenó el 4 de abril de 1996 y fue inmediatamente aclamado internacionalmente debido a su alto nivel de seguridad activa y pasiva. También disponía de un maletero impresionante de entre 528 y 1.328 litros de capacidad, una versatilidad que mantienen los modelos actuales. 


El Octavia Combi, que era incluso más espacioso y tuvo especial éxito en los mercados europeos, fue añadido a la gama en marzo de 1998 lanzando la primera versión con tracción total en 1999. Fue tal el éxito, que en noviembre de 2017, se habían producido 970.000 berlinas con portón y más de 470.000 coches familiares de la primera generación del Octavia moderno.


Este éxito fue superado por la segunda generación del Skoda Octavia, que se fabricó entre 2004 y 2013, con 1,6 millones de berlinas y 900.000 modelos familiares vendidos. Esta generación equipaba numerosas innovaciones técnicas, incluyendo motores de gasolina con inyección directa y caja de cambios automática de doble embrague DSG. 




Hoy, la tercera generación del Octavia forma la espina dorsal de la gama Skoda, como no podría ser de otra manera. Se produce desde noviembre de 2012, y fue completamente actualizada en febrero de 2017 con un éxito rotundo, ya que más de 2,5 millones de clientes han optado ya por esta generación. De hecho; nosotros lo probamos y nos pareció una de las berlinas más satisfactorias que han pasado por nuestras manos en mucho tiempo.

Publicidad relacionada