jueves, 14 de febrero de 2019

Mercedes Benz Clase E 300e. Sin restricciones y con clase.


La locura por los híbridos y eléctricos está empezando a tomar forma. Las marcas más poderosas e importantes ya tienen preparada, casi al 100%, su ofensiva comercial original, aunque irán sacando modelos al mercado según se vayan marcando las pautas. 


Mientras tanto, en este periodo de transición, vamos conociendo algunas opciones en forma de microhibridación, híbridos enchufables y demás, con el fin de obtener las ansiadas etiquetas ECO o 0, para poder moverse en el centro de las ciudades más importantes.


Mercedes Benz ya cuenta con una gama de eléctricos puros que irán apareciendo en los próximos años, pero de momento, evolucionan modelos como el que os vamos ha mostrar en estas líneas. 



El recientemente presentado Mercedes Benz Clase E 300 e, destaca por su dinamismo en comparación con su antecesor, el E 350 e (de 0 a 100 km/h en 5,7 y no en 6,2 segundos) y por el aumento a un máximo de hasta 50 kilómetros de la autonomía en régimen eléctrico y sin emisiones locales, ya que el 350 e de anterior generación, se conformaba con uso 33 Km de autonomía en modo eléctrico. Ambos objetivos se han conseguido mediante la incorporación de componentes perfeccionados de la tercera generación de híbridos enchufables.


El motor eléctrico en el grupo de propulsión híbrido del cambio de 9 marchas 9G-TRONIC despliega ahora en el E 300 e y el E 300, una potencia eléctrica de 90 kW y pone a disposición un par de 440 Nm desde la puesta en marcha del vehículo. Si los motores térmico y eléctrico aúnan sus fuerzas el cambio transmite al eje trasero un descomunal par máximo de 700 Nm.


Al mismo tiempo se ha modificado la composición química de las celdas de la batería de alto voltaje de la Clase E. De ese modo, sin variación del espacio necesario para el montaje, ofrece ahora un contenido energético mucho mayor: 13,5 kWh frente a los 6,4 kWh de la versión anterior. 



Gracias al cargador de a bordo con una potencia de 7,4 kW, la batería puede cargarse de 10 a 100%  en solo 1,5 horas por conexión a un Wallbox si se aprovecha la potencia máxima. Si se utiliza una toma de corriente doméstica convencional es suficiente con un periodo de carga de unas cinco horas.


Una vez en "harina", el conductor puede elegir entre cinco programas de conducción y cuatro modos de servicio y adaptar la gestión de la propulsión a sus preferencias y a las reservas energéticas a bordo. 


Este sistema alcanza su máxima eficiencia en el modo Economy y en el modo Comfort. Para ello recoge y evalúa datos de todos los sistemas de asistencia a la conducción, como sensores de radar, cámara y sistema de navegación y es capaz de asumir un estilo de conducción anticipativo mucho mejor que cualquier conductor medio. Se tienen en cuenta la topografía de la ruta y el estado del tráfico para calcular el momento en que el conductor debería levantar el pie del acelerador (con el fin de aprovechar la inercia del vehículo al frenar para cargar la batería), cuándo y con qué frecuencia debe cambiarse de relación para ahorrar combustible y aumentar la autonomía eléctrica y cómo debe controlarse la temperatura de servicio de todos los grupos para afrontar con eficiencia la próxima pendiente.


Por su parte, el asistente ECO informa al conductor mediante indicaciones en el visualizador y señales hápticas en el acelerador. La variación del punto de resistencia en el pedal acelerador le permite apreciar de forma intuitiva hasta qué punto debe pisar el acelerador para que el motor de combustión interna esté en marcha durante el menor tiempo posible y de esa manera, aumentar las posibilidades energéticas, de ahorro de combustible y, lo más importante; disminuir de manera notable las emisiones, que al fin y al cabo, es de lo que se trata. 


Si se siguen estas recomendaciones y se activan con frecuencia las funciones de planeo, recuperación y conducción en régimen eléctrico, se aumentan significativamente el número de kilómetros que ha recorrido sin consumo de combustible y sin emitir gases de escape.


Indudablemente, cada vez más iremos viendo este tipo de soluciones en todas las marcas. El Mercedes Benz Clase E 300e es una berlina de referencia que gracias a su sistema híbrido, puede circular sin restricciones por las grandes urbes de nuestro país, eso sí; siempre con mucha clase. 

jueves, 14 de febrero de 2019

Mercedes Benz Clase E 300e. Sin restricciones y con clase.


La locura por los híbridos y eléctricos está empezando a tomar forma. Las marcas más poderosas e importantes ya tienen preparada, casi al 100%, su ofensiva comercial original, aunque irán sacando modelos al mercado según se vayan marcando las pautas. 


Mientras tanto, en este periodo de transición, vamos conociendo algunas opciones en forma de microhibridación, híbridos enchufables y demás, con el fin de obtener las ansiadas etiquetas ECO o 0, para poder moverse en el centro de las ciudades más importantes.


Mercedes Benz ya cuenta con una gama de eléctricos puros que irán apareciendo en los próximos años, pero de momento, evolucionan modelos como el que os vamos ha mostrar en estas líneas. 



El recientemente presentado Mercedes Benz Clase E 300 e, destaca por su dinamismo en comparación con su antecesor, el E 350 e (de 0 a 100 km/h en 5,7 y no en 6,2 segundos) y por el aumento a un máximo de hasta 50 kilómetros de la autonomía en régimen eléctrico y sin emisiones locales, ya que el 350 e de anterior generación, se conformaba con uso 33 Km de autonomía en modo eléctrico. Ambos objetivos se han conseguido mediante la incorporación de componentes perfeccionados de la tercera generación de híbridos enchufables.


El motor eléctrico en el grupo de propulsión híbrido del cambio de 9 marchas 9G-TRONIC despliega ahora en el E 300 e y el E 300, una potencia eléctrica de 90 kW y pone a disposición un par de 440 Nm desde la puesta en marcha del vehículo. Si los motores térmico y eléctrico aúnan sus fuerzas el cambio transmite al eje trasero un descomunal par máximo de 700 Nm.


Al mismo tiempo se ha modificado la composición química de las celdas de la batería de alto voltaje de la Clase E. De ese modo, sin variación del espacio necesario para el montaje, ofrece ahora un contenido energético mucho mayor: 13,5 kWh frente a los 6,4 kWh de la versión anterior. 



Gracias al cargador de a bordo con una potencia de 7,4 kW, la batería puede cargarse de 10 a 100%  en solo 1,5 horas por conexión a un Wallbox si se aprovecha la potencia máxima. Si se utiliza una toma de corriente doméstica convencional es suficiente con un periodo de carga de unas cinco horas.


Una vez en "harina", el conductor puede elegir entre cinco programas de conducción y cuatro modos de servicio y adaptar la gestión de la propulsión a sus preferencias y a las reservas energéticas a bordo. 


Este sistema alcanza su máxima eficiencia en el modo Economy y en el modo Comfort. Para ello recoge y evalúa datos de todos los sistemas de asistencia a la conducción, como sensores de radar, cámara y sistema de navegación y es capaz de asumir un estilo de conducción anticipativo mucho mejor que cualquier conductor medio. Se tienen en cuenta la topografía de la ruta y el estado del tráfico para calcular el momento en que el conductor debería levantar el pie del acelerador (con el fin de aprovechar la inercia del vehículo al frenar para cargar la batería), cuándo y con qué frecuencia debe cambiarse de relación para ahorrar combustible y aumentar la autonomía eléctrica y cómo debe controlarse la temperatura de servicio de todos los grupos para afrontar con eficiencia la próxima pendiente.


Por su parte, el asistente ECO informa al conductor mediante indicaciones en el visualizador y señales hápticas en el acelerador. La variación del punto de resistencia en el pedal acelerador le permite apreciar de forma intuitiva hasta qué punto debe pisar el acelerador para que el motor de combustión interna esté en marcha durante el menor tiempo posible y de esa manera, aumentar las posibilidades energéticas, de ahorro de combustible y, lo más importante; disminuir de manera notable las emisiones, que al fin y al cabo, es de lo que se trata. 


Si se siguen estas recomendaciones y se activan con frecuencia las funciones de planeo, recuperación y conducción en régimen eléctrico, se aumentan significativamente el número de kilómetros que ha recorrido sin consumo de combustible y sin emitir gases de escape.


Indudablemente, cada vez más iremos viendo este tipo de soluciones en todas las marcas. El Mercedes Benz Clase E 300e es una berlina de referencia que gracias a su sistema híbrido, puede circular sin restricciones por las grandes urbes de nuestro país, eso sí; siempre con mucha clase.