viernes, 1 de marzo de 2019

Ferrari F8 Tributo.


Ferrari desvela las primeras fotos oficiales del F8 Tributo, la nueva berlinetta con motor central-trasero, cuyo nombre ya en sí representa la máxima expresión de este tipo de vehículo del Cavallino Rampante y, al mismo tiempo, rinde tributo al motor V8 de Ferrari más potente de todos los tiempos. Es el mismo motor galardonado como Best Engine of the Year durante 3 años consecutivos, en 2016, 2017 y 2018, además de premiado como el Mejor Motor de los últimos 20 años. Y es un Ferrari, nada de vehículos generalistas ni nada de eso; un Ferrari

Con sus 720 cv y una potencia específica récord de 185 cv/l, el motor es el más prestacional jamás construido para un Ferrari no definido como serie especial, y se convierte, sin lugar a dudas, en referencia absoluta, no solo entre los motores turbo, sino para todas las mecánicas de la firma italiana.


El motor 3.9 V8 de Ferrari es sinónimo de deportividad y máximo placer de conducción, más aún cuando se ubica en posición central-trasera en un coche biplaza. Este tipo de arquitectura, que ofrece un óptimo equilibrio de pesos para un comportamiento muy deportivo y agradable, garantiza la máxima excelencia en las berlinettas Ferrari de los últimos 40 años. El F8 Tributo se sitúa en esta gama como el vehículo de más altas prestaciones, y al mismo tiempo el de mayor disfrute a los mandos.


No obstante, sus prestaciones, como no podíamos esperar menos, son de auténtico infarto, con una velocidad máxima de 340 Km/h, un 0-100 Km/h en tan sólo 2,9 segundos y alcanza los 200 Km/h desde parado, en unos frugales 7,8 segundos. Simplemente, estratosférico. 

Sustituye al 488 GTB, incrementando el rendimiento y proporcionando tanto una mayor confianza en su conducción al límite como un mayor nivel de calidad de vida a bordo. El motor tiene una potencia de 720 cv (50 cv más que el modelo al que sustituye) y 770 Nm de par máximo e incorpora, además, tanto un incremento de la eficiencia aerodinámica (+10 %), como la nueva evolución de Side Slip Angle Control (Control de ángulo de deslizamiento lateral), ahora en la versión 6.1, que nos permite ir cruzados y quemando rueda durante unos cuantos metros, siempre de forma controlada y convirtiéndonos en auténticos pilotos de carreras sin tener ninguna noción sobre ello.

Y es que sin la más mínima sensación de turbo lag y con un sonido único y cautivador, el nuevo deportivo de Maranello ofrece facilidad de conducción y disposición inmediata de su extraordinario par, gracias a la implementación de avanzadas soluciones de dinámica del vehículo. Otro gran ejemplo es la activación, por primera vez también en la posición RACE del manettino, del “Ferrari Dynamic Enhancer” (FDE+), para permitir a un cada vez mayor número de conductores exprimir al límite su conducción y superarlo con seguridad, aumentando así la eficacia en su comportamiento.


Por su parte, el volante con aro de diámetro reducido acrecienta la sensación de deportividad, asegurando su mayor maniobrabilidad. Además, gracias a las soluciones de aligeramiento se ha reducido el peso en vacío respecto al 488 GTB en 40 kg, mejorando la experiencia al volante sin penalizar su confort interior.


El aprovechamiento máximo de la potencia de su extraordinario motor ha sido posible gracias a la integración en la carrocería de soluciones aerodinámicas avanzadas, derivadas tanto directamente de la experiencia adquirida en competiciones como con el 488 Pista, otro objeto de culto que se revaloriza por días.


De este modelo, el F8 Tributo adopta distintas soluciones orientadas a la gestión térmica del motor, tales como los radiadores delanteros inclinados hacia atrás, y las tomas de aire dinámicas del motor desplazadas de los flancos a la parte lateral del spoiler. 


Pero no todo va ha ser tecnología ni "modernidades", sino que también contiene guiños al pasado más glorioso de la marca, ya que la nueva luneta trasera esculpido en Lexan realza el compartimento motor, reinterpretando en clave moderna el elemento de diseño más distintivo del Ferrari V8 más famoso: el F40.


Las ranuras ayudan a extraer el aire caliente del capó sin afectar a la eficiencia del spoiler soplado, aún más evolucionado para aumentar la carga generada en la parte trasera del vehículo. El spoiler envuelve los pilotos traseros, bajando ópticamente el centro de gravedad del vehículo y permitiendo también el retorno del clásico doble piloto engastado en el cuerpo en el mismo color que la carrocería.

Todos estos detalles recuerdan el diseño de las primeras berlinettas de 8 cilindros como el F40 y con esta solución estética, sin duda, al 308 GTB, el antepasado que inició la dinastía.

El interior del vehículo mantiene la inspiración clásica de estilo "cockpit", característico de las berlinetas de 8 cilindros con motor central-trasero, pero cada uno de los componentes del salpicadero, los paneles de las puertas y el túnel han sido sometidos a una actualización estilística. 


Por ejemplo, la nueva generación de HMI (interfaz de mando Human Machine Interface), con difusores redondos, nuevo volante y mandos, y nueva pantalla táctil de 7 pulgadas para el copiloto, mejora significativamente la satisfacción de conductor y pasajero. Quién pudiera ser cualquiera de los dos...


Ferrari F8 Tributo.


Ferrari desvela las primeras fotos oficiales del F8 Tributo, la nueva berlinetta con motor central-trasero, cuyo nombre ya en sí representa la máxima expresión de este tipo de vehículo del Cavallino Rampante y, al mismo tiempo, rinde tributo al motor V8 de Ferrari más potente de todos los tiempos. Es el mismo motor galardonado como Best Engine of the Year durante 3 años consecutivos, en 2016, 2017 y 2018, además de premiado como el Mejor Motor de los últimos 20 años. Y es un Ferrari, nada de vehículos generalistas ni nada de eso; un Ferrari

Con sus 720 cv y una potencia específica récord de 185 cv/l, el motor es el más prestacional jamás construido para un Ferrari no definido como serie especial, y se convierte, sin lugar a dudas, en referencia absoluta, no solo entre los motores turbo, sino para todas las mecánicas de la firma italiana.


El motor 3.9 V8 de Ferrari es sinónimo de deportividad y máximo placer de conducción, más aún cuando se ubica en posición central-trasera en un coche biplaza. Este tipo de arquitectura, que ofrece un óptimo equilibrio de pesos para un comportamiento muy deportivo y agradable, garantiza la máxima excelencia en las berlinettas Ferrari de los últimos 40 años. El F8 Tributo se sitúa en esta gama como el vehículo de más altas prestaciones, y al mismo tiempo el de mayor disfrute a los mandos.


No obstante, sus prestaciones, como no podíamos esperar menos, son de auténtico infarto, con una velocidad máxima de 340 Km/h, un 0-100 Km/h en tan sólo 2,9 segundos y alcanza los 200 Km/h desde parado, en unos frugales 7,8 segundos. Simplemente, estratosférico. 

Sustituye al 488 GTB, incrementando el rendimiento y proporcionando tanto una mayor confianza en su conducción al límite como un mayor nivel de calidad de vida a bordo. El motor tiene una potencia de 720 cv (50 cv más que el modelo al que sustituye) y 770 Nm de par máximo e incorpora, además, tanto un incremento de la eficiencia aerodinámica (+10 %), como la nueva evolución de Side Slip Angle Control (Control de ángulo de deslizamiento lateral), ahora en la versión 6.1, que nos permite ir cruzados y quemando rueda durante unos cuantos metros, siempre de forma controlada y convirtiéndonos en auténticos pilotos de carreras sin tener ninguna noción sobre ello.

Y es que sin la más mínima sensación de turbo lag y con un sonido único y cautivador, el nuevo deportivo de Maranello ofrece facilidad de conducción y disposición inmediata de su extraordinario par, gracias a la implementación de avanzadas soluciones de dinámica del vehículo. Otro gran ejemplo es la activación, por primera vez también en la posición RACE del manettino, del “Ferrari Dynamic Enhancer” (FDE+), para permitir a un cada vez mayor número de conductores exprimir al límite su conducción y superarlo con seguridad, aumentando así la eficacia en su comportamiento.


Por su parte, el volante con aro de diámetro reducido acrecienta la sensación de deportividad, asegurando su mayor maniobrabilidad. Además, gracias a las soluciones de aligeramiento se ha reducido el peso en vacío respecto al 488 GTB en 40 kg, mejorando la experiencia al volante sin penalizar su confort interior.


El aprovechamiento máximo de la potencia de su extraordinario motor ha sido posible gracias a la integración en la carrocería de soluciones aerodinámicas avanzadas, derivadas tanto directamente de la experiencia adquirida en competiciones como con el 488 Pista, otro objeto de culto que se revaloriza por días.


De este modelo, el F8 Tributo adopta distintas soluciones orientadas a la gestión térmica del motor, tales como los radiadores delanteros inclinados hacia atrás, y las tomas de aire dinámicas del motor desplazadas de los flancos a la parte lateral del spoiler. 


Pero no todo va ha ser tecnología ni "modernidades", sino que también contiene guiños al pasado más glorioso de la marca, ya que la nueva luneta trasera esculpido en Lexan realza el compartimento motor, reinterpretando en clave moderna el elemento de diseño más distintivo del Ferrari V8 más famoso: el F40.


Las ranuras ayudan a extraer el aire caliente del capó sin afectar a la eficiencia del spoiler soplado, aún más evolucionado para aumentar la carga generada en la parte trasera del vehículo. El spoiler envuelve los pilotos traseros, bajando ópticamente el centro de gravedad del vehículo y permitiendo también el retorno del clásico doble piloto engastado en el cuerpo en el mismo color que la carrocería.

Todos estos detalles recuerdan el diseño de las primeras berlinettas de 8 cilindros como el F40 y con esta solución estética, sin duda, al 308 GTB, el antepasado que inició la dinastía.

El interior del vehículo mantiene la inspiración clásica de estilo "cockpit", característico de las berlinetas de 8 cilindros con motor central-trasero, pero cada uno de los componentes del salpicadero, los paneles de las puertas y el túnel han sido sometidos a una actualización estilística. 


Por ejemplo, la nueva generación de HMI (interfaz de mando Human Machine Interface), con difusores redondos, nuevo volante y mandos, y nueva pantalla táctil de 7 pulgadas para el copiloto, mejora significativamente la satisfacción de conductor y pasajero. Quién pudiera ser cualquiera de los dos...