miércoles, 13 de marzo de 2019

Mercedes-Benz GLC. Garantía de éxito.


En su momento tuvimos la fortuna de probar el Mercedes Benz GLC, no sin tener que esperar unos cuantos meses desde su comercialización porque fue tal el éxito, que las pruebas programadas con los potenciales clientes no nos dejaban echarle el guante para hacer una prueba dinámica para todos vosotros.


Con este nuevo restyling es probable que nos pase lo mismo ya que, sin lugar a dudas, le sienta pero que muy bien. ¿Qué nos ofrece el nuevo GLC?. Pues como reza su eslogan es la "Libertad en su expresión más bella".


Al igual que su antecesor, el SUV combina propiedades de conducción sobresalientes en carretera y campo a través con una gran amplitud, funcionalidad y confort. En la nueva generación se suman a este elenco tecnologías vanguardistas perfeccionadas, un diseño contundente y las más modernas funciones de conectividad e infoentretenimiento. 


Con ello, el GLC demuestra una vez más que es posible conjugar con acierto y elegancia la seguridad característica de la marca con inteligencia y capacidad de adaptación. El resultado es un SUV que define un nuevo referente en su segmento, tanto en carretera como fuera del asfalto, aunque como estamos comprobando durante nuestras últimas pruebas dinámicas, todos los SUV se están orientando mucho hacia el asfalto.



El diseño exterior del nuevo GLC atrae las miradas con su formato ancho y deportivo. Las superficies con formas musculosas y detalles vistosos como los elementos cromados, que se extienden desde el frontal hasta la zaga y forman parte del equipamiento de serie, acentúan su marcado carácter todoterreno, al igual que los faros de nuevo diseño y la calandra del radiador con contornos acusados.


Ya en el interior, el habitáculo convence por su ambiente de lujo, unido a nuevos conceptos de manejo. Como es habitual, los acabados son de alto nivel, y el sistema de infoentretenimiento utiliza visualizadores multimedia de nueva generación MBUX - Mercedes-Benz User Experience, que impresiona por sus variadas posibilidades de manejo intuitivo, ya sea por contacto con los dedos, mediante gestos de las manos o haciendo uso de un sistema de mando fónico optimizado. 


También se han ampliado notablemente las funciones de los sistemas de asistencia a la conducción. Por ejemplo, la advertencia al salir del vehículo, la formación de un corredor de rescate durante atascos en autopista y la detención automática al acercarse a una retención. Otra novedad es el asistente de maniobra con remolque, que facilita la conducción marcha atrás con un remolque acoplado. 




EL GLC saldrá al mercado a mediados de 2019 con nuevos motores diésel y de gasolina de la generación más reciente de Mercedes-Benz, caracterizados por su mayor potencia y eficiencia. Más adelante se les sumarán otros propulsores, pero de momento, incorpora la generación más reciente de motores de cuatro cilindros de gasolina y diésel. Los grupos de gasolina desarrollan mayor potencia y precisan menos combustible gracias a la nueva red de a bordo de 48 voltios con alternador arrancador accionado por correa. Gracias a el sistema de hibridación suave asociado a esta red de 48 voltios le confiere el distintivo ambiental “ECO” de la DGT.


El GLC reestilizado incorpora por primera vez el tren de rodaje DYNAMIC BODY CONTROL con amortiguación variable de regulación progresiva para el eje delantero y el eje trasero. En interacción con las propiedades del motor, el cambio y la dirección se adapta de forma individual la amortiguación en cada rueda teniendo en cuenta la situación de marcha, la velocidad y el estado del firme. 



El tren de rodaje incluye asimismo una dirección deportiva de desmultiplicación directa. Para manejar estas funciones se utiliza el interruptor DYNAMIC SELECT. El conductor tiene tres niveles a su disposición. En los modos Sport y Sport + la característica de amortiguación es más rígida, mientras que en el modo Comfort asegura una rodadura especialmente confortable.


El programa Offroad está previsto para circular por pistas sin pavimentar o vías con gravilla, arena o nieve. Por su parte, Offroad + se presta especialmente para terrenos muy accidentados con pendientes pedregosas o pronunciadas. La tracción integral 4MATIC es fruto de un nuevo desarrollo. La nueva configuración del ESP de tres niveles, con una diferenciación sensiblemente mayor que hasta ahora, ofrece aún más dinamismo en los programas de conducción Sport y Sport +. De ese modo, el GLC acredita una vez más su versatilidad, también fuera de las vías compactadas.


La nueva generación del GLC abre un nuevo capítulo en una historia colmada de éxitos. Durante el primer año completo tras el lanzamiento, este modelo registró ya unas cifras de ventas notablemente mejores que las de su antecesor (de ahí que nos costase tanto probar una unidad...). No obstante, Mercedes-Benz cuenta con una amplia presencia en el segmento de los SUV, como acreditan sus siete modelos: GLA, GLC, GLC Coupé, GLE, GLE Coupé, GLS y la Clase G. Sin duda alguna, los SUV ocupan una sólida posición dentro de la gama de productos de la marca y aportan una contribución decisiva a su éxito y hasta la fecha se han vendido más de cinco millones de SUV de Mercedes-Benz en todo el mundo.


Y es que Mercedes-Benz siempre es una garantía de éxito. 


miércoles, 13 de marzo de 2019

Mercedes-Benz GLC. Garantía de éxito.


En su momento tuvimos la fortuna de probar el Mercedes Benz GLC, no sin tener que esperar unos cuantos meses desde su comercialización porque fue tal el éxito, que las pruebas programadas con los potenciales clientes no nos dejaban echarle el guante para hacer una prueba dinámica para todos vosotros.


Con este nuevo restyling es probable que nos pase lo mismo ya que, sin lugar a dudas, le sienta pero que muy bien. ¿Qué nos ofrece el nuevo GLC?. Pues como reza su eslogan es la "Libertad en su expresión más bella".


Al igual que su antecesor, el SUV combina propiedades de conducción sobresalientes en carretera y campo a través con una gran amplitud, funcionalidad y confort. En la nueva generación se suman a este elenco tecnologías vanguardistas perfeccionadas, un diseño contundente y las más modernas funciones de conectividad e infoentretenimiento. 


Con ello, el GLC demuestra una vez más que es posible conjugar con acierto y elegancia la seguridad característica de la marca con inteligencia y capacidad de adaptación. El resultado es un SUV que define un nuevo referente en su segmento, tanto en carretera como fuera del asfalto, aunque como estamos comprobando durante nuestras últimas pruebas dinámicas, todos los SUV se están orientando mucho hacia el asfalto.



El diseño exterior del nuevo GLC atrae las miradas con su formato ancho y deportivo. Las superficies con formas musculosas y detalles vistosos como los elementos cromados, que se extienden desde el frontal hasta la zaga y forman parte del equipamiento de serie, acentúan su marcado carácter todoterreno, al igual que los faros de nuevo diseño y la calandra del radiador con contornos acusados.


Ya en el interior, el habitáculo convence por su ambiente de lujo, unido a nuevos conceptos de manejo. Como es habitual, los acabados son de alto nivel, y el sistema de infoentretenimiento utiliza visualizadores multimedia de nueva generación MBUX - Mercedes-Benz User Experience, que impresiona por sus variadas posibilidades de manejo intuitivo, ya sea por contacto con los dedos, mediante gestos de las manos o haciendo uso de un sistema de mando fónico optimizado. 


También se han ampliado notablemente las funciones de los sistemas de asistencia a la conducción. Por ejemplo, la advertencia al salir del vehículo, la formación de un corredor de rescate durante atascos en autopista y la detención automática al acercarse a una retención. Otra novedad es el asistente de maniobra con remolque, que facilita la conducción marcha atrás con un remolque acoplado. 




EL GLC saldrá al mercado a mediados de 2019 con nuevos motores diésel y de gasolina de la generación más reciente de Mercedes-Benz, caracterizados por su mayor potencia y eficiencia. Más adelante se les sumarán otros propulsores, pero de momento, incorpora la generación más reciente de motores de cuatro cilindros de gasolina y diésel. Los grupos de gasolina desarrollan mayor potencia y precisan menos combustible gracias a la nueva red de a bordo de 48 voltios con alternador arrancador accionado por correa. Gracias a el sistema de hibridación suave asociado a esta red de 48 voltios le confiere el distintivo ambiental “ECO” de la DGT.


El GLC reestilizado incorpora por primera vez el tren de rodaje DYNAMIC BODY CONTROL con amortiguación variable de regulación progresiva para el eje delantero y el eje trasero. En interacción con las propiedades del motor, el cambio y la dirección se adapta de forma individual la amortiguación en cada rueda teniendo en cuenta la situación de marcha, la velocidad y el estado del firme. 



El tren de rodaje incluye asimismo una dirección deportiva de desmultiplicación directa. Para manejar estas funciones se utiliza el interruptor DYNAMIC SELECT. El conductor tiene tres niveles a su disposición. En los modos Sport y Sport + la característica de amortiguación es más rígida, mientras que en el modo Comfort asegura una rodadura especialmente confortable.


El programa Offroad está previsto para circular por pistas sin pavimentar o vías con gravilla, arena o nieve. Por su parte, Offroad + se presta especialmente para terrenos muy accidentados con pendientes pedregosas o pronunciadas. La tracción integral 4MATIC es fruto de un nuevo desarrollo. La nueva configuración del ESP de tres niveles, con una diferenciación sensiblemente mayor que hasta ahora, ofrece aún más dinamismo en los programas de conducción Sport y Sport +. De ese modo, el GLC acredita una vez más su versatilidad, también fuera de las vías compactadas.


La nueva generación del GLC abre un nuevo capítulo en una historia colmada de éxitos. Durante el primer año completo tras el lanzamiento, este modelo registró ya unas cifras de ventas notablemente mejores que las de su antecesor (de ahí que nos costase tanto probar una unidad...). No obstante, Mercedes-Benz cuenta con una amplia presencia en el segmento de los SUV, como acreditan sus siete modelos: GLA, GLC, GLC Coupé, GLE, GLE Coupé, GLS y la Clase G. Sin duda alguna, los SUV ocupan una sólida posición dentro de la gama de productos de la marca y aportan una contribución decisiva a su éxito y hasta la fecha se han vendido más de cinco millones de SUV de Mercedes-Benz en todo el mundo.


Y es que Mercedes-Benz siempre es una garantía de éxito.