jueves, 18 de julio de 2019

Toma de contacto: Skoda Scala 1.6 TDI Ambition



Con motivo de la presentación nacional del Skoda Scala, la marca ha definido una serie de pruebas en varias localidades del país, para que las personas que lo deseen conozcan en primicia y de primera mano las virtudes y capacidades de este nuevo compacto de 4,36 metros de longitud, que viene a sustituir al Spaceback. La verdad es que lo único que tienen en común ambos modelos es la marca y que son compactos, porque cualquier otra coincidencia es mera casualidad.


El marco de esas pruebas itinerantes se denomina "Ruta con Scala" y gracias al concesionario Skoda en Burgos Motorcid, pudimos comprobar, durante una pequeña toma de contacto, cómo es y qué nos ofrece este nuevo modelo en el que la marca checa tiene puestas muchas esperanzas.


Acudimos a la cita puntualmente (raro en nosotros) y casi a la par llegaban ambos modelos de Scala con otros curiosos que estaban terminando la toma de contacto. Uno era la versión de gasolina 1.5 TSI con 115cv y otro el 1.6 TDI también de 115cv, que fue el que elegimos para obtener nuestras primeras impresiones, ya que cuando comience la comercialización oficial de este modelo, pediremos una prueba para poder ofreceros una valoración más completa y con suerte; dispondremos en esa ocasión de la mecánica TSI. Son las mecánicas de acceso y de origen, ya que se contempla otra tercera motorización de gasolina y 150cv.


Nos tomaron los datos y comenzamos la Ruta con Scala. Elegí una carretera de doble sentido, un tanto más benévola de lo que solemos acostumbrar, pero lo suficientemente reveladora para ver cómo se comportaba este compacto tan atractivo que se han "currado" los responsables de la marca.


Se trata de un compacto bastante curioso, ya que a pesar de lo que podríamos pensar, no comparte chasis con sus homólogos del Grupo VAG, sino que utiliza la plataforma (acondicionada y alargada, eso sí) de los Volkswagen Polo, Seat Ibiza y por supuesto, Skoda Fabia.


La primera percepción llamativa al primer golpe de vista, es su distancia entre ejes, lo que le asegura por una parte, una habitabilidad interior asombrosa y un enorme maletero de 467 litros y por otra parte, un aplomo y una estabilidad encomiable. La segunda percepción que nos llamó la atención es que es bastante bajito (de eso nos dimos cuenta al incorporarnos al vehículo), por lo que su centro de gravedad, también influye a la hora de realizar una conducción segura y dinámica, sin que al Scala parezca importarle en exceso.


Arrancamos el 1.6 TDI y nos damos cuenta de que a pesar de la rumorosidad típica de los diésel, el coche está muy bien aislado. Como habíamos adelantado, disponemos de 115cv con un par máximo de 250 Nm debajo del pedal del acelerador, así que de esta manera, nuestro Scala de prueba podía acelerar de 0-100 Km/h en unos discretos 10,1 segundos y alcanzar una punta de 200 Km/h.


En nuestro caso iba asociado a una cambio automático DSG de 7 relaciones con unas inserciones precisas y muy bien escalonadas y hablando de un diésel, obviamente los consumos homologados son bastante equitativos y se conforma con 4,2 l/100 Km en ciclo mixto, lo que no difiere mucho de los consumos reales, ya que obtuvimos una media de unos 5 l/100 Km y si tenemos en cuenta la altitud y el tipo de conducción que le dimos, nos parece un consumo bastante aceptable.


Se nos mostraba como un concepto muy cómodo en todo momento y el esquema de suspensiones absorbía estoicamente las imperfecciones del asfalto. Pero eso no implica a que el coche no se comporte de manera deportiva si así se lo requerimos, puesto que a pesar de que las suspensiones sean de tarado blando, una vez en pleno apoyo el coche mantiene la trayectoria sin problema y como os habíamos adelantado, su bajo centro de gravedad y su distancia entre ejes, también tienen mucho que ver.


Por su parte, el acabado Ambition es el acabado intermedio y contaba con un equipamiento de serie bastante notable en el que se incluían "gadgets" como el sistema de mantenimiento de carril, aviso de vehículo en ángulo muerto, Drive Mode con cuatro modos de conducción, control de velocidad de crucero adaptativo, faros LED, navegador...


Ni que decir tiene, que su diseño exterior está muy logrado y es muy acertado, ya que dispone de unos trazos dinámicos y limpios, que evocan prestancia y cierta deportividad, sin perder un ápice la impronta de imagen de cualquier producto de Skoda y por supuesto; cuenta con todas las soluciones a las que nunca o casi nunca les prestamos especial atención, pero que vienen muy bien en nuestro día a día y que la marca denomina Simply Clever.


Cuando hagamos la prueba dinámica de mayor duración, os ofreceremos una información ampliada sobre este modelo que a priori, nos ha gustado y mucho.


Por último, debemos agradecer la disposición de Motorcid y las facilidades y simpatía de los responsables de las pruebas, ya que para mi sorpresa eran auténticos profesionales de "pata negra". Lo de profesionales es obvio, pero no todos los días compartimos y debatimos un rato con pilotos curtidos en una y mil batallas, con varios campeonatos en su haber y una basta experiencia en el mundo del automóvil. Un auténtico placer y honor haber conocido a la saga Villaamil y haber compartido esta, breve pero intensa, prueba dinámica en primicia del Skoda Scala.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

jueves, 18 de julio de 2019

Toma de contacto: Skoda Scala 1.6 TDI Ambition



Con motivo de la presentación nacional del Skoda Scala, la marca ha definido una serie de pruebas en varias localidades del país, para que las personas que lo deseen conozcan en primicia y de primera mano las virtudes y capacidades de este nuevo compacto de 4,36 metros de longitud, que viene a sustituir al Spaceback. La verdad es que lo único que tienen en común ambos modelos es la marca y que son compactos, porque cualquier otra coincidencia es mera casualidad.


El marco de esas pruebas itinerantes se denomina "Ruta con Scala" y gracias al concesionario Skoda en Burgos Motorcid, pudimos comprobar, durante una pequeña toma de contacto, cómo es y qué nos ofrece este nuevo modelo en el que la marca checa tiene puestas muchas esperanzas.


Acudimos a la cita puntualmente (raro en nosotros) y casi a la par llegaban ambos modelos de Scala con otros curiosos que estaban terminando la toma de contacto. Uno era la versión de gasolina 1.5 TSI con 115cv y otro el 1.6 TDI también de 115cv, que fue el que elegimos para obtener nuestras primeras impresiones, ya que cuando comience la comercialización oficial de este modelo, pediremos una prueba para poder ofreceros una valoración más completa y con suerte; dispondremos en esa ocasión de la mecánica TSI. Son las mecánicas de acceso y de origen, ya que se contempla otra tercera motorización de gasolina y 150cv.


Nos tomaron los datos y comenzamos la Ruta con Scala. Elegí una carretera de doble sentido, un tanto más benévola de lo que solemos acostumbrar, pero lo suficientemente reveladora para ver cómo se comportaba este compacto tan atractivo que se han "currado" los responsables de la marca.


Se trata de un compacto bastante curioso, ya que a pesar de lo que podríamos pensar, no comparte chasis con sus homólogos del Grupo VAG, sino que utiliza la plataforma (acondicionada y alargada, eso sí) de los Volkswagen Polo, Seat Ibiza y por supuesto, Skoda Fabia.


La primera percepción llamativa al primer golpe de vista, es su distancia entre ejes, lo que le asegura por una parte, una habitabilidad interior asombrosa y un enorme maletero de 467 litros y por otra parte, un aplomo y una estabilidad encomiable. La segunda percepción que nos llamó la atención es que es bastante bajito (de eso nos dimos cuenta al incorporarnos al vehículo), por lo que su centro de gravedad, también influye a la hora de realizar una conducción segura y dinámica, sin que al Scala parezca importarle en exceso.


Arrancamos el 1.6 TDI y nos damos cuenta de que a pesar de la rumorosidad típica de los diésel, el coche está muy bien aislado. Como habíamos adelantado, disponemos de 115cv con un par máximo de 250 Nm debajo del pedal del acelerador, así que de esta manera, nuestro Scala de prueba podía acelerar de 0-100 Km/h en unos discretos 10,1 segundos y alcanzar una punta de 200 Km/h.


En nuestro caso iba asociado a una cambio automático DSG de 7 relaciones con unas inserciones precisas y muy bien escalonadas y hablando de un diésel, obviamente los consumos homologados son bastante equitativos y se conforma con 4,2 l/100 Km en ciclo mixto, lo que no difiere mucho de los consumos reales, ya que obtuvimos una media de unos 5 l/100 Km y si tenemos en cuenta la altitud y el tipo de conducción que le dimos, nos parece un consumo bastante aceptable.


Se nos mostraba como un concepto muy cómodo en todo momento y el esquema de suspensiones absorbía estoicamente las imperfecciones del asfalto. Pero eso no implica a que el coche no se comporte de manera deportiva si así se lo requerimos, puesto que a pesar de que las suspensiones sean de tarado blando, una vez en pleno apoyo el coche mantiene la trayectoria sin problema y como os habíamos adelantado, su bajo centro de gravedad y su distancia entre ejes, también tienen mucho que ver.


Por su parte, el acabado Ambition es el acabado intermedio y contaba con un equipamiento de serie bastante notable en el que se incluían "gadgets" como el sistema de mantenimiento de carril, aviso de vehículo en ángulo muerto, Drive Mode con cuatro modos de conducción, control de velocidad de crucero adaptativo, faros LED, navegador...


Ni que decir tiene, que su diseño exterior está muy logrado y es muy acertado, ya que dispone de unos trazos dinámicos y limpios, que evocan prestancia y cierta deportividad, sin perder un ápice la impronta de imagen de cualquier producto de Skoda y por supuesto; cuenta con todas las soluciones a las que nunca o casi nunca les prestamos especial atención, pero que vienen muy bien en nuestro día a día y que la marca denomina Simply Clever.


Cuando hagamos la prueba dinámica de mayor duración, os ofreceremos una información ampliada sobre este modelo que a priori, nos ha gustado y mucho.


Por último, debemos agradecer la disposición de Motorcid y las facilidades y simpatía de los responsables de las pruebas, ya que para mi sorpresa eran auténticos profesionales de "pata negra". Lo de profesionales es obvio, pero no todos los días compartimos y debatimos un rato con pilotos curtidos en una y mil batallas, con varios campeonatos en su haber y una basta experiencia en el mundo del automóvil. Un auténtico placer y honor haber conocido a la saga Villaamil y haber compartido esta, breve pero intensa, prueba dinámica en primicia del Skoda Scala.


No hay comentarios:

Publicar un comentario