miércoles, 6 de noviembre de 2019

Hyundai 45 EV. Adelantando el futuro.


Hyundai presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt 2019 el 45, su último concept de vehículo totalmente eléctrico y que bien podría ser una remasterización del Seat 127 como la que circula por ahí. Realmente, y guardando las distancias, el parecido es evidente. 


En realidad el 45 es un homenaje a la herencia de la marca durante su existencia. Pretende hacer un guiño a aquel utilitario denominado Pony, al que también se asemeja en cierta manera y nos adelanta una nueva tendencia de diseño de la marca coreana, además de utilizar a este concept con cierto retrogusto revival, para adelantarnos cómo serán las tecnologías de futuro de Hyundai y su incursión hacia la conducción autónoma. 


El diseño diferenciador del 45 está definido por su cuerpo monocasco y unos trazos que nos evocan un toque aerodinámico y ligero, inspirado en los aviones de la década de 1920. También su denominación 45 tiene mucho sentido ya que se debe a los ángulos de 45 grados de la parte delantera y trasera, que generan una silueta en forma de diamante que nos adelanta la dirección de diseño que tomarán en los futuros modelos eléctricos de la marca.


Combinando la herencia con la visión de futuro, el 45 incorpora la evolución del lenguaje de diseño 'Sensualidad deportiva' de Hyundai, o como ellos lo denominan...


El 45 reinterpreta la distintiva rejilla del radiador del concept, la emblemática presencia del frontal con las lámparas de cubo cinético nos traslada a un mundo analógico, que parece que ya está olvidado, al mismo tiempo que emplea tecnologías de vanguardia y de última hornada. Este prototipo también lleva la arquitectura de iluminación de Hyundai al siguiente nivel, lo que permite a las personas reconocer el vehículo desde lejos de manera inmediata.


Con un perfil de compacto coupé, el 45 nos provoca estabilidad y el dinamismo al primer golpe de vista, gracias a la significativa anchura del vehículo y a una cockpit de conducción situado hacia adelante. El habitáculo, por su parte, está condicionado por un sistema de apertura bautizado como Dynamic Daylight Opening (DLO). El DLO se prolonga hasta el pilar C, lo que genera una sensación de movimiento, incluso cuando está parado.


En la parte inferior de la puerta, un adorno lumínico que destaca la capacidad de su batería de larga distancia y, a través de luces activas de led, los conductores pueden saber intuitivamente cuánto tiempo más pueden conducir incluso antes de subirse al coche. Estos elementos se han diseñado pensando en los usuarios que están experimentando por primera vez con un vehículo eléctrico, algo que poco a poco deberemos "sufrir" todos.


El 45 también pone el foco en futuros desarrollos tecnológicos que podrían tener influencia en los próximos modelos de Hyundai, como un sistema de monitorización con cámara oculta, preparando así el terreno para acoger aplicaciones de conducción autónoma y otras tecnologías futuras.


El sistema utiliza cámaras laterales, en lugar de espejos los retrovisores tradicionales, como los que vimos en la prueba realizada con el Audi e-Tron o algo parecido. Para evitar los posibles problemas de visibilidad causados por la acumulación de suciedad en el espejo, que ofrece progresivamente menos visibilidad. El prototipo 45 supera este problema por medio de un sistema que gira la lente para garantizar una visibilidad perfecta en todo momento.


Una vez nos incorporamos al interior, Hyundai reinventa cómo será la experiencia a bordo en un vehículo autónomo. De esta manera el interior se convierte en un espacio capaz de transformarse para adaptarse a las demandas de los pasajeros. La marca coreana, al igual que lo harán todas cuando se normalice la conducción autónoma, ha ido más allá de la mera experiencia de conducción para focalizarse en la evolución del vehículo hacia un espacio habitable, como buen futuro. Inspirado en el diseño de mobiliario, el habitáculo está equipado con una acogedora fusión de madera, tela y cuero, creando un ambiente cálido... que es a la vez relajante y espacioso y la luz del día también se ha considerada como un elemento de diseño más para el techo. Para los pasajeros, el 45 ofrece un ambiente compartido y confortable, con asientos traseros y delanteros de tipo sillón que se pueden girar para que los ocupantes de ambas filas puedan hablar cara a cara y los pasajeros de los asientos delanteros pueden interactuar con el sistema de infoentretenimiento a través de una interfaz proyectada sobre el salpicadero. Esto reemplaza la pantalla táctil central por una serie de displays y funciones integradas en la propia consola.


El sistema de propulsión totalmente eléctrico permite reinventar por completo la habitabilidad del vehículo ya que el espacio se maximiza ubicando las baterías y los motores fuera o debajo del compartimento para los pasajeros. Las baterías están colocadas en la zona inferior del vehículo, lo que contribuye a conseguir un interior muy espacioso y un aplomo en marcha muy importante. La superficie plana donde se colocan las baterías recibe el sobrenombre de 'monopatín', ya que permite a Hyundai crear un espacio similar a una sala de estar con muebles.


Al mismo tiempo que la presentación del Hyundai 45, la marca exhibió varias innovaciones tecnológicas para vehículos futuros y la integración de aplicaciones de estilo de vida. 


Así conocemos la visión de la conducción autónoma de Hyundai, con el concept 45 EV. ¿Qué os parece?.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

miércoles, 6 de noviembre de 2019

Hyundai 45 EV. Adelantando el futuro.


Hyundai presentó en el Salón Internacional del Automóvil de Frankfurt 2019 el 45, su último concept de vehículo totalmente eléctrico y que bien podría ser una remasterización del Seat 127 como la que circula por ahí. Realmente, y guardando las distancias, el parecido es evidente. 


En realidad el 45 es un homenaje a la herencia de la marca durante su existencia. Pretende hacer un guiño a aquel utilitario denominado Pony, al que también se asemeja en cierta manera y nos adelanta una nueva tendencia de diseño de la marca coreana, además de utilizar a este concept con cierto retrogusto revival, para adelantarnos cómo serán las tecnologías de futuro de Hyundai y su incursión hacia la conducción autónoma. 


El diseño diferenciador del 45 está definido por su cuerpo monocasco y unos trazos que nos evocan un toque aerodinámico y ligero, inspirado en los aviones de la década de 1920. También su denominación 45 tiene mucho sentido ya que se debe a los ángulos de 45 grados de la parte delantera y trasera, que generan una silueta en forma de diamante que nos adelanta la dirección de diseño que tomarán en los futuros modelos eléctricos de la marca.


Combinando la herencia con la visión de futuro, el 45 incorpora la evolución del lenguaje de diseño 'Sensualidad deportiva' de Hyundai, o como ellos lo denominan...


El 45 reinterpreta la distintiva rejilla del radiador del concept, la emblemática presencia del frontal con las lámparas de cubo cinético nos traslada a un mundo analógico, que parece que ya está olvidado, al mismo tiempo que emplea tecnologías de vanguardia y de última hornada. Este prototipo también lleva la arquitectura de iluminación de Hyundai al siguiente nivel, lo que permite a las personas reconocer el vehículo desde lejos de manera inmediata.


Con un perfil de compacto coupé, el 45 nos provoca estabilidad y el dinamismo al primer golpe de vista, gracias a la significativa anchura del vehículo y a una cockpit de conducción situado hacia adelante. El habitáculo, por su parte, está condicionado por un sistema de apertura bautizado como Dynamic Daylight Opening (DLO). El DLO se prolonga hasta el pilar C, lo que genera una sensación de movimiento, incluso cuando está parado.


En la parte inferior de la puerta, un adorno lumínico que destaca la capacidad de su batería de larga distancia y, a través de luces activas de led, los conductores pueden saber intuitivamente cuánto tiempo más pueden conducir incluso antes de subirse al coche. Estos elementos se han diseñado pensando en los usuarios que están experimentando por primera vez con un vehículo eléctrico, algo que poco a poco deberemos "sufrir" todos.


El 45 también pone el foco en futuros desarrollos tecnológicos que podrían tener influencia en los próximos modelos de Hyundai, como un sistema de monitorización con cámara oculta, preparando así el terreno para acoger aplicaciones de conducción autónoma y otras tecnologías futuras.


El sistema utiliza cámaras laterales, en lugar de espejos los retrovisores tradicionales, como los que vimos en la prueba realizada con el Audi e-Tron o algo parecido. Para evitar los posibles problemas de visibilidad causados por la acumulación de suciedad en el espejo, que ofrece progresivamente menos visibilidad. El prototipo 45 supera este problema por medio de un sistema que gira la lente para garantizar una visibilidad perfecta en todo momento.


Una vez nos incorporamos al interior, Hyundai reinventa cómo será la experiencia a bordo en un vehículo autónomo. De esta manera el interior se convierte en un espacio capaz de transformarse para adaptarse a las demandas de los pasajeros. La marca coreana, al igual que lo harán todas cuando se normalice la conducción autónoma, ha ido más allá de la mera experiencia de conducción para focalizarse en la evolución del vehículo hacia un espacio habitable, como buen futuro. Inspirado en el diseño de mobiliario, el habitáculo está equipado con una acogedora fusión de madera, tela y cuero, creando un ambiente cálido... que es a la vez relajante y espacioso y la luz del día también se ha considerada como un elemento de diseño más para el techo. Para los pasajeros, el 45 ofrece un ambiente compartido y confortable, con asientos traseros y delanteros de tipo sillón que se pueden girar para que los ocupantes de ambas filas puedan hablar cara a cara y los pasajeros de los asientos delanteros pueden interactuar con el sistema de infoentretenimiento a través de una interfaz proyectada sobre el salpicadero. Esto reemplaza la pantalla táctil central por una serie de displays y funciones integradas en la propia consola.


El sistema de propulsión totalmente eléctrico permite reinventar por completo la habitabilidad del vehículo ya que el espacio se maximiza ubicando las baterías y los motores fuera o debajo del compartimento para los pasajeros. Las baterías están colocadas en la zona inferior del vehículo, lo que contribuye a conseguir un interior muy espacioso y un aplomo en marcha muy importante. La superficie plana donde se colocan las baterías recibe el sobrenombre de 'monopatín', ya que permite a Hyundai crear un espacio similar a una sala de estar con muebles.


Al mismo tiempo que la presentación del Hyundai 45, la marca exhibió varias innovaciones tecnológicas para vehículos futuros y la integración de aplicaciones de estilo de vida. 


Así conocemos la visión de la conducción autónoma de Hyundai, con el concept 45 EV. ¿Qué os parece?.



No hay comentarios:

Publicar un comentario