jueves, 7 de noviembre de 2019

Koenigsseg Jesko. Suecia no es solo Ikea.



La verdad es que Suecia es un país superdesarrollado a todos los niveles y también es conocido por ser el origen de la mundialmente conocida firma mobiliaria Ikea. Aunque los más entendidos en el mundo del motor saben que también son oriundos de allí, marcas como Volvo o la desaparecida Saab. 


Pero los más, más entendidos, conocen a Koenigsseg, un pequeño fabricante que con recursos propios e innovaciones tecnológicas que patentan, pueden desarrollar vehículos deportivos capaces de rivalizar con los deportivos más afamados de la actualidad y batirlos en su propio terreno.


El Koenigsseg Agera, nacido en 2011 y con numerosas versiones únicas a un precio desorbitado, además de ser uno de los deportivos más exclusivos y rápidos sobre la faz de la tierra, recibe en este 2019 al que será su sucesor comercial y espiritual; el Koenigsseg Jesko.


El Jesko es un superdeportivo con un diseño evocador y una aerodinámica muy estrambótica y especial, que lo hace extremadamente original. Según las fuentes de la propia marca, esta aerodinámica tan extravagante genera unas fuerzas de empuje descendentes de hasta 1.400 Kg a velocidad máxima, que sin tener datos oficiales, probablemente supere sin problema los 450 Km/h (sí, rivaliza de forma frontal con Bugatti...). En realidad, la marca asegura que quieren alcanzar los 500 Km/h (al tiempo).


Su mecánica es un 5.0 V8 biturbo de fabricación propia que genera 1.280cv con gasolina convencional, pero que puede llegar hasta los 1.600cv si lo alimentamos con Etanol E85, un biocombustible que en Suecia se utiliza bastante; genera una mayor y mejor combustión, aumenta la potencia específica de cualquier vehículo y además es ecológico. Como contrapartida obtenemos un mayor consumo. También genera un par máximo de 1.500 Nm lo cual, es una auténtica barbaridad.


Pero Koenigsseg no se caracteriza solo por tener una poderosa imagen y una aerodinámica brutal, sino que también cuenta con un equipo de ingeniería muy notable que "imaginan" soluciones que luego patentan o las ponen a disposición de sus modelos más deportivos.


Sin ir más lejos, el Jesko monta una novedosa caja de cambios de 9 relaciones y que cuenta con 7 embragues. Actúa como una caja de cambios de la alta competición, ya que en su modo de conducción deportivo es capaz de realizar los cambios en 20 milisegundos y saltarse varias marchas en las reducciones de manera electrónica (dando dos toques seguidos a la leva correspondiente) para de esa manera, obtener una entrega óptima de potencia a la salida de las curvas.


En su interior el tejido Alcantara, la piel y el aluminio pulido serán los materiales más definidos (aunque se pueden personalizar) en todas las unidades a la venta, que tan solo serán 125, a unos nada desdeñables 2,8 millones de Euros cada una. 


Y son tan sumamente caros porque se fabrican todos y cada uno de manera, casi, artesanal. De hecho, solo en las capas de pintura ya emplean entre 600 y 800 horas. También el empleo masivo de la fibra de carbono para su construcción tiene algo que ver en semejante factura... Pero tranquilos "fieras", que ya están todos vendidos y seguro que el dueño del Ikea ya tiene un Jesko en el impresionante garaje de su mansión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

jueves, 7 de noviembre de 2019

Koenigsseg Jesko. Suecia no es solo Ikea.



La verdad es que Suecia es un país superdesarrollado a todos los niveles y también es conocido por ser el origen de la mundialmente conocida firma mobiliaria Ikea. Aunque los más entendidos en el mundo del motor saben que también son oriundos de allí, marcas como Volvo o la desaparecida Saab. 


Pero los más, más entendidos, conocen a Koenigsseg, un pequeño fabricante que con recursos propios e innovaciones tecnológicas que patentan, pueden desarrollar vehículos deportivos capaces de rivalizar con los deportivos más afamados de la actualidad y batirlos en su propio terreno.


El Koenigsseg Agera, nacido en 2011 y con numerosas versiones únicas a un precio desorbitado, además de ser uno de los deportivos más exclusivos y rápidos sobre la faz de la tierra, recibe en este 2019 al que será su sucesor comercial y espiritual; el Koenigsseg Jesko.


El Jesko es un superdeportivo con un diseño evocador y una aerodinámica muy estrambótica y especial, que lo hace extremadamente original. Según las fuentes de la propia marca, esta aerodinámica tan extravagante genera unas fuerzas de empuje descendentes de hasta 1.400 Kg a velocidad máxima, que sin tener datos oficiales, probablemente supere sin problema los 450 Km/h (sí, rivaliza de forma frontal con Bugatti...). En realidad, la marca asegura que quieren alcanzar los 500 Km/h (al tiempo).


Su mecánica es un 5.0 V8 biturbo de fabricación propia que genera 1.280cv con gasolina convencional, pero que puede llegar hasta los 1.600cv si lo alimentamos con Etanol E85, un biocombustible que en Suecia se utiliza bastante; genera una mayor y mejor combustión, aumenta la potencia específica de cualquier vehículo y además es ecológico. Como contrapartida obtenemos un mayor consumo. También genera un par máximo de 1.500 Nm lo cual, es una auténtica barbaridad.


Pero Koenigsseg no se caracteriza solo por tener una poderosa imagen y una aerodinámica brutal, sino que también cuenta con un equipo de ingeniería muy notable que "imaginan" soluciones que luego patentan o las ponen a disposición de sus modelos más deportivos.


Sin ir más lejos, el Jesko monta una novedosa caja de cambios de 9 relaciones y que cuenta con 7 embragues. Actúa como una caja de cambios de la alta competición, ya que en su modo de conducción deportivo es capaz de realizar los cambios en 20 milisegundos y saltarse varias marchas en las reducciones de manera electrónica (dando dos toques seguidos a la leva correspondiente) para de esa manera, obtener una entrega óptima de potencia a la salida de las curvas.


En su interior el tejido Alcantara, la piel y el aluminio pulido serán los materiales más definidos (aunque se pueden personalizar) en todas las unidades a la venta, que tan solo serán 125, a unos nada desdeñables 2,8 millones de Euros cada una. 


Y son tan sumamente caros porque se fabrican todos y cada uno de manera, casi, artesanal. De hecho, solo en las capas de pintura ya emplean entre 600 y 800 horas. También el empleo masivo de la fibra de carbono para su construcción tiene algo que ver en semejante factura... Pero tranquilos "fieras", que ya están todos vendidos y seguro que el dueño del Ikea ya tiene un Jesko en el impresionante garaje de su mansión.



No hay comentarios:

Publicar un comentario