Alfa Romeo Giulia GTA. 100% radical.


El Alfa Romeo Giulia es de las pocas berlinas de tres volúmenes que me entusiasman. Y más, inclusive, desde que probamos una unidad al poco de salir a la venta. Su diseño, sus mecánicas, su comportamiento..., todo me hace vibrar y considerar que es una de las berlinas más apetecibles si lo que te gusta es conducir y disfrutar haciéndolo. No hay filtros, no hay almohadas; hay pasión y sensibilidad por todos los poros.


Pero conducir un Alfa Romeo no es sólo eso, sino que entre los muchos aspectos extraordinarios de la marca, hay uno que realmente la distingue en el mundo del automóvil: su capacidad inimitable para combinar aspectos que parecen incompatibles.


De hecho, y a pesar de que no sea una de las marcas más vendidas en Europa, es indiscutible que Alfa Romeo cuenta con una historia única y, el 24 de junio del 2019, alcanzó un hito importante: 110 años, durante los cuales sus ingenieros y diseñadores han buscado la innovación.


Son unas sólidas raíces que alimentan la leyenda de una marca que está acostumbrada a sorprender, renovándose a si misma, sin dejar de ser fiel a su propia esencia. Y la savia que fluye por estas raíces también contiene otra alquimia excepcional que no es otra que una combinación perfecta de diseño, deportividad y elegancia que hace que cualquier Alfa Romeo se sienta a gusto tanto en un circuito de carreras como en cualquier concurso de belleza. Con los años, esta combinación ha dado como resultado algunos de los coches más emblemáticos jamás construidos, y para celebrar su 110 cumpleaños, Alfa Romeo sorprende a los fans de Alfa y a todos los entusiastas del motor con un vehículo que representa plenamente un regreso a los orígenes de la marca y un homenaje a uno de los más modelos más representativos de Alfa Romeo: el Giulia GTA.


El acrónimo GTA significa «Gran Turismo Alleggerita» (alleggerita es el término italiano para «aligerado»), y se originó en 1965 con el Giulia Sprint GTA, una versión específica derivada del Sprint GT, diseñada como automóvil de carreras y presentada en el Salón del Automóvil de Ámsterdam de ese año. La carrocería del Giulia Sprint GT se reemplazó por una de aluminio (por eso de la ligereza), con un peso total de 745 kg en comparación con los 950 kg de la versión de carretera, que tampoco es que fuera mucho. También se modificó el motor 1.6 de la versión a la venta, que ya alcanzaba una impresionante potencia de 115 CV. Los técnicos de Autodelta, el equipo oficial de carreras de Alfa Romeo, lo eligieron como el vehículo de referencia para la categoría Turismo y lo desarrollaron hasta alcanzar una potencia máxima de 170 CV. El éxito del modelo en carrera fue inmediato ganando tres «Challenge Europeo Marche» consecutivos, decenas de campeonatos nacionales y cientos de carreras en todas partes del mundo. Y a nivel comercial, la forma en que mejoró la imagen de toda la gama también fue impresionante ya que el Giulia Sprint GTA expresaba a la perfección la idea de "una victoria al día en un coche para usar a diario". A partir de entonces, el acrónimo GTA tuvo tanto éxito que el público pronto lo asoció con todos los vehículos deportivos de Alfa Romeo en general.


Ya en el Siglo XXI y para el lanzamiento del excepcional Giulia GTA, Alfa Romeo rompió algunas reglas establecidas cuando una marca cumple años (o un personaje). Por ejemplo, no pretende hablar de historia, especialmente la suya, y tampoco quiere ningún regalo de cumpleaños. Al revés. Prefiere hacer un regalo a todos los entusiastas de Alfa presentando un vehículo que ahora representa el auténtico regreso a los orígenes de Alfa Romeo, profundamente arraigados en el mundo del "granturismo".
El Giulia GTA se reconoce de inmediato por su caracterización exclusiva no solo estética, sino también en términos de prestaciones. Los nuevos modelos Alfa Romeo no son sólo un ejercicio de estilo (que también), sino vehículos de altas prestaciones derivados de un modelo de serie, el excepcional Giulia Quadrifoglio, el más deportivo y radical de la gama, hasta ahora.


Los ingenieros de Alfa Romeo se han esforzado por mejorar la aerodinámica y la maniobrabilidad, pero sobre todo por reducir el peso, las mismas pautas seguidas para el Giulia GTA de 1965. La aerodinámica activa se ha diseñado específicamente para aumentar la carga aerodinámica. Estas soluciones contienen conocimientos técnicos que provienen directamente de la Fórmula 1, gracias a la sinergia con Sauber Engineering y el uso del Sauber AeroKit. La misma función se asigna a los faldones laterales, el alerón trasero específico y el splitter delantero activo. Por otra parte, el sistema de escape central Akrapovic de titanio, integrado en el difusor trasero de fibra de carbono, también es nuevo, al igual que las específicas llantas monotuerca de 20 pulgadas, que aparecen por primera vez en una berlina. Se ha mejorado la maniobrabilidad ensanchando los anchos de vía delanteros y traseros en 50 mm y desarrollando un nuevo conjunto de muelles, amortiguadores y casquillos para los sistemas de suspensión.


En el GTAm, el frente aerodinámico se ha optimizado utilizando un splitter delantero más grande y un auténtico alerón trasero de fibra de carbono, que aseguran un aumento y un equilibrio perfecto de la carga descendente a altas velocidades. 


En lo referente a las prestaciones, el motor 2.9 V6 Bi-Turbo 100 % de aluminio y capaz de desatar nada menos que 510 CV en la configuración de serie, alcanza en el Giulia GTA una potencia de 540 CV, gracias al meticuloso trabajo de desarrollo y calibración de los ingenieros de Alfa Romeo, que también han sido capaces de optimizar el impacto positivo de la adopción del nuevo sistema de escape central Akrapovic con un sonido inconfundible.


Pasando al interior del vehículo, cabe destacar la tapicería 100 % Alcantara en el salpicadero, paneles de puertas, revestimiento del techo, montantes laterales y revestimiento central de los asientos. Se hace un uso aún más extendido de la Alcantara en la versión GTAm, donde se ha eliminado el banco trasero, dejando espacio para una "cavidad" completamente tapizada, con molduras específicas diseñadas para guardar cascos y un extintor y las nuevas aplicaciones de carbono mate aportan al nuevo interior sofisticación técnica y estética, además de rasgos diferenciadores. Los interiores del GTAm difieren por la presencia de la barra antivuelco, la ausencia de los paneles de las puertas o los asientos traseros, y la puerta se abre con una correa en lugar de la manilla, otro toque típicamente inspirado en el mundo de las carreras.


Pero la potencia por si sola no es suficiente para garantizar prestaciones extraordinarias, así que, como ocurrió en el origen de todo, el trabajo realizado con miras a reducir el peso del vehículo ha sido meticuloso, y ha cosechado resultados particularmente impresionantes. 


La reducción de peso total asciende a 100 kg, gracias a la adopción de materiales ligeros como la fibra de carbono para el eje de transmisión, el capó, el techo, el parachoques delantero, los pasos de ruedas delanteros y las aplicaciones de los pasos de ruedas traseros, los asientos deportivos específicos con monocasco de carbono y los cinturones de seguridad Sabelt de seis puntos para el GTAm. Sin mencionar el aluminio, otro material ligero utilizado en el motor, las puertas y los sistemas de suspensión, y otros materiales compuestos utilizados en muchos otros componentes.


Por su parte, en el GTAm, el Lexan, una resina especial de la familia de los policarbonatos que proviene directamente del mundo de las carreras, se ha utilizado en los marcos de las ventanillas laterales y trasera, contribuyendo aún más a aligerar el vehículo. El resultado es un peso de 1520 kg que, gracias al aumento de potencia a 540 CV, elevan la relación peso-potencia a un excelente nivel, que hacen del Giulia GTA el mejor en su clase. 


Su aceleración de 0 a 100 km/h es increíblemente rápida a todos los niveles y rangos, pero gracias al sistema Launch Control, el cronómetro se detiene en solo 3,6 segundos. A diferencia del GTA, el Giulia GTAm ofrece una configuración biplaza que también está homologada para un uso en carretera. Con el splitter delantero y el alerón trasero más grande de carbono, es la máxima expresión de deportividad en una berlina homologada para circular por la calle. En el equipamiento GTA, con la misma potencia, el Giulia ofrece cuatro plazas, sin barra antivuelco trasera; alerón y splitter menos radicales para un uso diario en carretera y paneles de puertas, asientos y ventanillas derivados del Giulia Quadrifoglio.


El Alfa Romeo Giulia GTA y su variante extrema, el Giulia GTAm, se producirán en una edición limitada de solo 500 unidades en total, todas numeradas, certificadas y listas para ocupar su lugar junto a su precursor de 1965 como uno de los objetos de colección más deseados. La misma exclusividad del Giulia GTA y Giulia GTAm también caracteriza una experiencia del cliente específica y particularmente exclusiva, diseñada para brindar a los 500 afortunados propietarios una experiencia única 100 % Alfa Romeo.


Después de las reservas anticipadas, que se cerrarán tan pronto como se haya reservado la unidad número 500, el proceso de venta estará personalizado, con un especialista de producto embajador de la marca que hará un seguimiento de cada cliente desde el pedido hasta la entrega. 


Pero la experiencia de compra no se detiene en el proceso de venta específico. De hecho, los nuevos propietarios también recibirán un kit de experiencia personalizado, que incluye un casco Bell con los colores especiales del GTA, un juego completo de carreras de Alpinestars (mono de carrera, guantes y calzado) y una lona para el coche personalizada Goodwool para proteger el GTA o GTAm. Además de otros equipamientos de auténtico entusiasta, la experiencia del cliente de Alfa Romeo también incluye un curso de conducción específico que se impartirá en la Academia de Conducción Alfa Romeo.


Es para que se nos haga la boca agua y la vuelta a los orígenes GTA no le podía haber sentado mejor a la berlina italiana.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Porsche 911 Turbo S. Un poco más de pimienta.

Cupra Formentor. El SUV más hermoso y salvaje.

Lexus LS 600h. El lujo más limpio.

Lo demás es historia: La saga 200 de Peugeot.

Dodge Challenger. Sinónimo de fuerza.