Audi e-Tron Sportback. Llega el SUV coupé eléctrico.


La submarca e-tron, los Audi totalmente eléctricos o, en su defecto, los Audi híbridos, ha llegado para quedarse y su último modelo es el Audi e-tron Sportback, que combina la potencia de un espacioso SUV con la elegancia de un coupé de cuatro puertas y el carácter de un vehículo eléctrico.


Mide 4,9 metros de largo y como buen representante con características coupé, su techo se extiende de forma casi plana y desciende de forma muy marcada en su zona posterior hasta llegar a integrarse en unos pilares D también, muy inclinados. Por último y como característica indiscutible de los modelos denominados Sportback, el borde inferior de la tercera ventanilla lateral se eleva en su parte final. De todas formas, con una distancia entre ejes de 2.928 milímetros, el Audi e-tron Sportback ofrece una gran amplitud para cinco ocupantes y su equipaje y, a pesar de su evidente zaga tan pronunciada, la altura libre al techo en las plazas traseras es solo 20 milímetros menor que en el Audi e-tron.


Elementos como la parrilla Singleframe octogonal, los pronunciados pasos de rueda o la zaga tirada e inclinada, hacen que el Audi e-tron Sportback corresponda claramente al lenguaje de diseño de la marca que comparte con el resto de sus hermanos de gama. Por otra parte, ciertos detalles indican que se trata de un modelo puramente eléctrico, como la parrilla, con barras verticales y cerrada en gran parte, que está pintada en gris platino claro, otra de las características identificativas de los modelos e-tron. También los faros Matrix LED hablan de la electrificación de este modelo, con esa especie de lagrimales que crean una firma específica en las luces diurnas. Otros elementos llamativos son las inserciones negras en los faldones laterales, que sugieren el lugar en el que se aloja la batería y en la zaga, una línea de luz conecta los grupos ópticos entre si.


La iluminación Matrix LED digital, disponible opcionalmente, presenta una primicia mundial en un vehículo de producción. La luz que emiten sus diodos se divide en pequeños píxeles, capaces de iluminar la carretera con gran resolución y se basa en una tecnología denominada DMD (dispositivo de microespejo digital). En su parte central hay un pequeño chip que contiene un millón de microespejos, cuya longitud es de apenas unas centésimas de milímetro. Con la ayuda de campos electrostáticos, cada espejo individual puede inclinarse hasta 5.000 veces por segundo así que, dependiendo de la configuración, la luz LED se dirige a través de las lentes hacia la carretera o se absorbe para enmascarar determinadas áreas del haz de luz.


En cuanto a gama cromática para el exterior, un total de trece acabados de pintura están disponibles para el SUV coupé totalmente eléctrico, incluido el nuevo color metalizado azul Plasma, que es exclusivo del e-tron Sportback. El logotipo en la tapa de carga presenta el llamativo color naranja de alto voltaje, que también puede aplicarse a las pinzas de freno en los acabados Advanced y S line. Las molduras de los pasos de rueda están pintadas de serie en gris antracita mate y sirven para resaltar el carácter offroad, algo parecido a lo que sucede con los protectores de los bajos, el difusor y las taloneras, todos pintados de negro. En la línea de equipamiento exterior advanced, estos elementos figuran en un tono de contraste gris o, como opción, en el color de la carrocería y el difusor trasero aquí va pintado en color plata mate.


La línea de equipamiento S line pone especial énfasis en el ADN deportivo del Audi e-tron Sportback e incorpora de serie llantas de 20 pulgadas y suspensión neumática deportiva. Los paragolpes de contorno distintivo están flanqueados por entradas que mejoran el flujo de aire y se sitúan bajo los faros, creando un toque más dinámico. También el emblema S line está presente en la parrilla, mientras que los marcos inferiores de las puertas, de aluminio y retroiluminados, incluyen el emblema S. En la parte trasera, tanto el alerón de serie como el difusor se extienden por todo el ancho del vehículo, adoptando su roll como elementos aerodinámicos. A diferencia del acabado básico, los elementos decorativos exteriores S line están pintados en el color de la carrocería, incluidas las molduras de los pasos de rueda, los umbrales de las puertas, los paragolpes y los espejos retrovisores exteriores. Audi también ofrece el paquete de diseño negro (Black Line), que pone el acento en la parrilla Singleframe, las ventanillas laterales y los paragolpes.


En cada nivel de acabado interior (básico, design selection y S line), el Audi e-tron Sportback se viste con los mejores tapizados, colores e inserciones. Para los asientos delanteros, los clientes pueden elegir entre los de serie, los asientos deportivos, los asientos deportivos S y los asientos de confort con funciones opcionales de ventilación y masaje. 
Una vez que nos ponemos en marcha, el Audi e-tron Sportback con los retrovisores exteriores virtuales y el acabado S line logra un excepcional coeficiente aerodinámico de solo Cx 0.25, un mejor valor que el de su hermano de gama, el Audi e-tron. Esto se debe, principalmente, a la forma coupé de su carrocería y a la menor resistencia aerodinámica que nos ofrece por ello. 


El diseño minimiza las turbulencias de aire en determinadas zonas, lo que en última instancia también beneficia el consumo de electricidad, puesto que el nuevo SUV coupé es capaz de alcanzar una autonomía de hasta 446 kilómetros con una sola carga de la batería.


Aproximadamente diez de los kilómetros extra que ofrece en comparación con el e-tron se pueden atribuir a la aerodinámica. Los retrovisores exteriores virtuales opcionales, cuyos soportes integran pequeñas cámaras, son también importantes en la mejora de la eficiencia. Como comprobamos en la prueba del Audi e-tron, las imágenes que obtienen son proyectadas en pantallas OLED, ubicadas en la transición entre el salpicadero y las puertas. ¿Os acodáis que mola mucho, pero que lo veo poco práctico?. No obstante, el sistema tiene capacidad para adaptarse automáticamente a tres situaciones de conducción: carretera, maniobras de giro y estacionamiento. El objetivo es proporcionar siempre una visibilidad óptima en cada escenario. 


El refinamiento aerodinámico también se extiende a determinadas áreas ocultas a la vista. Entre otras, la entrada de aire con canales de refrigeración para los frenos delanteros, las llantas aerodinámicas y los bajos totalmente carenados, que incluyen una superficie de aluminio para proteger la batería. Incluso los neumáticos de serie en medida 255/55 R19 también destacan por su baja resistencia a la rodadura y, bajo pedido, a partir de mediados de 2020 también estarán disponibles unas llantas de hasta 22 pulgadas, una medida más que en el e-tron


La ubicación de algunos componentes mecánicos, ayudan a rebajar el centro de gravedad de manera considerable si lo comparamos con un SUV convencional, así que la distribución de pesos por ejes, con una relación de casi 50:50, está perfectamente equilibrada.


Si hablamos de cómo se propulsa el conjunto contamos con una batería con una capacidad total de 95 kWh (86,5 kWh netos) y funciona a un voltaje nominal de 396 voltios, que alimenta a los motores. Cada eje está equipado con un motor eléctrico con una potencia total de 360 CV y 561 Nm de par que otorgan al SUV coupé una gran capacidad de aceleración desde parado, totalmente en silencio y sin emisiones. 


El Audi e-tron Sportback 55 quattro necesita apenas 6,6 segundos para alcanzar los 100 km/h y su velocidad máxima está limitada electrónicamente a 200 km/h. De todas formas, si se nos queda un poco escaso, al cambiar el selector de D a S y pisar el pedal del acelerador a fondo, el conductor activa el modo “boost”. En este momento, el sistema genera 408 CV de potencia y 664 Nm de par durante ocho segundos, lo que le permite cubrir la aceleración de 0 a 100 km/h en sólo 5,7 segundos.


Audi también nos ofrece el SUV coupé eléctrico con una segunda variante del motor. El e-tron Sportback 50 quattro genera 230 kW (313 CV) de potencia y 540 Nm de par. El conjunto, que pesa aproximadamente 120 kilogramos menos que el del Sportback 55 quattro, proporciona 71 kWh de potencia total (64,7 kWh netos), así que con esta versión es posible cubrir distancias de hasta 347 kilómetros con una carga completa. El Audi e-tron Sportback 50 quattro acelera de 0 a 100 km/h en 6,8 segundos y alcanza una velocidad punta de 190 km/h.


Durante las deceleraciones de hasta 0,3 g, que suponen más del 90% de las frenadas en la conducción diaria, la batería se carga mediante los motores eléctricos, principalmente el trasero. De esta manera, ambos propulsores se convierten en generadores de energía y el grado de recuperación se puede establecer en tres etapas mediante las levas del volante. Comparado con el Audi e-tron, en el Sportback se permite aún un mayor grado de diferenciación ya que al frenar desde 100 km/h, el Audi e-tron Sportback puede recuperar un máximo de 300 Nm y 220 kW (300 CV). Al igual que sucede con el e-tron, esto representa más del 70% de la potencia que es capaz de generar y más de lo que puede recuperar cualquier otro modelo de producción. Así pues, logra hasta el 30% de su autonomía a través de la recuperación.


De todas formas debemos comentar algo que nos preocupa a todos de los coches eléctricos, puesto que para trayectos largos, el Audi e-tron Sportback 55 quattro puede cargarse con corriente continua de hasta 150 kW en estaciones de carga rápida. En poco menos de media hora, la batería alcanza el 80% de su capacidad, suficiente para continuar el viaje y poder recorrer una amplia distancia. El Audi e-tron Sportback 50 quattro, por su parte, admite cargas de hasta 120 kW y logra el 80% de la capacidad de su batería exactamente en el mismo tiempo. 


Además, para que los clientes puedan recargar cómodamente sus modelos Audi e-tron, desde enero de 2020 Audi ofrece una subvención para la instalación de un punto de carga en el hogar. Para ello el cliente solo tendrá que solicitarlo en el concesionario, que enviará a un instalador recomendado para elaborar un presupuesto personalizado y sin coste, sobre el cual será posible descontar la subvención aportada por Audi en el momento de la compra del vehículo.


La tracción total quattro, nos ofrece siempre un excelente agarre y un alto dinamismo en cualquier superficie. Con ella, Audi escribe un nuevo capítulo en la historia de su afamado sistema de cuatro ruedas motrices que este año cumple los 40 años de existencia. La tracción quattro reparte el par motor de manera constante y equilibrada entre ambos ejes en fracciones de segundo, aunque en la mayoría de los escenarios, el Audi e-tron Sportback utiliza exclusivamente su motor eléctrico trasero para lograr una conducción lo más eficiente posible. Si se requiere más potencia de la que es capaz de entregar el motor posterior, la unidad frontal se activa instantáneamente, algo que ocurre de manera predictiva antes de que se produzca un deslizamiento cuando se circula sobre terrenos de baja adherencia, al afrontar curvas a ritmo rápido o si detecta algún tipo de subviraje o sobreviraje.


Por otra parte, el sistema de conducción dinámica Audi drive select, permite modificar la conducta del sistema de propulsión gracias a sus siete perfiles diferenciados, que establecen una clara distinción entre comodidad y deportividad. La suspensión neumática adaptativa con control de amortiguación contribuye en gran medida a lograr ese carácter tan versátil. A velocidades altas, la carrocería se sitúa más cerca del suelo, lo que mejora notablemente la aerodinámica y aumenta la autonomía. El sistema es capaz de variar la altura hasta 76 milímetros.


Tiene muy buen pinta, la verdad y es un vehículo con un bajo impacto medioambiental desde el origen, ya que se fabrica en la planta de Bruselas, cuyas emisiones de CO2 son neutrales.


El lanzamiento al mercado europeo tendrá lugar en la primavera de 2020 y en España estará disponible en dos variantes iniciales: e-tron Sportback 50 con un precio de partida de 75.340 euros y el e-tron Sportback 55 , que tiene un precio de partida de 87.080 euros.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Porsche 911 Turbo S. Un poco más de pimienta.

Cupra Formentor. El SUV más hermoso y salvaje.

Lexus LS 600h. El lujo más limpio.

Lo demás es historia: La saga 200 de Peugeot.

Dodge Challenger. Sinónimo de fuerza.