Citroën DS4. Lujo al alcance de casi todos.


Como ya comenté en su momento, Citroën quiere reposicionarse en el mercado, con la submarca DS en el campo de los coches premium. Realmente considero que todavía les queda un largo camino porque la gente ve a sus coches como Citroën con más equipamiento y un punto más caros y no como lo que la marca pretendía en un principio, DS como dignos rivales y alternativa de los BMW, Audi, Lexus...


Lo que sí es cierto es que con el pequeño de la familia, el DS3, les a salido una fórmula magistral, y la gente sí que lo ve como un digno rival de coches más "chic" como el Mini o el Fiat 500, siendo una de las alternativas más vistosas y baratas para el gran público.


Pero me temo que no va a pasar lo mismo con el DS4. La categoría en la que compite es la más feroz de todas, con grandes coches, de gran equipamiento y los que más ventas acaparan de todos los segmentos.



Cualidades no le faltan. Su diseño es muy característico y personal, pese a derivar claramente de la berlina C4 recientemente comercializada. Estéticamente es una mezcla entre un SUV, una berlina media y un coupé.


El frontal no se diferencia del C4 pero a partir de ahí, el resto del coche es diferente. En la vista lateral, destaca su corte coupé, aunque tiene 5 puertas. Y es que sus dos puertas traseras están muy bien camufladas con el pilar C. Otra cosa que nos llama la atención es su mayor altura respecto al modelo del que deriva. Nada más y nada menos aumenta hasta los 1,52 metros, que se me antojan demasiados para tener ese toque "Racing" quiere imprimir la marca con esa carrocería y generalmente, el coche parece más musculado en todos sus ángulos. En los cuartos traseros destaca una doble salida de escape que..., ah, pues no, es de "pega".


El interior es bastante suntuoso y está muy bien rematado. El equipamiento de serie es simplemente apabullante y la lista de opciones también nos depara alguna que otra sorpresa para un coche de este segmento. Podemos disponer de serie de avisador de cambio involuntario de carril y de presencia en los ángulos muertos, medidor de huecos de aparcamiento, que nos indica si en una plaza te cabe el coche o no con solo pasar a lado, faros bi-xenón, sensor de presión de los neumáticos y hasta el asiento delantero puede tener masaje.


Los asientos en el acabado Sport son de cuero y por un sobreprecio, puedes tapizar con este mismo material todo el salpicadero.


Las mecánicas que se van ha utilizar para mover este coche son tres, pero con varias gamas de potencias. En gasolina tenemos un 1.6 litros desarrollado junto a BMW con tres potencias; 120cv, 155cv y la más enérgica de 200cv, estos dos últimos con turbo y el primero atmosférico. En cuanto a las mecánicas de gasóleo tenemos un 1.6 HDI de 112cv y un 2.0 HDI con 155cv.


Las prestaciones que ofrecen son de primer orden en todos y cada uno de los motores, pero en el más potente de gasolina esas prestaciones quedan penalizadas debido a que el chasis del vehículo no admite tanta potencia y el ESP tiene que hacer su trabajo muchas veces por las pérdidas de motricidad del tren delantero. La configuración de este coche es más propia para los motores de 112cv hasta los 155cv de las dos variantes. El de 200cv se me antoja un poco "rabioso" para lo que puede llegar a asimilar.



¿Y qué tal suenan?. Pues la verdad es que son muy silenciosos todos y el habitáculo está muy bien insonorizado, pero eso sí; el de 200cv tiene un sonido... Ah...¿que también es de mentira y que tiene una cosa llamada Sound System que hace que el motor suene bronco en las aceleraciones?. Pues vaya chasco.


En orden de marcha nos encontramos con un coche muy cómodo, que absorbe con suavidad las imperfecciones de la carretera y muy fácil de conducir. Pero como he dicho antes, su estética no casa con sus aptitudes. Pese a tener unas suspensiones un 10% más firmes y una barra estabilizadora un 25% más dura, no transmite ninguna sensación deportiva, más bien todo lo contrario. Cuando enlazamos una serie de curvas el coche tiende a balancear en exceso, así que no me quiero imaginar como será el guiado de un C4 normal.


La dirección es ahora más directa y se ha desmutiplicado de una forma sustancial, pero todavía no transmite con nitidez lo que ocurre debajo de las ruedas. La transmisión es de seis velocidades, incluso en las versiones de caja de cambios manual robotizada solo disponible para las mecánicas 1.6 HDI y 1.6 THP de 155cv y, ahora cuenta con relaciones más cortas, pero su manejo en manual es muy suave y esponjoso. El volante también es muy grande, lo cual, nos da una pista de que este coche no es apto para carreteras de montaña sino para grandes y anchas autopistas y autovías en las que ni tú, ni tus acompañantes, os vais a cansar de viajar.


Por cierto, la habitabilidad es muy buena, sobre todo en las plazas delanteras donde la luminosidad, gracias a su gran parabrisas, es excepcional. Las plazas traseras son más que suficientes para que dos adultos viajen con total comodidad, pero debido a su diseño en la zaga, son bastante oscuras y si se monta una tercera persona, las personas de los lados de cierto tamaño, podrían tocar con la cabeza el lateral superior del techo. Además, debido a su diseño, las ventanillas traseras no se pueden bajar y no existen toberas para la refrigeración trasera. Que bien se lo van a pasar los ocupantes de estas plazas en verano... El cuadro de instrumentos es de fácil lectura y los mandos del salpicadero son bastante intuitivos en su manejo.


Los precios son bastante caros para ser un Citroën; entre 4.000 y 6.000 euros más que la versión equivalente del C4. Ahora, eso sí, en España solo tienen previsto vender unas 3.500 unidades durante este año, así que tendremos un coche bastante exclusivo.


En conclusión y a título personal, no le veo yo mucho futuro a este coche. Pese a tener un diseño llamativo y un gran confort de marcha, me parece muy caro aún teniendo el equipamiento que tiene y por lo que veo, es mejor viajar sólo dos personas, porque los que vayan atrás tendrán un poco de claustrofobia. Aunque todo hay que decirlo, el maletero es muy aprovechable y tiene 370 litros.
Tampoco es que sea muy deportivo pese a tener estética coupé y, con esas características, hay coches mucho más capaces y más "premium".


Comentarios

Entradas populares de este blog

Prueba: Kia Sportage 1.6 CRDi Mild Hybrid

URO Vamtac. El Hummer español.

Peugeot Rifter 4x4 Concept. Polivalencia para vivir la vida.

Renovación del campeón. Kia Stinger.

Lo demás es historia: Suzuki Vitara