Seat Mii. Baby Boom.


!Enhorabuena señor Winterkorn; han sido trillizos!. Eso es lo que le dirían los doctores, en un hipotético caso, al presidente de Volkswagen, si la empresa a la que dirige y ama fuese una mujer de carne y hueso. Pero prácticamente es lo que ha ocurrido. 


A finales del año pasado, el Grupo Volkswagen, comercializaba tres urbanos fabricados a partir de la misma base bajo el paraguas de sus enseñas más populares; el Volkswagen Up, el Seat Mii y el último en llegar, el Skoda CitigoParten de la misma estructura sí, pero cada uno tiene una personalidad propia.


Hoy nos vamos ha dedicar a desgranar al representante más latino del grupo; el Seat Mii.


Se trata de una fórmula que no es nueva en la marca ya que hace varios años comercializaron el simpático Seat Arosa pero, en esta ocasión, han aprendido la lección y el nuevo Mii es bastante más aprovechable pese a su tamaño contenido de 3,56 metros de largo y 1,64 de ancho.


Exteriormente no llama la atención por su diseño rompedor. Es más; se trata de un coche bastante convencional dentro del mundo de los urbanos, pero la verdad es que tiene ligeros matices que lo hacen bastante atractivo. Los parachoques, por ejemplo, son muy prominentes y dan la sensación de que contamos con una carrocería muy musculosa. Los faros delanteros son enormes y los traseros parecen que están integrados en la carrocería y según el acabado que escojamos, puede llevar unas atractivas llantas de 15", que le dan un toque muy deportivo; cristales tintados, pomo y volante de cuero, tapizado Sport, suspensión endurecida o espejos eléctricos, por citar algunos ejemplos. En un principio solo contará con la carrocería de tres puertas, pero a lo largo del año incorporarán la carrocería de 5 puertas.


En el interior nos encontramos con un habitáculo que da la sensación de ser más amplio de lo que es gracias a su luna delantera muy adelantada y la cantidad de luminosidad que entra dentro del coche, además de unas ruedas posteriores retrasadas al máximo, lo que le confiere mayor aprovechamiento de espacio interior. Nunca te da la sensación de agobio.


Los materiales del salpicadero son, en su mayoría, plásticos toscos y duros para asegurar una mayor durabilidad y, por supuesto, ahorrar en costes de producción. El cuadro de relojes es muy sencillo y te da la información necesaria. Pero lo que más llama la atención es el minúsculo cuentarrevoluciones que, dado a que es un coche urbano, tampoco tiene mucha relevancia.


Todos los botones esenciales están a mano, ya que el salpicadero está sobre-elevado para que cuando se maneje el aire acondicionado o los mandos de la radio, no se aparte en exceso la vista de la carretera. No existen apenas huecos para vaciar los bolsillos y llama la atención que en la puerta del conductor no haya dos botones para subir o bajar las ventanillas de las dos puertas. Si el acompañante se deja la ventana abierta al bajarse del coche, tendremos que estirarnos hacia su puerta para poder subirla. Como opción puede incorporar un navegador con pantalla extraíble que también ofrece una información detallada de nuestro viaje y corresponde a un "Pack" determinado, junto con el Bluethooth y lector de micro-SD.


Los asientos son cómodos para el día a día pero, por la configuración urbana del vehículo, ni tienen una sujeción lateral destacada, ni un mullido excelente para realizar largos viajes. Pero el tapizado tiene pinta de aguantar muy bien el paso del tiempo y el uso.


Está homologado para cuatro pasajeros debido a su estrechez, así que la plaza central trasera es inoperativa y se hecha un poco en falta más espacio para las piernas en las otras dos plazas. Una solución hubiera sido incorporar una banqueta deslizante para aprovechar más el espacio cuando el coche no tenga nada en el maletero. Pero tampoco se les ha ocurrido.


El maletero es muy amplio según lo que se estila en este tipo de coches. Cuenta con unos más que destacables 251 litros, pero no tiene un espacio uniforme y la boca de carga está muy elevada como consecuencia de tener unos parachoques tan prominentes, pero aun así; la capacidad de carga es de sobresaliente.


El equipamiento de serie y el disponible en opción es de lo más innovador en este segmento y puede llevar, según acabados y "packs" opcionales, "gadgets" como el mencionado navegador, sensores de aparcamiento traseros, asientos calefactados, airbags de cabeza y torax, llantas de 14" y 15", control de velocidad y hasta un sistema de retención automática del vehículo, por si nos despistamos en una retención y que funciona a menos de 30 Km/h el cual, es inaudito en esta categoría de coches.


No se contempla la posibilidad de incorporar en un futuro motores diésel, ya que los tricilíndricos de gasolina tienen un consumo comedido (entre 4,6 y 5,2 l/100 Km), un mantenimiento básico y un funcionamiento agradable. En este caso concreto, la motorización de este urbano, corre a cargo de un tricilíndrico 1.0 12V con dos gamas de potencia; 60 y 75cv, y la posibilidad de elegir versiones Ecomotive que, incorporando pequeñas soluciones técnicas y aerodinámicas, reducen sensiblemente el consumo y las emisiones. Colabora en ello una caja de cambios de 5 relaciones muy bien ajustadas y con un guiado rápido, que le aporta mayor vivacidad al coche entre semáforo y semáforo.


Sobra decir que es un vehículo exclusivamente urbano y que los motores son más que suficientes para realizar su labor diaria. Obviamente no podremos contar con unas recuperaciones fulgurantes, ni aceleraciones que nos "peguen" la espalda al respaldo del asiento; pero sí que contaremos con unos motores muy voluntariosos, que aceleran con brío desde parado, perdiendo parte de su "mordiente" a medida que van pasando los metros dado a su escaso par motor.


Aun así; la versión de 60cv asegura una aceleración de 0-100 Km/h en 14,4 segundos y alcanza una máxima de 160 Km/h, con lo que se podrán hacer incursiones sin miedo alguno, por las radiales de nuestras ciudades.


Los precios son muy ajustados y podemos adquirir un Mii por 8.690 euros, con el acabado Reference y el equipamiento básico, hasta llegar al tope de gama que es la terminación Mii Style Sport, por 11.400 euros sin opciones.


Es un pequeño-gran coche para circular por nuestras atestadas urbes. Es ágil, es fácil de aparcar, tiene un gran equipamiento y es bastante seguro. Creo que tendrá una gran aceptación por parte del público al que va dirigido, aunque tiene una gran competencia dentro de casa.




Comentarios

  1. Yo he visto uno, en rojo como en de la cuarta foto. Y me gusto bastante, tenía un diseño hasta deportivo podría decirse.

    Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Lo demás es historia: Citroën GS Camarghe

URO Vamtac. El Hummer español.

Porsche Boxter 25 Aniversario. !!Feliz cumpleaños!!

Comparativa GTI: Alfa Romeo Mito QV.

Prueba: Volkswagen ID.3. 1st Plus