Prueba: Citroën C4 Grand Picasso 1.6 HDI Exclusive.


Técnicamente, lo podríamos denominar como una retroprueba; aunque realmente actual, ya que el nuevo C4 Picasso acaba de ser puesto en circulación y todavía quedan varias unidades de su predecesor a un precio realmente interesante y con un descuento de más de 6.000 euros en toda la gama.


Hoy vamos ha probar el nuevo Citroën C4 Grand Picasso 1.6 HDI 115, con el más que satisfactorio acabado "Exclusive".


Es el monovolumen estrella de Citroën y se nos presenta con unos acabados excelentes y detalles de buen gusto tanto exterior, como interiormente. La primera vez que lo vi pasar por delante de mis narices, me llamaron la atención sus gigantescos faros traseros, con una iluminación con efecto tridimensional y su desproporcionada tercera luz de freno con 20 LEDS. Creí que me estaba adelantando una nave espacial; tanto por envergadura, como por los efectos lumínicos.


Sus grandes faros delanteros proporcionan una luminosidad ejemplar y nítida en noches cerradas o en lugares sin apenas luz; lo que el conductor agradecerá enormemente y sentirá una gran sensación de seguridad.
Unas llantas de 17" y unos neumáticos en medidas 215/55/17, es todo lo que necesitamos para tener un monovolumen con un pequeño toque deportivo y un gran aplomo en carretera.


Qué contaros de su pequeño, pero agresivo, propulsor más que probado por todos los que tenemos un vehículo del grupo PSA. El famoso 1.6 HDI 110 "common-rail" es conocido tanto dentro, como fuera del grupo, ya que ese mismo motor lo montan otras marcas rivales por eso de las sinergias.


Es un poco perezoso en bajas revoluciones, ya que tiene que mover los 1.614 kilos que pesa este "bicharraco" en vacío, aunque superadas las 1.500 rpm, este propulsor tiene un gran "tirón" hasta el corte de inyección.



En autopista no se amilana y parece que el comprimido propulsor siempre quiere más. Con la quinta velocidad engranada a 150 Km./h (niños; no hagáis esto en casa sin la supervisión de un Guardia Civil de Tráfico), solo tenemos que pisar ligeramente el acelerador y en un momento nos pondremos a 185 Km/h. Yo creo que es mas que suficiente, teniendo en cuenta que habitualmente, llevamos un monovolumen con toda la familia montada.


En los puertos de montaña y con la calzada un poco retorcida y bastante deteriorada, el coche toma las curvas y tiene un aplomo, en esas circunstancias, por encima de lo normal.


La transmisión de la versión que poseo, es de tan sólo 5 relaciones y manual. Una sexta le haría falta, para aquilatar un poco más el gasto de combustible, pero una quinta velocidad superlarga nos hace olvidarnos de ese tema si no miramos mucho los consumos. Son 5,2 l/100 homologados por la marca y a partir de 120 Km/h se nos pone en casi 6,5 l/100 Km; lo que no esta nada mal para las dimensiones y el peso del vehículo que llevamos.


La suspensión delantera es de tipo McPherson y la trasera neumática automática (siempre lleva la misma altura cargues lo que cargues), para la comodidad de los pasajeros y de los usuarios de la vía que circulen delante nuestro, en el caso de llevar sobrecarga.


Desde el maletero puedes bajar la suspensión para efectuar la carga y descarga desde un par de pulsadores situados en el lateral. Al iniciar la marcha la amortiguación vuelve a su altura habitual de manera automática.

 
En definitiva; es una suspensión ideada y desarrollada para realizar viajes cómodos con toda la familia; ni demasiado blanda, ni demasiado dura. No notaremos los baches en la infinidad de carreteras olvidadas por nuestro querido Ministerio de Fomento.


Vamos ha centrarnos en el interior. El espacio es su punto fuerte. Sus butacas son grandes, cómodas y muy envolventes, algo que nos invita a seguir conduciendo y no acabar el viaje sea lo largo que sea el trayecto.


El acabado Exclusive nos ofrece de serie un montón de cositas al gusto de los más sibaritas; 7 airbags, ABS, ESP, TRC, sistema de ayuda a la frenada de emergencia, detector de la presión de neumáticos, sensores de luces y lluvia, sensor de aparcamiento delantero y trasero, asistente para aparcar en línea, que detecta si el espacio es suficiente y unos espejos retrovisores que se inclinan hacia abajo para facilitar la maniobra y no demos un "mordisco" a la llanta al acercarnos demasiado a un bordillo. De manera opcional podía haber elegido el navegador con brújula o el techo de cristal panorámico; pero no quise seguir aumentando la factura final.


Una vez dentro; la enorme luna delantera nos ofrece una visibilidad inmejorable. Podemos advertir, con total nitidez, desde el helicóptero de la Guardia Civil, hasta el semáforo que tenemos encima por haber frenado un poco mas tarde. Pero si no hace falta o no queremos que entre tanta luz en el vehículo; los parasoles también se desplazan por medio de unos carriles para cubrir 1/3 de luna delantera y sirven para que en esas primeras horas de sol, el astro rey no nos moleste demasiado. Son pequeñas soluciones prácticas que aumentan aun más la sensación de espacio y luminosidad del interior a nuestro antojo.


El volante y pomo de la palanca de cambios son de cuero
, aunque la tapicería, en mi caso concreto, no lo es, y como buen monovolumen que se precie; hay 8 huecos portaobjetos, incluidas las 3 enormes guanteras repartidas por todo el ancho del cuadro de mandos.


Existen tres pantallas de cristal liquido; 2 de ellas, situadas en los laterales del salpicadero, sirven para controlar el climatizador bizona y para que cada ocupante regule la temperatura deseada y la gran pantalla en la zona central sirve de odómetro y te indica todos los parámetros del vehículo, como la velocidad, revoluciones por minuto, autonomía, ordenador de abordo, temperatura del exterior, el funcionamiento del limitador y regulador de velocidad y alguna cosilla más. Lo que hecho en falta es el control de la temperatura del motor que es inexistente; pero según la ficha técnica, el coche nos avisa cuando hay sobrecalentamiento (aunque ya será tarde).


También, en esta versión Exclusive, nos acompaña un pequeño retrovisor adicional para ver lo que están tramando los pequeños pasajeros en los asientos traseros, lo que, como padre que soy, agradezco mucho.


Una de las curiosidades de este monovolumen y de todos los modelos de la marca francesa contemporáneos; es su volante con la parte central fija.


Un montón de botones y ruletas, a los que te tienes que acostumbrar, hacen que puedas manejar el equipo de audio, el ordenador o el limitador y regulador de velocidad, sin soltar las manos del volante. Existe un botón para encender los cuatro pilotos de luz del interior y tenemos también botón con la inscripción P (parking), que pulsándolo, nos mide la distancia del hueco para aparcar. El sistema bluetooth también viene incluido en esta colección de botones y, alguna cosilla seguro que se me escapa de este "artilugio giratorio" un poco complicado de manejar si no buscas los botones con la mirada, pero nada que sea importante.


Vamos ha sentarnos en la parte de atrás de vehículo. Tres grandes butacas iguales equipan este modelo de los chevrones. ¿Qué significa esto?; sitio para tres sillas de niño equipadas con isofix, o dos sillas y un adulto. Seguro que los padres de dos hijos o mas saben a lo que me refiero.


Los respaldos delanteros cuentan con bandeja tipo avión con una luz de cortesía cada uno, para que puedan ir haciendo sus deberes o sus cosas los pequeños "tripulantes".


Dos salidas de climatización, una en cada lado y cortinillas parasoles en los cinco cristales traseros, completan la dotación de confort de estas plazas. Opcionalmente se puede montar equipo DVD con sus pantallas correspondientes sobre las bandejas y un puerto USB para el audio, aunque el equipo de música ya trae MP3.


Cada asiento es independiente y se puede desplazar hacia adelante y hacia atrás unos centímetros, además del respaldo que también se inclina. En este vehículo pueden viajar cómodamente 5 adultos con sus respectivos equipajes sin apenas rozarse.


Abrimos el maletero y cuenta con 576 litros de capacidad hasta la bandeja retráctil. Si quitamos la bandeja ganamos mas altura para meter cosas voluminosas, aunque se hace necesario una rejilla de separación opcional por si hay frenazos inesperados. Este maletero es lo que busca cualquier padre; un espacio enorme donde meter la silla de paseo, la cuna de viaje, el calienta biberones y un montón de juguetes, bolsas y maletas. Abatiendo la segunda fila de asientos el maletero se nos pone en 1.951 litros, con una superficie totalmente plana. Una solución muy práctica es una linterna recargable muy funcional, que sirve de luz de maletero y al sacarla de su compartimento; como linterna para buscar cualquier objeto por el vehículo.


Por fin llegamos a la tercera fila de asientos (solo disponible para la versión Grand Picasso) que se esconden bajo el suelo del maletero. Son dos, e idénticos a los de la segunda fila. Son muy prácticos para pequeños trayectos, ya que prácticamente, nos quedamos sin maletero.


En ellos pueden ir dos adultos de media altura y poca espalda y si no tienen claustrofobia, aguantaran todos los kilómetros del mundo (pocos a ser posible). Para niños son perfectos, ya que aunque dos adultos puedan sentarse, las piernas las deben llevar recogidas. Mejor si llevas a los primos de tus pequeños, que irán tan contentos y felices allí hasta el punto de que todos los niños querrán ir en esa tercera fila. En definitiva; 7 personas pueden trasladarse en el coche bastante cómodos y sin ningún tipo de estrecheces.


Es un gran coche, con un gran maletero y con la posibilidad de montar hasta siete pasajeros. El equipamiento de serie en esta versión Exclusive, es de lo más extenso y posee "gadgets" tecnológicos que se agradecen a la hora de maniobrar con un vehículo de estas dimensiones.


Dinámicamente hablando mantiene un buen equilibrio entre confort y aplomo en carretera, aunque debido a su peso y envergadura, es mejor tomarse las cosas con tranquilidad.


El motor es más que suficiente para mover con soltura al Grand Picasso, y aunque le falta un poco más de "chicha" a bajas revoluciones, puede mantener una velocidad de crucero importante sin percibir esa sensación de velocidad que hace que levantemos el pie del acelerador.


La habitabilidad está fuera de toda duda y la modularidad de todas sus plazas es un punto muy a tener en cuenta
para las grandes familias además; posee una gran cantidad de huecos portaobjetos y con mucha capacidad, para que mantengamos ordenadas nuestras cosas dentro del habitáculo.


Los ajustes también son dignos de mención y la combinación de plásticos blandos y duros no está nada mal, y son materiales de bastante buena calidad y buen tacto.


En definitiva; es un coche grande, divertido, con muy buena calidad de fabricación y grandes acabados. Me apetece tener otro crío.


Datos técnicos:

Motor: 1.6 HDI
Potencia: 115cv
Vel Máx: 190 Km/h
Acel 0-100: 12,1 segundos
Cons: 4 l/100 Km
Precio: Desde 28.450 euros (versión probada)


Nota de redacción:
Como podéis ver las fotos no corresponden al modelo de la prueba en sí, porque se perdieron en una avería del PC, pero el vehículo es el que veis en las imágenes.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo demás es historia: La leyenda del Quadrifoglio Verde

BMW Serie 2 Coupé. El que faltaba

Prueba: Mini Cooper 3 Puertas

Alpine A110 South Beach Colorway. Los colores del verano

Mercedes Benz Clase T. Del ocio al trabajo y viceversa.