Seat León 1.0 TSI y 2.0 TDI. Las versiones de acceso.


El Seat León supondrá un revulsivo para la marca española, ya que vaticinamos que, de nuevo, será un gran éxito comercial. Ahora nos llegan las versiones de acceso, tanto en gasolina como en diésel que contarán con los motores 1.0 TSI 110 CV (a la espera de la llegada del 1.0 TSI 90 CV que será el más básico), y 2.0 TDI 115 CV.


Ambos cumplen con la más exigente normativa de emisiones actual Euro 6 gracias a una serie de avances tecnológicos que hacen de ellos, dos de los motores más eficientes del mercado (del mercado de los compactos de combustión), ambos unidos a un cambio manual de seis velocidades, y asociados a la tracción delantera.


Por su agrado de uso, suavidad de funcionamiento y reducido consumo son, en suma, la combinación ideal para circular con agilidad por el tráfico interurbano, y viajar con soltura por carretera. Todo ello con una calidad de rodadura excepcional en todo momento. De hecho, uno de los primeros coches propios que tuve era un Seat León de primera generación con 102 CV del cual, me llamaba mucho la atención su rendimiento general a pesar de su escasa potencia aparente, así que no seré yo el que ponga en duda esa afirmación.


El bloque de gasolina 1.0 TSI con 110 CV es un motor tricilíndrico de 999 cm3 es un motor muy compacto, con una respuesta que, además de suave, resulta muy contundente. Por su parte, el par máximo es de 200 Nm pero lo mejor es que, desde 1.500 rpm el motor ya está entregando 175 Nm, lo que supone un 87% del par máximo disponible. Por eso, desde ralentí hasta prácticamente el corte de inyección, el nuevo León 1.0 TSI se mueve con una contundencia sorprendente y sin apenas ruido ni vibraciones.


En cuanto a sus prestaciones, alcanza una velocidad máxima de 197 km/h y acelera en 10,9 segundos hasta los 100 km/h desde parado, que no es que sean una prestaciones sublimes, pero qué queréis; tampoco se puede correr. Su consumo medio es de 4,7 l/100 km según la actual homologación NEDC y, siguiendo con la homologación actual, su consumo en ciudad es de 5,7 l/100 km, y de 4,1 l/100 km en extraurbano. Estas cifras suponen unas emisiones de CO2 de 107 g/km, quedando exento del pago del impuesto de matriculación, y con etiqueta medioambiental C.


Por lo que respecta al bloque diésel 2.0 TDI de 115 CV, se ha conseguido reducir en 19 g/km las emisiones de CO2 respecto al anterior motor 1.6 TDI CR 115 CV, gracias a un conjunto de medidas técnicas. de esta manera, el bloque de cuatro cilindros y 1.968 cm3 desarrolla su potencia máxima de 115 CV entre 2.750 y 4.250 rpm, y presenta un par máximo constante de 300 Nm desde 1.500 hasta 2.500 rpm, ofreciendo así una agradable respuesta ante las demandas del conductor sobre el acelerador, a prácticamente cualquier régimen de motor. Además, los desarrollos de la caja de cambios manual de seis velocidades permiten obtener un rendimiento óptimo en cualquier circunstancia.


Su consumo medio según la actual homologación NEDC, es de 3,4 l/100 km, 3,8 l/100 km en ciclo urbano, y 3,2 l/100 km extraurbano y en cuanto a sus emisiones, presenta 90 g/km de CO2. Dispone de la etiqueta medioambiental C y, al igual que ocurre en el resto de la gama de motores actuales del nuevo León, está exento del pago del impuesto de matriculación.


Como hemos dicho, habrá una versión de gasolina más accesible en el futuro pero de momento, estas dos motorizaciones representan el acceso a la extensa y apetecible gama Seat León. 


Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo demás es historia: El renacimiento de Talbot.

Lo demás es historia: Los coches especiales de Seat en los últimos 70 años.

GWA Ciento Once. Recreación estrella.

Prueba: Volkswagen Golf 1.5 eTSI Life

Mitsubishi Eclipse Cross Black Edition. Edición apetecible.