El regalo de los dioses. BMW Motorrad R18 Dragster.


El renombrado diseñador de motos personalizadas Roland Sands desnudó a la BMW R 18 para crear una dragster de líneas rectas con el icónico y enorme motor bóxer. El resultado: la R 18 Dragster. Él y su equipo han creado una obra maestra única construida en torno al impresionante Big Bóxer de 2 cilindros, dando rienda suelta a su creatividad en el proceso. La historia personal de Roland Sands sirvió como fuente de inspiración para su trabajo en esta moto.


Roland Sands siempre empieza por esbozar sus ideas en papel. Esto le permite averiguar los fundamentos de la forma y cómo podría ser la postura y la geometría de la moto. De esta manera, con la nueva R 18, BMW Motorrad presentaba la primera moto de serie de la marca para el segmento cruiser. Este modelo encarna completamente la tradición de las históricas motos BMW como ninguna otra antes, tanto en lo que respecta a la técnica como al diseño.


Como él mismo cuenta, Roland Sands básicamente creció sobre una motocicleta y lleva el motociclismo en la sangre. Su padre era un piloto de drag que construía motos y piezas personalizadas. Como resultado, Roland se crio rodeado de motos geniales. No pasó mucho tiempo antes de que él también condujera motos de cross, desmontándolas y reconstruyéndolas. Hizo su propia carrera en competición que duró diez años. Hoy, Roland es un diseñador de motos personalizadas y ropa de moto, famoso en todo el mundo.


En la R18 Dragster que ilustra estas líneas, el diseñador se ha basado en modelos ilustres como la BMW R 5 y vuelve a centrar la atención en lo esencial de la motocicleta: tecnología purista y sin adornos y el motor bóxer como centro del placer de conducción, combinado con "buenas vibraciones". El "Big Bóxer" continúa la línea de motores bóxer tradicionales refrigerados por aire que han ofrecido inspiración en la conducción desde que BMW Motorrad comenzó su producción en 1923.


Más que cualquier otra motocicleta, la nueva R 18 ofrece un diseño altamente personalizable. Presenta un marco trasero fácilmente desmontable y un conjunto de piezas pintadas fáciles de desmontar. Esto le da al cliente un alto grado de libertad para transformar fácilmente la parte trasera de la nueva R 18 según sus preferencias personales. Además, también puede cambiar el acabado de la pintura según sus gustos personales. 


Para la R 18 Dragster, el equipo de Roland Sands mantuvo la geometría del cuello de la R 18, quitó la parte trasera de la moto y la convirtió en una drag racer. Además, decidieron mantener la carrocería de la R 18 original, pero modificaron el guardabarros delantero y trasero para que encajara en el chasis modificado. Todo el proceso de personalización llevó unos tres meses y medio. La moto se dirigió entonces al taller para el montaje final y un día en una pista de drag.


Además de la R 18 Dragster personalizada, Roland Sands también ha creado dos colecciones de diseño diferentes de piezas de aluminio fresado para el lanzamiento de la R 18 Cruiser: "Machined" y "2-Tone-Black". Las gamas "Machined" y "2-Tone-Black" incluyen ruedas delanteras y traseras disponibles en dimensiones diferentes a las estándar. Además, esta exclusiva colección de piezas mecanizadas incluye carcasas de velocímetro, abrazaderas de manillar, elevadores, puños de manillar, palancas de mano y retrovisores, así como elementos de acabado de la carcasa del motor, tapones de llenado, tapas de silenciador de admisión y mucho más.


Para la R 18 Dragster, Roland Sands utilizó esta colección de piezas fresadas de diseño para personalizar palancas, ruedas, cubiertas de válvulas, protectores, faros e indicadores. La parte delantera se tomó de la superbike S 1000 RR. Tanto el asiento como el escape los crearon desde cero. La verdad es que esta moto es realmente apetecible y como siempre, Roland lo ha vuelto a hacer. Todo un éxito. 




Comentarios

Entradas populares de este blog

URO Vamtac. El Hummer español.

Prueba: Kia Sportage 1.6 CRDi Mild Hybrid

Peugeot Rifter 4x4 Concept. Polivalencia para vivir la vida.

Lo demás es historia: Suzuki Vitara

Renovación del campeón. Kia Stinger.