Viendo el futuro mirando al pasado. Nissan Z Proto


Nissan ha presentado el Z Proto, que marca la intención de la empresa de lanzar una nueva generación del legendario deportivo Z , uno de los deportivos de la marca más distinguidos y venerados. Este prototipo se ha exhibido en un acto virtual retransmitido a todo el mundo desde Yokohama y cuenta con un nuevo diseño interior y exterior, que no se parece en nada a ningún Nissan conocido (a mi me parece un tanto desafortunado), además de un motor V6 bi-turbo con transmisión manual.


El Nissan Z Proto rinde homenaje a los 50 años de historia de la serie Z. Pero al mismo tiempo, es un deportivo totalmente moderno.


Este original modelo ha sido diseñado y desarrollado por el equipo de diseño en Japón, y cuenta con un diseño exterior moderno, con una silueta que transmite respeto y cierta nostalgia por el modelo original. El prototipo presentado cuenta con una pintura nacarada de color amarillo brillante, un tributo a una opción de pintura popular tanto en el Z de primera generación como en el 300ZX, y un techo negro.


También la forma del capó y los faros LED inclinados en forma de lágrima son recuerdos inconfundibles del Z original. Por su parte, las dimensiones de la parrilla rectangular son similares, con la inclusión de aletas de parrilla ovaladas para ofrecer un aspecto moderno actualizado. Su forma sigue destilando deportividad y elegancia.


La conexión con el Z original resulta más sorprendente al observar el Z Proto desde el lateral. La línea del techo fluye desde el morro hasta la parte trasera para generar un perfil inconfundible del Z de primera generación, cuyo borde trasero era ligeramente más bajo que la altura del guardabarros delantero, lo cual le aporta al Z su presencia y personalidad únicas. La transición característica del cristal trasero a la posición baja de la cola se suma a ese efecto.


La parte trasera se inspira en las luces traseras del 300ZX, pero reinterpretadas para el mundo moderno. Las luces de tipo LED están situadas dentro de una sección negra rectangular que atraviesa la parte trasera y envuelve los bordes exteriores, por lo que transmiten un brillo intenso.


Por último, los tratamientos de fibra de carbono ligera en los faldones laterales, en el labio inferior delantero y en el faldón trasero garantizan un gran rendimiento. Las llantas de aleación de 19’’ y el doble tubo de escape completan el impresionante aspecto del Z Proto en carretera.


Si nos sentamos en su interior, observamos que el habitáculo del Z Proto está diseñado para adaptarse al conductor y al pasajero como un guante, por lo que combina a la perfección la última tecnología con elementos Z clásicos. El equipo de diseño de interiores buscó el consejo de leyendas profesionales del automovilismo para dotar al Z Proto de un habitáculo digno de su rango, tanto para carretera como para circuito. Tal inspiración resulta patente en los instrumentos del Z.


Toda la información vital se encuentra en la pantalla digital de 12,3" y está organizada para ayudar al conductor a leerla de un vistazo, como puede ser el límite de revoluciones en la posición de las doce en punto. Los tres relojes sobre la consola central también forman parte del ADN del Z, y se mantienen en el nuevo Z Proto con distintas funciones que acompañan a las indicaciones mostradas en la pantalla principal y el nuevo volante multifunción ofrece al conductor controles de acceso rápido sin renunciar a su estética vintage.


Los acabados de color amarillo, al igual que el exterior, destacan el carácter deportivo y están presentes en todo el habitáculo, incluidas las costuras del panel de instrumentos. Los asientos cuentan con elementos amarillos y una franja en el centro para generar profundidad.


Cuando se presentó el Z original en 1969, se hizo para ofrecer la posibilidad de disfrutar de un deportivo a la mayor cantidad posible de personas. A lo largo de sus 50 años de vida, las distintas generaciones de Z han definido la esencia de la conducción clásica, con un gran motor en posición delantera longitudinal, un cambio manual y tracción trasera para dotar al vehículo de una gran agilidad y pureza y de una conexión “analógica" con el piloto que será difícil de encontrar en el mundo digital de hoy en día.


Cada nueva generación contaba con un motor más potente, aunque el secreto del Z es algo más que el simple aumento de potencia. Pero dado que se trata de un prototipo, ahora se está trabajando para sincronizar la potencia con la elegancia y el control que han definido al Z durante los últimos 50 años.


!Ah!. Y por si se os había hecho la boca agua y el culo gominola; lo siento. Cuando se fabrique está previsto que no llegue a Europa.




Comentarios

Entradas populares de este blog

Mitsubishi Eclipse Cross Black Edition. Edición apetecible.

URO Vamtac. El Hummer español.

Lo demás es historia: Peugeot 205 GTI Plus.

Prueba: Kia Sportage 1.6 CRDi Mild Hybrid

Peugeot Rifter 4x4 Concept. Polivalencia para vivir la vida.