Las bestias más bestias de Audi. Audi SQ7 y SQ8.


Audi pone a la venta en España los SQ7 y SQ8 con el nuevo motor TFSI, como respuesta a la tendencia de ofrecer versiones de gasolina en el segmento de los SUV de altas prestaciones. Los nuevos modelos S cuentan de serie con un chasis que equipa numerosos componentes de alta tecnología y ofrecen nuevas funciones de conectividad y sistemas de asistencia. 


Con una potencia de 507 CV y un par máximo de 770 Nm, el V8 4.0 TFSI de gasolina propulsa a los Audi SQ7 y SQ8 de forma extremadamente dinámica. Para acelerar de 0 a 100 km/h apenas necesitan 4,1 segundos, mientras que pasan de 80 a 120 km/h en tan solo 3,8 segundos y la velocidad máxima está limitada electrónicamente en ambos modelos a 250 km/h. En función del equipamiento seleccionado, el SQ7 TFSI consume entre 11,9 y 12,5 litros cada 100 km y el SQ8 TFSI homologa consumos de 12,6 a 12,8 l/100 km.


La potencia del 4.0 TFSI se transmite a la carretera a través de un cambio triptronic de ocho velocidades y de la tracción integral permanente quattro. En condiciones normales, el diferencial central mecánico distribuye el par en una relación de 40:60 entre los ejes delantero y trasero, respectivamente. Si disminuye la adherencia en uno de los ejes, reparte la mayoría del par al que presenta mayor agarre, con una proporción de hasta el 70% al eje delantero y del 80% en el caso del eje trasero.


Con el paquete de suspensión advanced opcional se incluye también el diferencial deportivo. En curvas tomadas a alta velocidad, este sistema reparte el par entre las dos ruedas del eje trasero a través de dos embragues multidisco, de forma que la mayor parte del par se transfiere a la rueda de mayor agarre en ese momento. Los SUV deportivos, literalmente, se pegan al asfalto y el sobreviraje se minimiza en gran medida.


Equipan de serie dos sistemas de alta tecnología para el chasis: el tren de rodaje con la suspensión adaptativa sport con control de amortiguación que permite modificar la altura de la carrocería en hasta 90 milímetros y la dirección a las cuatro ruedas que cuenta con dos elementos. Por un lado, el sistema de dirección para el eje delantero, con una desmultiplicación de 13,3:1, mejora de forma considerable la agilidad y la maniobrabilidad. En el eje trasero, la dirección permite que las ruedas giren hasta 5 grados en dirección contraria a las delanteras cuando se circula a baja velocidad, lo que reduce el diámetro de giro, beneficiando las maniobras. A velocidades superiores a los 60 km/h, las ruedas traseras giran ligeramente en la misma dirección que las delanteras, mejorando así la estabilidad, especialmente durante los cambios rápidos de dirección.


El paquete de suspensión advanced incluye el sistema electromecánico de estabilización activa del balanceo. Cada barra estabilizadora está dividida en dos mitades, y cuenta con un motor eléctrico entre ellas. Al conducir en línea recta las dos mitades se mantienen desacopladas, lo que permite que las suspensiones del lado izquierdo y derecho en cada eje trabajen de forma independiente, reduciendo así las vibraciones producidas por las masas suspendidas incluso en carreteras sin pavimentar. 


En la configuración deportiva, el motor eléctrico hace girar las mitades de cada barra estabilizadora en direcciones opuestas, para que actúen como un único elemento. De esta forma, el vehículo se inscribe en la curva con menor balanceo de la carrocería, proporcionando mayor dinamismo y precisión. 


Por otra parte, la plataforma electrónica de chasis es el centro de control que interconecta todos los sistemas relacionados con el comportamiento dinámico, excepto la dirección a las cuatro ruedas. Los conductores experimentarán esta estrecha interacción con una agradable sensación de precisión al volante. A través del sistema Audi drive select pueden intervenir en el funcionamiento de las suspensiones, así como en el 4.0 TFSI y en el cambio tiptronic. Existen siete perfiles de conducción: confort, auto, dynamic, efficiency, allroad, offroad e individual.


El Audi SQ7 equipa de serie llantas de 20 pulgadas, mientras que en el SQ8 las llantas de serie son de 21 pulgadas. Opcionalmente, Audi y Audi Sport ofrecen diferentes diseños de llantas de 21 y 22 pulgadas, así como unas llantas de 23 pulgadas. Detrás veremos unas enormes "paelleras", puesto que ambos modelos equipan frenos con discos de 400 mm de diámetro en el eje delantero, y de 350 mm en el trasero, con las pinzas de freno en color negro (como opción pueden ir en rojo) que equipan el logo S en las ruedas delanteras. Bajo pedido, Audi también ofrece la posibilidad de instalar frenos de discos carbocerámicos, particularmente potentes y duraderos. En este caso, el diámetro de los discos es de 420 mm para el eje delantero y de 370 mm en el trasero, con las pinzas de freno pintadas en color gris antracita.


En el exterior, obviamente, observaremos detalles específicos S, por lo que el estatus especial de los Audi SQ7 TFSI y SQ8 TFSI queda patente a primera vista. El frontal presenta una parrilla Singleframe con lamas dobles y un blade tridimensional en el paragolpes, con la rejilla de las entradas de aire laterales en forma de panal.


En el lateral, las carcasas de los espejos retrovisores llaman la atención por su acabado en aluminio, mientras que el llamativo diseño de las protecciones de los bajos, la inserción con una rejilla de panal y las cuatro salidas de escape hacen que el diseño de la zaga resulte poderoso. Algunas inserciones están acabadas en plata mate, como el marco de la parrilla Singleframe, que se ha diseñado como una gran máscara en el SQ8 TFSI. Si el cliente solicita el paquete de estilo negro, este marco y otros elementos de la carrocería están pintados en negro.


La elegante apariencia deportiva de la carrocería tiene continuidad en el espacioso interior. Los asientos deportivos están tapizados en cuero y Alcantara, en color negro o gris, con el logo S en relieve en los respaldos y costuras de contraste. Las inserciones decorativas son de aluminio mate cepillado; opcionalmente pueden ser de carbono o de madera de roble gris con acabado brillante. Los umbrales de las puertas delanteras con iluminación e inserciones de aluminio con el logo S forman parte del equipamiento de serie y para un mayor empaque, los pedales, el reposapiés y el protector del umbral de carga del maletero están realizados en acero inoxidable.


Audi ofrece opcionalmente los asientos deportivos plus con reposacabezas integrados y apoyos laterales ajustables de forma neumática, tapizados en cuero con patrón de rombos, que se pueden solicitar también en rojo. Los asientos deportivos S pueden perfeccionarse aún más con las funciones de ventilación y masaje. El paquete de iluminación ambiente, que también está disponible como opción, ilumina los contornos y las superficies del interior hasta en 30 colores, que el conductor puede elegir a través del MMI.


En lo referente a controles, infotainment y conectividad, están equipados con lo último en tecnología. El sistema de control MMI touch response integra dos grandes pantallas en el centro del salpicadero. Tienen un tamaño de 10,1 pulgadas y 8,6 pulgadas respectivamente, y responden con retroalimentación háptica y acústica a cualquier toque con los dedos y la estructura de los menús hace que el desplazamiento por los mismos resulte fácil e intuitivo. No obstante, ambos cuentan con un sistema de control por voz que reconoce frases del lenguaje cotidiano y accede a los datos almacenados en la nube para responder a la mayoría de los requerimientos. El conductor puede activarlo simplemente diciendo “Hey Audi”.


Opcionalmente se puede equipar un head-up display que proyecta información relevante directamente en el parabrisas o el Audi virtual cockpit plus, con un modo de visualización S específico. Se controla a través del volante multifunción y el conductor puede elegir entre distintas pantallas, entre ellas la “S-Performance”, que coloca al cuentarrevoluciones como elemento principal, y muestra información de la potencia y del par motor en porcentajes.


Los SQ7 TFSI y SQ8 TFSI están equipados de serie con el sistema MMI Navegación plus, que nos ofrece imágenes de satélite de Google Earth y tiene en cuenta la información específica del flujo del tráfico en cada carril, así como las predicciones sobre la evolución del mismo. 


Completan el equipamiento elementos de confort como el climatizador de cuatro zonas, las puertas con cierre asistido y el paquete air quality con ionizador. Los faros delanteros HD Matrix LED, de serie, iluminan la carretera con el máximo brillo y precisión en cualquier situación. En el SQ7 TFSI se pueden pedir como opción los faros Audi láser light, que prácticamente duplican el alcance de las luces de largas de carretera. Opcionalmente también podemos disponer del sistema de audio Bang & Olufsen Advanced Sound System con sonido 3D con un amplificador de 1.920 vatios y hasta 23 altavoces.


Los sistemas de asistencia a la conducción, como el Audi pre sense front, se incluyen de serie. Otros están disponibles de forma individual o como parte de los paquetes “City” y “Tour”.


El asistente de crucero adaptativo se encarga de la dirección, la aceleración y la desaceleración en muchas situaciones. Una nueva característica que aumenta el confort es la función de reinicio: incluso tras una larga parada, hace que el coche inicie de nuevo la marcha si el coche de delante comienza a moverse. Más adelante se añadirá un volante capacitivo, con el que un simple toque sobre el mismo permitirá al vehículo detectar que el conductor está disponible para asumir la responsabilidad de la dirección, manteniendo así activo el guiado lateral automático.


El asistente de eficiencia contribuye a un estilo de conducción que permite ahorrar combustible, indicando al conductor las situaciones en las que tiene sentido levantar el pie del acelerador. El asistente de intersecciones, el asistente de tráfico cruzado trasero, la alerta de salida y las cámaras de visión periférica se suman a los sistemas de asistentes a la conducción en ciudad.


Por su parte, el asistente al aparcamiento park assist plus es un equipamiento nuevo en los dos modelos S. Maniobra el coche de forma automática para entrar o salir de una plaza de aparcamiento en paralelo con solo pulsar un botón, controlando la dirección, el acelerador, los frenos y el cambio tiptronic, mientras el conductor permanece en el interior del vehículo supervisando el proceso.


Otra de las novedades con las que estarán equipados los nuevos modelos S en su lanzamiento al mercado es el asistente de maniobras. A velocidades inferiores a 10 km/h, puede evitar colisiones al maniobrar mediante intervenciones en los frenos, tanto cuando se conduce hacia adelante como marcha atrás. El sistema detecta los objetos que midan más de 20 centímetros alrededor del vehículo, como por ejemplo vehículos estacionados o columnas en un garaje. Para ello se sirve de los sensores de ultrasonidos y de las cámaras de visión periférica opcionales. Si la situación lo requiere, frena el coche totalmente.


Increíblemente tecnológicos e increíblemente deportivos. Los SUV más extremos de la firma de los cuatro aros llegarán al mercado europeo a partir de otoño y los precios en España parten desde 115.160 euros para el SQ7 y 122.930 euros para el SQ8. Apetecibles, ¿verdad?.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Mitsubishi Eclipse Cross Black Edition. Edición apetecible.

URO Vamtac. El Hummer español.

Lo demás es historia: Peugeot 205 GTI Plus.

Prueba: Kia Sportage 1.6 CRDi Mild Hybrid

Peugeot Rifter 4x4 Concept. Polivalencia para vivir la vida.