Made in Spain. Citroën C4 y ë-C4.


La nueva generación del Citroën C4 consigue conjugar dos tendencias estéticas: la elegancia, la aerodinámica y la fluidez de las berlinas (bueno, más bien de los compactos), con la robustez y la posición sobreelevada de los SUV. Es una fórmula que funciona, ya que existen algunos representantes de otras marcas que, aunque no nacieron como compactos, sí que tienen unas medidas contenidas y aires de SUV. El nuevo Citroën C4, rompe los códigos en el segmento de los compactos típicos con una posición sobreelevada que se consigue gracias a unos voladizos cortos, ruedas de gran diámetro y una altura libre al suelo de 15,6 cm.


Al igual que ocurre con la mayoría de los nuevos Citroën de última generación, la personalización es uno de los puntos fuertes del nuevo Citroën C4. Inspirado en las personas, permite elegir entre 31 combinaciones de colores y Packs Color en el exterior y 5 ambientes interiores diferentes. En total, se pueden combinar 7 colores exteriores, con una gama que va de los tonos más sobrios a los más llamativos, con 5 Packs Color que incluyen toques muy personales en los marcos de los antiniebla delanteros y en los omnipresentes Airbump, creando así combinaciones más discretas, refinadas o más dinámicas. 


La unión al suelo y el comportamiento en carretera han sido características clave en los Citroën de toda la historia, con hitos como el Citroën GS. En ese ámbito, los nuevos C4 y ë-C4 incorporan las innovadoras suspensiones Citroën con Amortiguadores Progresivos Hidráulicos, que proporcionan un confort de máximo nivel y la sensación de viajar sobre una alfombra voladora para lograr el máximo bienestar a bordo, un elevado dinamismo y un gran placer de conducir. 


Esta tecnología exclusiva de la marca parte de un principio de funcionamiento sencillo: añade dos topes hidráulicos en ambos extremos de los amortiguadores, uno de extensión y otro de comprensión, con lo que los movimientos de la carrocería se atenúan asegurando el confort y la estabilidad.


Por su parte, el habitáculo del nuevo Citroën C4 es un fiel reflejo del programa Citroën Advanced Comfort, una visión única del confort que va más allá de la comodidad para incidir en aspectos como la armonía, la tranquilidad y la seguridad a través de la modularidad, la tecnología y la ergonomía.


Los asientos Advanced Comfort aportan una agradable sensación de confort, de bienestar y de apoyo dando la impresión a los ocupantes de que están sentados en un sofá, bien aislados de la carretera. Están instalados en una posición más elevada que en otros modelos de otras marcas gracias a la postura sobreelevada del coche. De esta manera los pasajeros tienen una mejor visibilidad y afrontan la conducción con mayor tranquilidad. 


El salpicadero, horizontal, ancho y robusto, proporciona a los pasajeros una gran sensación de espacio y de volumen, ofreciendo numerosos huecos portaobjetos integrados, como por ejemplo, un cajón en el salpicadero, Smart Pad Support Citroën o un espacio para el móvil en la consola.


Equipado con un cuadro de instrumentos digital y una pantalla táctil de 10” capacitiva, dispone de 20 tecnologías de ayuda a la conducción, como el Highway Driver Assist, un dispositivo de conducción autónoma de nivel 2, así como 6 avanzadas tecnologías de conectividad. Incorpora el navegador 3D Citroën Connect NAV, que permite optimizar el tiempo de los trayectos al ofrecer información sobre el estado del tráfico en tiempo real y cuenta con innovaciones que hacen más fácil la conducción, como la Visión 360°, el Park Assist o el regulador de velocidad activo.


También la seguridad toma una nota de protagonismo, con equipamientos como el reconocimiento de señales de límite de velocidad, el aviso de cambio involuntario de carril activo, el Active Safety Brake, el Indicador de atención del conductor y el de descanso recomendado o el sistema de vigilancia del ángulo muerto activo. Unas innovaciones que anticipan la llegada del vehículo autónomo. 


Pero por supuesto, el los tiempos que nos toca también tenemos la opción de contar con una versión 100% eléctrica, denominado ë-C4, que encarna una movilidad eléctrica tecnológica y moderna al servicio del confort y de la polivalencia de uso. El silencio de funcionamiento, la fluidez de la puesta en marcha del vehículo, el agrado de conducción, la suavidad de la suspensión, el mullido de los asientos Advanced Comfort, la ausencia de vibraciones a bordo, la ergonomía y la facilidad de uso de los interfaces y servicios exclusivos, todo contribuye a reforzar el confort a bordo para todos.


Con una autonomía en ciclo mixto de 350 km, está perfectamente adaptado para las necesidades de la vida diaria, además de contar con la etiqueta 0 de la DGT, lo que le permite acceder a las zonas de circulación restringida de las ciudades. Destacan sus prestaciones, con 136 CV de potencia y un par de 260 Nm disponible instantáneamente. Puede pasar de 0 a 100 km/h en 9,7 s en modo Sport y alcanzar una velocidad máxima de 150 km/h. La batería de iones de litio del motor eléctrico tiene una capacidad de 50 kWh, y es de alta tensión, con 400 V. 


Como aliciente, he de decir que ambos se fabrican en España, siendo el ë-C4 uno de los pocos eléctricos "patrios", así que si os gusta y buscáis un compacto amplio, con capacidades de crossover, muy tecnológico y personalizable; fomentar la economía local (que buena falta hace) no está de más. ¿No?.



Comentarios

Entradas populares de este blog

URO Vamtac. El Hummer español.

Lo demás es historia: Opel Vectra

Único en su especie. Mitsubishi Eclipse Cross PHEV

Mirando al futuro. Toyota Mirai

Peugeot Rifter 4x4 Concept. Polivalencia para vivir la vida.