Ford S-Max Hybrid. Para familias activas y "eco-responsables"


El S-Max representa a uno de los pocos supervivientes al fenómeno SUV para aquellos que busquen habitabilidad, espacio e imagen. Pero además, el S-Max es un monovolumen que no renuncia a cierto dinamismo en orden de marcha y en cuanto a diseño, por lo que sus virtudes se ven claramente potenciadas.


Ahora, gracias a soluciones de ingeniería innovadoras se ha podido incorporar un sistema de propulsión híbrido y de bajo consumo, formado por un bloque eléctrico y otro de gasolina, sin comprometer el espacio, la flexibilidad o la experiencia de conducción deportiva. De esta manera, el nuevo S-Max Hybrid reduce las emisiones de CO2 en más de un 10% en comparación con el sistema de propulsión diésel EcoBlue equivalente.


El nuevo S-Max Hybrid puede seguir ofreciendo todo el espacio y la flexibilidad de los modelos S-Max ya existentes, tanto en las variantes de cinco como de siete plazas, gracias a que integra su batería de iones de litio de 60 celdas dentro de una estructura impermeable y absorbente de impactos, situada bajo el suelo del maletero.


La combinación de un motor de gasolina 2.5, una batería de iones de litio de 1,1 kWh, un motor eléctrico y la última generación de la transmisión power-split de Ford permite una experiencia de conducción perfecta, que ayuda a las familias activas a reducir sus emisiones de CO2 a la vez que disfrutan de viajes más relajados. La energía eléctrica entra en acción de un modo inteligente bien para potenciar la eficiencia en el consumo combustible del motor de gasolina o bien, para ofrecer una conducción silenciosa y puramente eléctrica durante períodos cortos, dependiendo del escenario.


Y es que la energía eléctrica ayuda a optimizar la experiencia de conducción del S-Max. La tecnología de frenado regenerativo captura hasta el 90% de la energía que normalmente se pierde en la frenada, y se emplea para recargar la batería. La energía se envía a un motor eléctrico que puede accionar las ruedas delanteras por sí solo para arrancar silenciosamente desde parado. Este bloque también ofrece una conducción puramente eléctrica durante períodos cortos, para lograr el máximo refinamiento y una circulación sin emisiones, especialmente en entornos urbanos y el sistema de refrigeración líquida de la batería elimina la necesidad de un ventilador de refrigeración, lo que ayuda a reducir aún más los niveles de ruido dentro del habitáculo.


El sistema de propulsión de 190 CV es capaz de hacer que el vehículo pase de 0 a 100 km/h en 9,8 segundos, con una aceleración suave y lineal que complementa el carácter intrínsecamente deportivo del S-Max, la cual cuenta con el apoyo de un motor-generador rediseñado que cambia sin problemas entre la energía eléctrica pura, la híbrida y la procedente de la gasolina. Además, el motor eléctrico trabaja junto con el de gasolina para ofrecer una eficiencia en el consumo de combustible de 6,4 l/100 km y unas emisiones de CO2 de 146-147 g/km.


La batería se carga de un modo automático gracias a la acción del motor de gasolina, y a la tecnología de carga regenerativa, que se activa al reducir la velocidad o al frenar. Al no ser necesario que el usuario conecte el vehículo a una fuente de alimentación externa, el S-Max Hybrid está diseñado para encajar perfectamente en la vida familiar, siempre listo para ofrecer una experiencia de conducción electrificada.


En cuanto a su diseño, mezcla un estilo exterior deportivo, con la practicidad y flexibilidad de un turismo. Ofrece diversas combinaciones para los asientos y el espacio de carga, fácilmente configurables, y puede llegar a contar con una capacidad de hasta 2.200 litros con todos los asientos abatidos y hasta 285 litros con todos los asientos montados. Por su parte, la capacidad de remolque oscila entre los 1.560 kg a 1.750 kg, según la variante. El Ford Galaxy también contará con esta tecnología.


En su interior, las funciones intuitivas ayudan a los conductores a controlar y mejorar su eficiencia energética y de combustible mediante interfaces para la instrumentación digital con pantalla de 10". El Brake Coach fomenta el frenado gradual para ayudar a devolver más energía a la batería, y el EV Coach ayuda a los conductores a entender cuándo están utilizando la energía eléctrica o híbrida.


Los ocupantes del S-Max Hybrid también pueden disfrutar de conectividad en movimiento gracias al módem FordPass Connect, que viene de serie y que proporciona WiFi para hasta 10 dispositivos, y permite a los conductores planificar viajes más rápidos y menos estresantes con las actualizaciones de Live Traffic para el sistema de navegación.


Además, FordPass Connect permite funciones remotas como el desbloqueo de puertas, conocer el estado del vehículo y la localización del mismo a través de la aplicación móvil FordPass, así como cuenta con el sofisticado sistema de Información de Riesgos Locales de Ford. Esta tecnología puede advertir a los conductores de posibles situaciones de peligro en la carretera, incluso si el incidente no es visible ya que se halla tras una curva o si lo tapan otros vehículos.


Independientemente de la conectividad, para que los viajes largos sean más cómodos para el conductor y el copiloto, las variantes Trend y Titanium cuentan con asientos ajustables en 18 posiciones distintas, y tienen el sello de aprobación de la organización líder en salud de la columna vertebral Aktion Gesunder Rücken. El más lujoso S-Max Hybrid Vignale viene con asientos del conductor y del acompañante calefactables y refrigerados, ajustables en 10 posiciones y con función de masaje.


Los tres asientos de la segunda fila cuentan con puntos Isofix para la colocación segura de los asientos de seguridad para niños, y los asientos Easy Fold para la segunda y la tercera fila permiten maximizar el espacio de carga si se pliegan individualmente mediante un panel de control situado en el maletero. La tecnología de portón trasero con manos libres, también disponible, facilita el acceso al espacio del maletero cuando se transportan bolsas de la compra, paquetes o niños pequeños.


Definitivamente, el Ford S-Max nos ofrece todo el espacio y el confort que queramos, con toda la última tecnología disponible y un diseño evocador que favorece una conducción dinámica, además de un sistema híbrido que se autorrecarga y que nos ofrece una nueva visión de la conducción, con unos consumos ajustados y unas emisiones de CO2 muy controladas y equitativas.



Comentarios

Entradas populares de este blog

Alfa Romeo Stelvio SprintPlus. El Suv italiano equilibrado

URO Vamtac. El Hummer español.

Peugeot Rifter 4x4 Concept. Polivalencia para vivir la vida.

Prueba: Neumáticos Kumho ECSTA HS51

Volvo C40 Recharge. El sueco más electrizante