Lo demás es historia: 20 años de Pirelli Run Flat


Pirelli introdujo la tecnología run flat a partir de la experiencia adquirida en el campeonato del mundo de rallyes, un entorno competitivo altamente exigente para los neumáticos y donde los pinchazos son un contratiempo crucial. Las cubiertas ensayadas en este entorno incorporaban un refuerzo estructural específico que las permitía seguir rodando incluso con la goma perforada, lo que ahorraba a piloto y copiloto el tiempo precioso de cambiar la rueda en pleno tramo. Hoy día, ese beneficio se ha trasladado a los usuarios de a pie, para unos mayores confort y seguridad de marcha.


La innovación constante en procesos y materiales ha ayudado a Pirelli a evolucionar el rendimiento de los coches equipados con neumáticos run flat. La aplicación de nuevas tecnologías y materias primas ha permitido optimizar capítulos como el confort o reducir la resistencia a la rodadura, aspecto directamente ligado al consumo de combustible y las emisiones.


También se ha refinado el modo como esta tipología de gomas absorbe las irregularidades de la calzada, hasta el punto que, hoy día, puede homologarse el confort de las cubiertas run flat con las convencionales. Sin embargo, a diferencia de estas últimas, no hará falta detenerse en la carretera para cambiar una rueda pinchada, sino que se podrá llegar conduciendo con total seguridad al taller más cercano, incluso en caso de ausencia absoluta de presión.


Al igual que en multitud de coches de propulsión térmica, los eléctricos raramente contemplan espacio para una rueda de recambio, espacio que se dedica, en cambio, a las baterías. Por este motivo, muchos fabricantes optan por soluciones de movilidad extendida como el run flat para protegerse de los pinchazos. Y esta tendencia ganará importancia en el futuro con los futuros sistemas de conducción autónoma, a fin de mantener en todo momento el vehículo bajo control en una situación de emergencia.


En total, esta tecnología se ha homologado en más de 50 modelos, que lucen en el flanco de sus gomas la inscripción ‘run flat’. En algunas versiones, el run flat se combina incluso con las tecnologías PNCS o Pirelli Elect. Esta última es específica para modelos eléctricos e híbridos plug-in, y aglutina construcción y compuesto específico para reducir la resistencia a la rodadura y el ruido de rodadura al tiempo que se eleva el grip y crece la resistencia al elevado peso inherente a este tipo de vehículos. El PNCS, en cambio, se centra en la reducción del ruido de rodadura percibido en el interior del habitáculo, gracias a la incorporación de un dispositivo especial en el interior de la cubierta.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Opel Astra. Renovación real

Renault Twingo Urban Night. El señor de las noches urbanas

BMW Serie 2 Active Tourer. Dinamismo en la familia

Comparativa GTI: Ford Fiesta ST.