Lo demás es historia: 30 años del Jeep Grand Cherokee


En 1992, prácticamente todo el mundillo del automóvil estaba reunido para asistir a la apertura del Salón del Automóvil de Detroit, tradicionalmente el gran escaparate de los constructores norteamericanos para presentar sus novedades. Sin embargo, tres ausencias se hacían notar: el presidente de Chrysler Corporation, Bob Lutz, el alcalde de Detroit, Coleman Young, y el Jeep Grand Cherokee, el modelo que la marca iba a desvelar en este evento.


Al mismo tiempo, un extraño cortejo salía de la Planta de Jefferson, situada a las afueras de la ciudad del motor. Entre una fuerte escolta policial se podía distinguir a los tres ausentes y un SUV diferente. Al llegar a Cobo Hall, un vehículo poco convencional como el Jeep Grand Cherokee no podía conformarse con entrar por el garaje: subió un largo tramo de escaleras de acceso al pabellón y, al llegar arriba, no dudó en abrirse paso a través de una ventana acristalada. La mejor forma de demostrar sus prestaciones “offroad” y su robustez ante un público atónito.


Esta entrada explosiva es la mejor carta de presentación del Jeep Grand Cherokee, un modelo que rompió moldes al unir el equipamiento de confort, la tecnología y los acabados de las berlinas de lujo con la polivalencia y la solidez que caracterizan a los SUV de la marca. Disfrutar de tracción total y de llantas de aleación, elevalunas eléctricos, airbags, ABS en las cuatro ruedas, asientos y espejos calefactados, climatización automática, tapicería de cuero… dejaba de ser una utopía.


En 1998, llegaba la segunda generación del Jeep Grand Cherokee, una total renovación, si se tiene en cuenta que sólo mantenía 127 piezas del modelo original. Su mayor innovación era la tracción total Quadra Drive, con tres diferenciales autoblocantes que permiten moverse con solo una rueda con tracción. Ganaba en espacio interior en las fila trasera con la rueda de repuesto bajo el suelo del maletero y su chasis Uniframe limitaba al máximo vibraciones y ruido.


En 2005, el mercado empezó a considerar el SUV como un vehículo urbano potente y lujoso. Ese año vio la luz la tercera generación del Grand Cherokee, un vehículo que ofrecía un mejor rendimiento en carretera y una excelente capacidad todoterreno. Comparado con el modelo anterior, esta versión transmitía al conductor todavía menos ruido y vibraciones, era más suave y contaba con una suspensión de doble brazo.


La cuarta generación del Jeep Grand Cherokee aterrizó en 2010, profundizando en la modernización de la transmisión gracias al sistema electrónico Select Terrain y la reductora Quadra-Drive II. Además, incorpora la regulación en altura de las suspensiones Quadra Lift permite modular la distancia libre al suelo, con cinco posibilidades entre los 16 cm para el estacionamiento y los 28 cm para tramos offroad. En el restyling de 2013, hicieron su aparición la pantalla táctil de 8,4”, el sistema de sonido Harman/Kardon y la caja de cambios automática de 8 velocidades.


Ya en los próximos meses, veremos el nuevo Jeep Grand Cherokee que llega a Europa. Contará con versiones híbridas enchufables 4xe con 380CV de potencia combinada y 637 Nm de par motor, hasta 51 km de autonomía en eléctrico en zona urbana y tres modos de conducción: híbrido, eléctrico y e-save.


Presenta una arquitectura completamente renovada, nuevos diseños interiores y exteriores, tecnologías de vanguardia que incluyen la pantalla digital de 10”, el sistema Uconnect 5 y niveles de lujo y refinamiento muy superiores y ya se puede reservar una serie especial de lanzamiento con todo el equipamiento de confort, seguridad y conectividad y detalles exclusivos: el Jeep Grand Cherokee Exclusive Launch Edition.


Es mucho más extensa, pero como pinceladas a la gran historia del Grand Cherokee, buque insignia de la marca norteamericana, no está mal. Y la historia continúa.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Lo demás es historia: La leyenda del Quadrifoglio Verde

BMW Serie 2 Coupé. El que faltaba

Prueba: Mini Cooper 3 Puertas

Alpine A110 South Beach Colorway. Los colores del verano

Mercedes Benz Clase T. Del ocio al trabajo y viceversa.